sábado, 28 de febrero de 2009

Los Ruinas llegan al corazón de Belén

De cómo una copla escrita y cantada con el corazón puede recorrer miles de kilómetros en un suspiro, quebrar fronteras y barreras de incomunicación, clamar contra la guerra, ayudar a seguir viviendo, reconfortar e ilusionar a un grupo de desconocidos y, al menos, evitar una injusticia. La letra de Los Ruinas sobre Palestina ha logrado su objetivo con creces. En la Universidad de Belén, los alumnos de la joven barbateña Luis López, que halló los primeros rastros de la copla navegando por internet, han traducido y analizado el pasodoble de la comparsa de Nene Cheza. Emocionados y agradecidos por la defensa a ultranza que el letrista Miguel Ángel García Argüez y las voces de la agrupación realizan de su pueblo, aseguran que para ellos "significa muchísimo" el gesto de estos gaditanos solidarios.
"Mis alumnos están tan animados que todos quieren ir a Cádiz", confiesa Luisa, quien transmite la profunda emoción de los universitarios palestinos, y los nombra del tirón: Elie, Ahmad, Anwar, Samer, Khader, Sandy y Gina, que aparecen en la foto con su profesora en cuarto lugar por la izquierda. Los chavales pudieron estudiar a fondo la letra y presenciar la interpretación de Los Ruinas en el Falla, merced a las nuevas tecnologías, y a continuación entablaron un debate, precisamente en la jornada de la final del Falla. Los estudiantes de Belén agradecen que alguien se acuerde de ellos, son conscientes de que los comparsistas de Cheza "saben distinguir entre víctimas y verdugos", consideran que "las personas que cantan así han vivido, viven o han conocido situaciones parecidas, saben transmitirnos el dolor, nos parecen muy cercanos", y aseguran que la copla les llena de esperanza, sobre todo "porque no viene de una ong o un partido político, sino de gente de la calle".
Subrayan los universitarios palestinos que "Europa nunca ha querido ver la realidad de nuestro pueblo, pero ahora sabemos que hay gente en Europa que está con nosotros, es algo increíble". Para ellos, "hay una fuerza en la canción y en la forma de cantarla que nos transmite mucho y nos sentimos muy cercanos". Luisa resalta que a los palestinos les gusta la música del Carnaval de Cádiz y, por cultura e historia, se sienten, igualmente, muy cercanos a los andaluces.
Nene Cheza y García Argüez, que enviaron la letra a Luisa con el corazón en un puño, tildan de "hermosa aventura" esta experiencia. "No se nos ocurre otra forma más bella de que una copla sea fértil y sirva para algo útil de veras". "¡Palestina resiste!", concluyen emocionados.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

Glazz crece en Cuba

Los jóvenes músicos de Glazz han vivido en La Habana "una experiencia inolvidable". Javi Ruibal, José Recacha y Dani Escortell ofrecieron tres conciertos, con motivo del Festival Internacional de Jazz de la capital cubana, y palparon el "extraordinario ambiente musical" del rincón caribeño, donde comienza a florecer el rock con raíces. El trío portuense presentó su primer disco en la Asociación Cubana del Rock, en un local "underground" llamado La Madriguera y en el teatro Mella ante más de mil personas, la mayor audiencia que ha concitado la banda hasta ahora. Bautismo de fuego y tres "jam sessions" o "descargas" improvisadas. Una linda manera de seguir creciendo.
Ruibal, que ya vivió durante tres meses en La Habana para ampliar su formación musical, se reunió de nuevo con sus profesores Ruy López Nussa y Abel González, compartió momentos con Luisito Conte, los Papines o promesas noveles de La Habana, rica en músicos diversos. Dani Escortell aprovechó para tomar clases del contrabajista Néstor del Prado. "En el músico cubano confluyen la formación metódica soviética y los ritmos de la calle, la teoría y la práctica, la técnica y la inspiración. Allí gustó nuestro estilo de jazz, rock y demás estilo, pero el rock comienza a salir de las catacumbas", señala Javi Ruibal. "Ya quisiéramos en Cádiz contar con los medios de la asociación del rock, que ha logrado avanzar mediante la autogestión pero con el beneplácito general".
En las calles de La Habana, los Glazz han sentido que "la gente está un poco cansada y desanimada", subraya Ruibal. "Hay una apertura estratégica, han mejorado el servicio de transporte público y los cubanos pueden entrar en los hoteles, pero poco más. Los cubanos siguen incomunicados con el extranjero, idealizan la salida del país, sobre todo los músicos, que no obstante disfrutan de permisos de salida. En Cuba se mantiene el peso de la música tradicional, pero José Recacha comentaba que el reggaetón está haciendo mucho daño, y no le faltaba razón. Reggaetón por todas partes".
Los Glazz tuvieron el honor de subir al escenario junto a los padres de la rumba percusiva, "nos queda para el archivo personal, así como el buen sabor de boca que dejamos con nuestra propuesta, pues destacaron que hacemos temas originales y no versiones de piezas standard, creo que les ha gustado la originalidad".
Javi Ruibal llegó a lo justo, con el jet lag a cuestas, para presenciar el pregón de su padre en Cádiz. Javier Ruibal, por cierto, cuenta con un selecto grupo de admiradores en la isla cubana. En La Habana, donde el tiempo corre despacito, los Glazz tuvieron tiempo de participar en una sesión fotográfica a cargo de Nacho Vázquez. Postales musicales de recuerdo.

Febrero 09, Cutura, Diario de Cádiz

viernes, 27 de febrero de 2009

El nuevo disco de Bob Dylan

A su edad, y a estas alturas de película de miedo sobre la eterna crisis apocalíptica discográfica, Bob Dylan continúa suscitando rumores sobre su obra. Tiene mérito. Dylan siempre alimentó de mitos y leyendas su ya de por sí enigmática vida y obra.
Afloran supuestos detalles acerca del nuevo disco del trovador, la continuación de "Modern Times", que ya tiene casi tres años de existencia. Si hace unos meses apuntaban que el nuevo álbum se titularía "Anchor" y contaría con la producción de Rick Rubin, parece que entre la banda de acompañamiento se encuentran dos heartbreakers de Tom Petty, el teclista Benmont Tench y el guitarrista Mike Campbell, y un miembro de los Lobos, el guitarrista David Hidalgo. Las grabaciones se iniciaron en octubre y concluyeron en enero, y la Sony pretende lanzar el disco en abril, coincidiendo con la gira europea de Dylan, que esta vez no pasará por España. Siempre nos quedará el recuerdo de Jerez, 8 del 7 del 8. Miau.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Redención de condena

Carnaval eterno. No se apagan las voces. Borran palabras, pero vuelven a brotar en las paredes, como las caras atribuidas a milagros o apariciones. Hay gente que siente fenómenos extraños. No cesa la música, en Cádiz estiramos el calendario unos diítas más -a ver cuándo los ritos cuaresmales dejan de imponer las fechas de las fiestas paganas-. El mundo gira, gira, produce mucha desazón asistir a los nuevos espectáculos de siempre, esta suerte de política basura, tele irrealidad, fanatismo moderno y huida hacia adelante. Cadena perpetua a la carta, pelea barriobajera en lo alto del poder, ataques preventivos a la salud mental de este rincón del globo, violencia gratuita. Eso oí hoy en la radio, violencia gratuita. Imagino que la violencia necesaria o rentable será otra cosa. Piden la cabeza de quien sea, del violador, del amigo asesino, del pederasta, del vecino cabrón. Y los políticos, a lo suyo, piden la dimisión del prójimo más próximo, qué festival, la muerte y la mentira, la mezquindad y el mangoneo. Venganza.
Escuché también a alguien decir que la sociedad actual se equivoca al empujar a los padres de las niñas asesinadas a encabezar manfestaciones, reclamar el endurecimiento de penas, ofrecer ruedas de prensa y mantener vivo el dolor. Mucha tela. El rollazo mediático elevado a la categoría de peligro público. En fin, ya se sabe, carrusel de sensaciones para vender el pescao. Desde la muerte de Lady Di, no paramos. El mismo experto al que aludo continuó su autocrítica colectiva poniendo en duda la efectividad de la cadena perpetua. Por cierto, la prueba evidente de que la cadena perpetua se encuentra a un paso de la pena de muerte quedó clara el otro día en la entrevista a Zapatero en Antena 3. La periodista erró al plantear la pregunta, su subconsciente cambió cadena perpetua por pena de muerte, y el presidente ni se inmutó. Yo pegué un respingo. Qué miedo. Pronto habrá referéndums para poder apalear al semejante en la plaza del pueblo. Ni rehabilitación social, ni leches, a la hoguera. Si el "problema" afecta a un familiar o allegado, ya veremos cómo lo arreglamos. Por suerte, se conocen versiones y opiniones juiciosas, el dedo en la llaga de la educación no toca fibras sensibles. No nos conformamos con matarnos vivos en la tele. Ni con ver caer al rival. Que siga el Carnaval.

lunes, 23 de febrero de 2009

Antonio Martín da dos veces

La mare que parió a Fleurquin. Demasiado corta la final. En Montevideo mola más. En la república oriental de Cádiz, demasiado tempranito, el jurado va de enterao. Y Antonio Martín da el último, da dos veces. Dos letras extraordinarias para sacar las coplas a la calle. Expulsadas las voces del Falla a la misma rúe, resuenan aún los pasodobles que brindó la comparsa del legendario autor. Si con el primero, acaso, Martín retornó a la gloria del primer premio, precisamente ahondando en la miseria del ser humano, única letra dedicada a la infortunada Marta, el crudo retrato de la crisis merece un marco. Si el coplero conmociona remarcando la hipocresía de la sociedad, a cuenta del enésimo espectáculo de la muerte en directo, luego habla clarito sobre los sinvergüenzas, la bolsa del camelo, los políticos que viven de la miseria, el precio de la dignidad, los especuladores de mierda, los salvapatrias del viva España pero en Suiza, los sueldos millonarios de unos y los sonrojantes salarios del currelante, los caprichos dermoestéticos de una princesa, la crisis del mangante que, como siempre, pagará el trabajador con sudor y sangre. Entre tanto, Pacoli ingresa en el salón del punteo del rocanrol, a la vera del dios Clapton, y el jurao se las da de enterao.
Final de cameos, final de camelos. Más Aloha que Covirán en la tele. Teo por un tubo, aguja de plata. Un artista anunciando mollate al lado de una azafata, viva la igualdad. Manzorro, cada vez más Groucho. Fernando Pérez, con el verdadero Tijeritas. Los Tijeritas de mentirijillas estrenan el canto a la insumisión, primera comunión, no, gracias, insurreción infantil, al carajo el crimen del mes de mayo. Tranqui, Pitingo. Crisis, crisis. Cuplés cortitos, hipotecados de risa, este año los cuplés están de recesión, pero las chirigotas reinan en el tablero maldito, el Canijo, tan listo, se congracia con los eliminados de la modalidad y reclama más chirigotas en la final. Más madera. Y más semifinales, diría uno. Y menos descaro y falta de creatividad a la hora de recurrir a tipos, estribillos o músicas de otros compañeros. Por cierto, los noctámbulos bordan una pieza dedicada a David Palomar, Ruibal ficha durante un rato por los Rolling Estones de Cádiz, que riman alta tensión con Garzón y la vuelven a liar con Merche, la mítica Angie de Loreto, y los Beatles, en cambio, pasan del Sargento Pepe y le recriminan al presidente que contrate barcos para Astilleros con destino a "la guerra del dictador" de Venezuela. Po nada, se los devolvemos a Chávez con zeta, a ver si el Chaves con ese cumple con Delphi.
Así hasta que los enteraos del Selu, que no del jurado, entonan el pasodoble telepático y agorero. "La gente opina de Carnaval como si tol mundo entendiera". Pellizcos, niñatos poetas, la auténtica historia del Vaporcito de Paco Alba y la moraleja final, la moraleja del año: "Aquí no deberían permtirse pasodobles de cachondeo". La gente canta el popurrí al unísono. Esto es viento er sú.
Los valientes de Quiñones censuran a quienes ahora cantan lo de siempre, con agresividad y mala leche, las lesbianas del Valdés reinventan el tópico: "Madre no hay más que dos" y preguntan dónde está el pecado de la adopción. Sintomático que el primer premio de chirigotas haya lucido en la final sendos cuplés sobre la Duquesa y la enana de GH, aunque éste remataron como nadie, "y luego dicen que allí se magnifican las cosas", al menos sin la vulgaridad de otros. Si, usted, el que se pone colorao. En fin, contra el mosqueo, pastillas Timo Teo. La ubicua alcaldesa, amén de piropos y toquetazos, ha encontrado este año rimas nuevas a su nombre tan poco carnavalesco. Los peluqueros, precisamente, cantan que "la Teo es un mamoneo cuando se quiere teñir". Farmateo, formateo. El Falla, farmacia de guardia del ángel y los anhelos, tendrá que esperar otro año de cameos y camelos. Demasiado corta. Año chirigotero, crisis de cuplés, pasodobles de categoría. Martín pegó el último, pegó dos veces.
Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

Lori Meyers, en La Bomba

Los granadinos Lori Meyers, que en un par de años han pasado de promesas y revelación del pop-rock hispano a ocupar las primeras líneas de la escena, captando admiradores a cada paso que dan, actuarán en Cádiz el día 30 de abril. Se suma la banda al programa Campus Rock, en concierto organizado por la Universidad de Cádiz y la promotora La Silla Verde y que se celebrará en el Aulario La Bomba, junto al parque Genovés.
Grupo considerado "indie", si es que la etiqueta no ha perdido ya su valor, Lori Meyers, que en contra de lo acostumbrado en formaciones de su generación y adscripción canta en castellano, se formó una década atrás, sus componentes no tenían más de dieciséis años. Desde entonces, los granadinos de Loja se han forjado un prestigio entre los amantes del pop-rock luminoso, sencillo y arrebatador. Emplean guitarras cristalinas, gustan de las melodías y los juegos vocales, ejecutan letras aparentemente fáciles, voltean los tópicos con pasión y vehemencia, y muestran frescura y empaque en directo. El último disco de Lori Meyers, Cronolánea, fue designado mejor trabajo español por la revista Mondo Sonoro.
Curiosmente, Lori Meyers actuó en noviembre en el estadio Los Cármenes de Granada cuando el Cádiz visitó la ciudad. Sus componentes realizaron el saque de honor y regalaron copias de su álbum más reciente, renovando así su pasión por el fútbol y por los colores rojiblancos.
La música de Lori Meyers puede recordar a grupos de los sesenta como Beatles y Beach Boys, pero también a artistas de años posteriores como los sensacionales Flaming Lips o Pixies, sin olvidar sus vínculos sentimentales y artísticos con las edades de oro del pop hispano, los sesenta y los ochenta, pues son capaces de sonar a los Brincos, mismamente, y ofrecer guiños a 091 o los Planetas, emblemas de anteriores generaciones de músicos de Granada.

Febrero 09, Cultura, Diario de Cádiz

sábado, 21 de febrero de 2009

Javier Ruibal abre la fiesta del disparate


"El pregón es fruto de la amistad". Cavilaba ayer Javier Ruibal en torno al hermoso mes que ha vivido en el planeta Cádiz. Antes de dejar claras las sensaciones experimentadas en el Falla, que no tienen desperdicio y sería menester que hicieran reflexionar a más de uno/a, los nervios del pregón:
"Mañana conmigo estarán los amigos del Carnaval que más quiero, cuya generosidad no tiene nombre". El cantante portuense, emocionado y en capilla, con unas ganas locas de largar por esa boquita desde el tablao de la plaza de San Antonio, recibía ayer la visita de más amigos, daba los últimos pespuntes al pregón. "Mañana -por hoy- esperamos hacer disfrutar a los gaditanos y visitantes con algo divertido, lo que queremos es que la gente pase un rato agradabe, no ofrecer un discurso excesivo. Vamos a abrir la fiesta de la carcajada". Ya se sabe, pese a los intentos del artista de preservar la identidad de sus acompañantes, que le ayudarán en la escena los chirigoteros del Guatifó, antes Fantasmas, y que su pregón contará con pinceladas del Gómez. Amigos con mayúsculas.
Ruibal puede hablar con propiedad. "Este año opino con conocimiento de causa, pues he asistido a buena parte del concurso: un par de preliminares, y ojalá hubiera podido ir más pero el trabajo me lo impidió, todos los cuartos de final y las dos primeras semifinales. Estoy al corriente de todo. Me ha parecido impresionante el nivel musical y de letras, cada año más elevado. Qué bien escriben en Cádiz. Y vaya espectáculos más vistosos, cada tipo te transporta a un lugar concreto o inconcreto, el diseño del vestuario y la adaptación a la filosofía del grupo se antojan únicas en el mundo. Aquí perdemos la perspectiva, pero tipos como los Mákina serían un pelotazo en la gala de los Óscar, por ejemplo".
Al prestigioso músico no le han convencido algunos detalles del concurso y los pone de manifiesto con absoluta sinceridad. "La competencia para meterse en la final ha sido gozosamente feroz, ha sido un placer escuchar cómo han ido cargando la suerte los grupos a medida que pasaban a cuartos y luego a semifinales. Hemos escuchado letras de pasodobles magníficas, me ha llamado la atención un fenómeno curioso: algunas comparsas se achirigotan y algunas chirigotas adoptan hechuras y ritmos acomparsados, armonizando de una manera sensacional. Una ceremonía de la confusión y de la alegría que toca la fibra sensible con compromiso estético y ético de Carnaval. Pero hubo algo que me desagradó. Creo que algunas comparsas han visto cerradas las puertas de la final por el enseñamiento empleado contra otros compañeros de modalidad. No soy corporativista, pero la provocación y la agresión verbal indica la impotencia de algunos autores para encontrar cosas de verdadera altura y calidad. El tiempo que se utiliza en zaherir al contrario se podría desempeñar en un buscar un pasodoble diez, quien ataca al contrario se quiere y se respeta poco a sí mismo".
Entre dos aguas, a medio camino entre lo ocurrido y paladeado en el Falla y la explosión callejera que se dispone a proclamar precisamente con los reyes y precursores de las "ilegales", no olvida el artista a "cierta comparsa que ironizó sobre las callejeras como deleite de los pseudointelectuales. Diría a todos que ya es hora de que el concurso salga a la calle, las agrupaciones deben cantar al pueblo y en la calle, el lugar de origen de esta fiesta y su razón de ser. Si el concurso se convierte en la única excusa, algo le falta al público. Mal andamos si el concurso se transforma en algo elitista. Quien no conoce el Carnaval de la calle no sabe lo que ocurre en Cádiz".
Como buen músico que combina estilos, canta siempre en la frontera y gusta del mestizaje cultural, Ruibal vibra con la "interrrelación de disciplinas, los coros que llevan caja y bombo, las comparsas frescas o las chirigotas de calidad. Me encanta la elasticidad", que traducido resulta libertad. "La diversión y la emoción", rubrica, no sin antes apuntar su desazón ante la evolución de los popurrís. "Observo que la mayoría de los popurrís ya son originales, perdiendo así su función. Los popurrís siempre se han nutrido de canciones populares, de ahí el nombre, y no me disgusta que cada uno haga lo que le dé la gana, que en el fondo es la esencia del Carnaval, pero encuentro más atractivos en los cambios de letras de músicas conocidas, como juguete y travesura dentro de la gran travesura que es el Carnaval". "Una fiesta de mil colores que perdería su esencia si le borrásemos sólo uno de los colores. Me gusta todo del Carnaval, siempre que esté bien hecho. Me encanta la tradición y también la modernidad, desde los cuartetos antiguos hasta las comparsas renovadas".
Al pregonero le han encantado letras contundentes y emotivas como la dedicada por Voces a Bush, obra de Tino Tovar, así como el pasodoble de Vera Luque a Palestina o la letra del Canijo a las mujeres inmigrantes. "Me gusta que critiquen, que abunden los temas sociales, pero no me gustan las letras lastimeras que quizá busquen la emotividad fácil del rtespetable. Crímenes, maltratos, abusos a menores, se ven cosas tremendas y muy dolorosas en el mundo, pero no sé si al cantar sobre ello buscan mentalizar o simplemente el aplauso inmediato".
Ruibal elogia sin contemplaciones a Vera Luque. "Le debo mucho, le debo el pregón, pues su copla del año pasado defendiéndome provocó un efecto dominó. Vera Luque ha traído una magnífica chirigota, afinadísima y con grandes letras. La musicalidad, la manera de armonizar con voces de robots me ha parecido asombrosa. Me mosquea que no haya pasado a la final. Por mí habría una final de veinticuatro horas".
Inspirado por tantas noches de taratachín, excitado ante lo que se avecina, agradecido a tantos amigos, Javier Ruibal compara el Carnaval con un abanico. "Si le quitas una varilla no refresca. Me gusta lo clásico y lo moderno, el Yuyu, muero por la innovación del Selu, un creador que descubre cada año tipos de Carnaval que la gente ve pasando por delante sin percatarse de ello". Ruibal, en constante búsqueda de la Rosa Azul de Alejandría, saca esta noche al Carnaval de paseo por la libertad. El cantautor universal enriquece al mundo con la loca fiesta local. Ruibal y los amigos.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz
Foto de Fito Carreto

viernes, 20 de febrero de 2009

Viva la vejez, muera el conformismo ilustrado (Carnaval y Rocanrol)

"¡Viva la vejez!", exclama alguien desde la oscuridad. Mermelada de lentejas en las horas postreras. Sevilla tiene un color especial. Dicen que en las negociaciones sobre la morterá y la vanidá del Carnaval, los paganinis siempre intentan recortar las alas del artisteo gaditano amenazando veladamente con un concurso hispalense. Este año varios de los autores más reconocidos de comparsas avisan a los navegantes. Vive la vejez para contarlo. Vaya plan el de la juventud. Cerraron más factorías. Carpe diem. Entre bromas y veras luques, la secta del Carnaval se dispone a entregarse del tirón a los dioses del vámonos que nos vamos. La comparsa se lame las heridas de guerra, los Carapapas se despiden del concurso levantando pasiones, redundando en los ombligos de la fiesta, con la dignidad intacta. Los hermanos Márquez Mateo echan de menos la chirigota. La gente también suspira por los Mákina y por otros ausentes de esta noche. Cuelo caro. Los coristas de Valdés, éstos sí que se colaron en la final, precisamente mentaron el ombligo carnavalesco, el chovinismo exacerbado, y la muerte anunciada del Carnaval. "Cádiz se pone la venda, el gaditano se cree que todo cae del cielo", ya dejó pasar varios trenes, sólo falta que "nuestros nietos nos reprochen la muerte del Carnaval". Pordió. ¿Habrá vida más allá del 2012? ¿Llegaremos? ¿Habrán hecho algo los políticos". Según la comparsa de Rivero, "los proyectos se estancan por culpa de las disputas políticas, nadie se aclara y se acerca el Doce", que viene, que viene, y a este paso, un paso cansino, lento y torpón, Cádiz se convertirá en "la cuna más vieja del conformismo ilustrado". La que ni hace ni deja hacer. "Esto sólo lo remedian los gaditanos", rubrican antes de que el jurado les aplicase el reglamentario expediente de regulación, lo mismo que prejubilaron a los del Love, lo que traducido no resulta que la chirigota se encuentre más pallá que pacá, pidiendo pista, sino todo lo contrario. Viva la vejez. Se estilan mucho ahora las letras sobre muertos que tan buenos fueron en vida. Muerto derechitos al cielo, donde se juntan con los muertos más célebres: Paco Alba, el Tío de la Tiza, Peñita ... Existe la creencia de que en el cielo existe un Carnaval divino. Esquelas sonoras, pasodobles lacrimógenos. Y en vida, ni flores ni coronas, más bien el olvido, la envidia y la fullería. Ya lo decía la ministra, en chirigotas pesó mucho la igualdad. Y acaso otros condicionantes, lindo eufemismo. Sevilla tiene un color especial.
Antes del acabóse, los Gitanos Califato Independiente ofrecieron unas copitas de auténtico Pedro Romero, que lo mismo escribe un pasodoble paradójico y significativo donde la euforia de la Eurocopa da paso a la cruda realidad ("Andalucía se va al carajo"), que se desvive por La Viña, "un cachito del cielo de Cai", traza un recorrido sentimental por el corazón de la fiesta, barrio caletero de rancios sabores, mitos, leyendas y un ruinazo evidente. Los callejones, la Cruz Verde, el Gavilán. "Los viñeros nunca mueren". Ni los rockeros, ni las rimas traviesas, ni los jurados que se decantan por el espectáculo visual, las formas antes que el fondo, ni la caña al fascista que causa sensación en forma de pasodoble de los Tijeritas, ni los tesoros que esconde Cádiz en los rincones de su antigüedad, viva la vejez, vivaporús.
Cádiz ya dejó, para asombro del mundo, letras y músicas de categoría para la historia que, probablemente, casi nadie leerá ni escuchará, la historia de los espejos cóncavos del deseo. Tangos, pasodobles, cuplés y popurrís de grupos que no pasaron a la final más cortita. Y piezas de orfebrería musical que esta noche saludarán al mundo mundial desde un lugar muy cerquita de Sevilla. Los conformistas ilustrados se entretienen contando las horas para el apocalipsis. Ya queda menos, venden entradas pa la catástrofe mayor. Los políticos, que este año se la han llevado mortal de necesidad, en vez de hacer mutis por el foro, por vergüenza ajena aunque sea, recibirán esta noche cuplés y palmaditas en la espalda y desgranarán su repertorio de hechos no consumados y proyectos en el aire. Y Cádiz dejará de dar el cante cuando se asome doña Cuaresma. Después del Doce vendrá el Doce más Uno. ¡Socorro!

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz
La foto es de José Braza

jueves, 19 de febrero de 2009

Campanas de libertad

El mundo en casa. Non plus ultra. Cádiz sabe leer entre líneas. Ceremonias de confusión, campanas de libertad, pasodobles de libreto eterno, el cosmos tropezando en la misma piedra, los artistas de Cádiz en estado de gracia. Bienvenidos al exclusivo club de los gaditas buenos, donde la ley del ojo por ojo equilibra la estupidez humana, las voces libres afean la conducta al terrorismo oficial, practican la autocrítica del comparsista comprometido y se acuerdan de la madre que parió al tirano y al poeta. Autobiografía gaditana, paradigmas del arte sin trincar. ¿Sin trincar? Caminito de la perdición, los popurrís convocarán pronto a las mejores marcas registradas, la libertad al mejor postor. Los de Nintendo nontienden ná pero agradecen las menciones de los comparsistas sin aflojá la morterá, mejor será. De la publicidad subliminal a la publicidad estática, y ahora, la publicidad oral. No creo que llamen los reyes de la zarzaparrilla, ni por supuesto la embajada yanqui para mostrar su gratitud por la sentida despedida brindada por los de Tino Tovar alhipojutal Bush. Letra marcada a fuego. A veces las palabras duelen más que un babushazo. "El terrorista dejó ya la Casa Blanca" dejando tras de sí la semilla del odio y la venganza. Y se marchó "de rositas y sin cargos de conciencia". Su imperio asesino sembró el mundo de cadáveres, sangre a cambio de dominio, se fue sonriente, como se fue el del Bigote, orgulloso de cantar la guantanamera de la tortura, "sólo un cabrón puede dormir por las noches" después de tamañas fechorías: exterminio de Irak, genocidio palestino, menuda herencia.
Los Mákina de Vera Luque firman otro pasodoble memorable, tierra, justicia y libertad para Palestina, un canto salpicado de bombas de racimo, amnesia del "judío que ya no recuerda cuando él era el perseguío", cristales rotos sobre la dignidad de un pueblo, estrellas estrelladas de David. Ahora, el hijo de Salomón, ciego de venganza, desentierra las cruces gamadas en un lugar del mundo que no es tierra ni es santa. Más odio, más tambores de guerra. Más campanas de libertad. La embajada israelí tampoco ha mandao un jamón.
Bibiana, la ministra gaditana, encuentra unas pocas de rimas críticas por mor de las miembras, los personos y sus igualdades. Precisamente, la chirigota de Vera tilda irónicamente a Bibiana de inteligenta, pues si con treinta ya es ministra va camino de presidenta. La piba se confía a mitad de copla y se lleva un cosqui. "Lecciones de feminismo mientras hay mujeres llorando, mujeres con miedo o mujeres cobrando una mierda de salario. Eres ministra, no la Paris Hilton del Parlamento", ay, qué de sociolistos poniéndose las botas con los votos".
Más palos. Condena unánime de Antonio Martín, en boca de su comparsa, al juez Tirado, a quien le ha salido tirado su fallo morrocotudo, "malditas sean las leyes" que no se cumplen ni respetan, milquién de multa al Tirado, "como si la vida de un niño no valiese la pena". Los jueces estaban ayer de juerga. Los comparsistas no, vaya nochecita de pasosobles hermosos y rotundos. La iglesia y el estado, de la manita en la denuncia de Quiñones, que no olvida los silencios del hombre. Aragón, por sus partes, canta al Cádiz de Carvallo, Mágico y demás leyendas amarillas, el submarino que, pese a sus fatiguitas, jamás descendió a los infiernos, jamás, señor Muñoz.
La gente canta lo que le da la gana. Un pasodoble a la cama (Aragón), un toquetazo a la comparsilandia pa que deje de mirarse el ombligo (Tovar), el duque del Guano se convierte en personaje de telecuplé (Martín), los del Yuyu conocen un amor en cada aeropuerto, el propio Martín menciona a sus rivales de antaño (Alba, Villegas, Romero, Martínez Ares) y los Rollings Stones superan con creces al Cádiz Latino. Por no hablar de un cuplé makinero ("si ha bajado el euríbor lo mismo el Cádiz coge la plaza") y un tango pa reflexionar, al margen del club de gaditas. La Caleta es plata quieta, pero el sol se oculta de aquella manera por Santa María del Mar. Viva la Viña, pero también el Mentidero y el Pópulo, jamás será vencido.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz
Foto de José Braza

miércoles, 18 de febrero de 2009

Cualquier día revienta la fiera

Pa que digan. Nadie puede domar a la fiera del Falla. Si acaso, secuestrarla, subastarla, manipularla, explotarla, pero domesticarla, jamás. Pa qué morderse la lengua. Este año se mojan, oiga. Algo estará pasando. En la hora final, las agrupaciones se confiesan por derecho, aparcan las letras standard y hablan clarito al mundo, a los políticos locales y nacionales, a los dueños del dinero, a la Iglesia católica, a jueces y periodistas, e incluso al Dios Padre. La madre de todas las batallas copleras va a estallar. Tralla contra la crisis, reproches al clero, defensa a ultranza de la mujer inmigrante, críticas a proyectos municipales, cachondeíto por doquier, bromas y veras. Por ahí celebran el espectáculo de la muerte, los muertos del morbo, y aquí la gente escribe a diario su repertorio vital, total, son tres días de categoría. Las semifinales del mundial de coplas, análisis exhaustivo del planeta Cádiz y sus satélites, incluida la hermana Jerez, la querida Sevilla, la lejana Sebastopol.
No parece casualidad que en Cádiz canten a las fábricas de sueños, el trabajo se ha convertido en una quimera; ni que los chirigoteros se conviertan en cajeras, dibujitos animados, mariquitas, jubilaos, artilugios electrónicos, pilotos o diseñadores de cabelleras y hechuras diversas. Cada repertorio guarda un secreto a voces, la moraleja de unos noctámbulos, la sabiduría de los chicucos, la osadía de los plumillas de antaño, los masones, los gitanos o los indiana jones de Cádiz, manda jones. Tampoco se antoja gratuito que coincidan Beatles y Rolling Stones en el Madison Square Garden del Mentidero, ni que el público vibre con la función diaria de la linda confusión.
Los autores se han quedado con la copla, la gente hace suya un repertorio global. A saber. Toquetazos a las caras de la crisis. Los cañamaques pintan colas de necesitados, nuevos pobres, mendigos, parados, exiliados. Y recuerda a los españolitos, apesadumbrados tras bajar de la nube del lujo ficticio, que en Cádiz se combate la crisis de toda la vida. Cádiz sonríe por no clamar contra la vergüenza de la justicia, el periodismo, los ladrones, terroristas y demás sinvergüenzas. Pastrana, por una vez, se queda corto. También largan fiestas las cajeras del Sheriff de esta guisa tan guerrera: "No nos paran de explotar, cualquier día reviento". Sueldos de miseria, recortes a los derechos de los trabajadores. Un sueldo pa la hipoteca, otro pa comer, así se desdobla la juventud, la que trabaja. La otra se marcha con la música a otra parte de Castellón.
Precaución, amiga concejala, cantan las muchachas de Juan Disney a la edil scalextric, cuidaíto con la velocidad, y con el radar de la Avenida. El Canijo muestra su versatilidad en la misma noche, pues escribe para chirigotas y comparsas, puro equilibrismo. Magníficos sus pasodobles a Los Majaras, impresionantes Los Majaras haciendo los mandaos, letras en papel de estraza, picantes pa los cuplesitos, un viaje en Vaporcito de El Puerto a Cai. Y en los cuplés la comparsa pide disculpas a su manera a los jerezanos y aclaran que la eterna pugna entre ciudades se ciñe al fútbol. Hermanos para siempre, pero que no suba el Xerez, sugiere el subconsciente impertinente gaditano submarino amarillo es. Al tiempo.
La profanación de La Caleta según Bienvenido y cía, la alusión al Solitario, héroe nacional si no fuera prque apretó el gatillo, y un cuplé enciclopédico del Selu. Un guiño con guasa y crítica al borracho del 92 que se cagonlomuerto de quien retiró la verja del muelle: hoy se acuerda de las castas del que "ha movido tó menos la reja". Los popurrís chirigoteros crecen, los pasodobles se ven venir, y hasta la Iglesia recibe dos avisos para la reflexión. Las cajeras no hallan signos de pecado en traer a un hijo para salvar a su hermano, dan gracias a quien sea por el milagro de la ciencia. A Dios, quizás. Y los mariquitas incrsutados en el ropero, entre otras razones por la sinrazón de la cúpula de la Iglesia, cantan cara a cara a Dios Padre, se sienten diferentes por la gracia de Dios. Lecciones de humanidad, lecciones de libertad en estribillo y pamplinas variadas. Como cantan los pelambreras de Pardo, el encanto y el misterio del Falla no tienen rival. Ni las coplas redondas que mantienen al espectador en vilo, esperando un desenlace que sabe a gloria.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz
Foto de Lourdes de Vicente

martes, 17 de febrero de 2009

Javier Osuna publica "Periodismo en tiempos de Carnaval"

Artículo de Emilio López en Diario de Cádiz: "En el libro se hace un recorrido autocrítico y con absoluta libertad de la relación entre la prensa y la principal fiesta gaditana, incluyendo luces y sombras", dice Javier Osuna sobre su nuevo libro Periodismo en tiempos de Carnaval (1763-2005). Más linotípico no lo hay, que se incluye en la Colección 'De Periodistas' de la Asociación de la Prensa, en cuya sede de la calle Ancha se presenta a las ocho de esta tarde.
El l libro, editado por Quorum, y prologado por nuestro compañero Enrique Alcina, luce en la portada una fotografía de la chirigota 'Los Periodistas' (1958), de Ramón Díaz 'Fletilla', e incluye un CD con 46 cortes de otras tantas voces de la radio.Javier Osuna recuerda que fue en el mes de julio de 2007 cuando, coincidiendo con su centenario, la APC, a través de su presidente, Fernando Santiago.
Tras sus rastreo en diversas hemerotecas, el autor centra en finales del siglo XVIII, en febrero de 1763, las primeras citas al Carnaval tanto en las páginas de La Gaceta de Cádiz como en las de La Pensadora Gaditana. Asimismo aparece durante el Cádiz de las Cortes en periódicos como El Conciso y El Redactor General.
La fiesta comienza luego a cobrar mayor protagonismo en la sociedad gaditana, lo que por consiguiente secundó la prensa.En la segunda mitad el siglo XIX, en 1867, nace Diario de Cádiz y se empieza a hablar de las primeras agrupaciones y en 1880 el rotativo alude a las comparsas, incluso a la existencia de la reventa para los bailes de máscara de entonces, y llegan a describirse los tipos de las agrupaciones. La primera alusión a un periodista corresponde a Patrocinio de Biedma, directora de la revista Cádiz, y también escriben sobre Carnaval Antonio Rodríguez El Tío de la Tiza en Cádiz Alegre y Manuel López Cañamaque, tanto en Diario de Cádiz como en El Noticiero de Cádiz. Tras la guerra civil, en 1948 aparecen las Fiestas Típicas y en la prensa escriben sobre la misma Serafín Pro, Ricardo Moreno Criado y Adolfo Valencia.La historia continúa hasta 2005, una etapa más conocida por cercana, en la que a la prensa se unen primero la radio y luego la televisión".

Fuerzas vivas, descansen en paz

A la tercera repetición, ahora al coñazo insistente se le llama multidifusión, hay comparsas que chirrían, el jurado aplaude y ríe como loco, el público se pira hasta el corvejón, las ninfas bostezan hasta el cielo y la tortilla está fría. Da igual. Hay hambre. Mono de coplas. Aunque sea un pasodoble sobre penalidades, un cuplé a Falete, un popurrí somnoliento, lo que sea, joé. Como los futbolistas, los artistas de Cádiz han podido descansar, e incluso practicar el miedoso juego de las rotaciones. Los enfermos de Carnaval no descansan. Las tropecientas teles locales lo saben. A las tantas de la mañana, el paciente dislocado entona lo mejor de lo peor, lo peor de lo mejor, recita todas y cada una de las sesiones de memoria. "Ahora es cuando el Gago agita el micro en plan Mick Jagger y exclama ..." "¿Has visto?". Catorce veces, Cabessa, lo he visto catorce veces ya. Qué buen golpe, ío. Cuatrocientos golpes.
El jartible carnavalero necesita Actimel, anda escaso de defensas, la vida transcurre por la otra vía mientras él, delirante, prácticamente encarajotao, habla solo, canta por la calle, echa cuentas sobre las puntuaciones diarias, discute en los bares sin ton ni son, apenas come, sólo masca letras. Tol día mascando letras sobre la actualidad imposible: el Doce, la memoria histórica, la diputada catalana salerosa, los males, lo divino y lo humano. Los buenos no tienen la culpa de la imagen que queda tras un tostón del quince. Como todo en la vida, como cualquier oficio o vocación, para que haya buenos tiene que haber malos. Así que de crisis de creatividad, nada de nada. Se han escuchado letras extraordinarias, mención especial para Palestina, y bastinazos de ayer y de hoy. Hay que ver lo que algunos hacen cantar a los niños. O el estigma que sufren los cuartetos. O los estribillos redondos que colmarán las calles este año. La costumbre de contar con grandes agrupaciones aumenta la exigencia, donde hay confianza hay asco, hay gente que no merece las comparsas y chirigotas que enriquecen el Carnaval gaditano, en el Falla y en la calle. Hay gente que merece mucho realismo y poco surrealismo. Los jartibles se tragan las cintas del concurso sin darle "palante", se zampan hasta los descansos, a ver si se produce alguna novedad, qué sé yo, podrían descalificar a un coro y el gachó sin enterarse. ¿Y si cambian una letra sobre la marcha? Sin los descansos, el concurso fluye, el espectador se convierte en productor del programa, corta por aquí, al carajo la presentación de estos notas, pasa el popurrí de la comparsa lastimera, que le vayan dando a esa chirigota paecharla, cuidao, dale al stop que vienen los menganitos, yo no me voy a la cama sin ver a Blancanieves y los menganitos por enésima vez. Hay gente que no se lava, no tiene tiempo estos días.
Al día siguiente, Menganito resume a su parienta la nochecita de pesadillas: Los Beatles se reúnen en una peluquería de Cádiz, el coro peatonal pide un carril bici, final de chirigotas ya, los noctámbulos beben cognazos veteranos, La Cienfuegos canta las cuarenta a la libertad, los políticos quedan hechos una pena, Falete se sube en lo alto de la enana de GH, la duquesa de Alba ovaciona el borricate, sube la edad media del comparsista, los gitanos y los majaras hacen las paces, Juan Disney se querella, los sobraos terminan el puente, tol pescao vendío en el Mercafalla, aquí huele a armario empotrao, los abuelos toman el poder, Vera Luque adivinará el pregonero del Diez, los Tijeritas venderán champú de huevo, y mañana será otro día. Al cabo de los años lo nombran sargento. A estas alturas, Cádiz se pone farruca, aunque sin atropellar. Cádiz le da sopas con ondas a la evolución de Darwin. Cádiz defiende a los necesitados y marginados, Cádiz ataca a los prebostes y mangantes, Cádiz se ajusta al tipo, metidito en el tipo, como se dice ahora. ¿Y la puesta en escena? Eso ya depende del Pgou. La hemos liado. Jartita de coles, Cádiz rompe esquemas, derriba muros de incomprensión, va muy por delante de sus políticos, autoridades diversas, en fin, las fuerzas vivas cada día más muertas. Si queda alguna fuerza viva en Cádiz, que se manifieste a la voz de ya.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz
Foto de Lourdes de Vicente

lunes, 16 de febrero de 2009

Chico Linares, más amarillo no lo hay

Linares está muy callado. En Teleteo echan mucho de menos su risa contagiosa. "Y que dure", señala Chico con cierta retranca, pero lo dice en serio. Se encuentra contento y feliz como segundo entrenador del Submarino. "Y que dure, será señal de que van las cosas bien", insiste el jugador del Cádiz que se ha enfundado la camisola amarilla en más ocasiones. "Eso dicen, yo ni las he contado", admite con humildad y paciencia. "Raúl López estaba al acecho, puede que me haya superado ya" sugiere. Nadie sabe quién echa las cuentas en el Cádiz, el homenaje a Linares permanece en el aire. Chico sólo suspira por el ascenso. Treinta años se cumplen de su debut en la primera plantilla, procedente de la cantera. Chico Linares pertenece, y lo dice con orgullo, a los dichosos y extraordinarios años de la cantera del Cádiz, comienzos de la era Irigoyen, los inolvidables tiempos de Milosevic, dos ascensos en su haber, y los recuerdos más traviesos de ese hombre, ese mito, esa leyenda llamada Mágico González.
Corrían tiempos de crisis en el Cádiz. Tras el primer descenso a Segunda, Irigoyen limpió el plantel de figuras ya veteranas, aunque ciertamente determinantes en la historia del primer ascenso, aligeró el capítulo de gastos y reclutó a un montón de chavales del Cádiz B. En dos años consumó una renovación que se tornó en revolución. Linares, Juan José, Recio, Caro, Luque, Manolito, Chano, Amarillo y López, entre otros, suplieron a los Barrachina, Carvallo, Puig, Canito, Quino, Villalba y Ortega, estos últimos traspasados al Betis. "Los únicos de fuera eran Dos Santos y Hugo Vaca, que se amoldaron con rapidez al vestuario y a la ciudad". Linares, en verdad, comenzó su carrera con De Diego, no vamos a olvidar al presidente que cumplió el gran sueño, pero con Irigoyen creció y vivió momentos de garabatillo. Vivió para contarlo.
"La cantera fue un pelotazo, logramos éxitos increíbles, la base del Cádiz éramos chavales de aquí, no veas el ambientazo que había en el vestuario". Los futbolistas gaditanos tuvieron que esforzarse acaso más que los millonarios, ya saben el refrán sobre lo que produce la confianza, y lo hicieron a base de mano dura con Roque Olsen, y gracias al talento de Milosevic. "Y tuvimos que vencer críticas y resquemores de la hinchada, que venía quemada del descenso y no perdonaba una. Recuerdo cuando nos gritaban con sarcasmo aquello de '¡Cubatas, cubatas!'. La tarde que ganamos 3 a 1 al Elche en casa, el segundo ascenso de Milosevic, fuimos nosotros quienes gritamos lo de los cubatas a la gente, dimos la vuelta a la tortilla". Qué tiempos "Convertimos los cubatas en grito de guerra", la chirigota que pasó del cajonazo a la gloria. "En aquellos tiempos nos crucificaban en Carranza a las primeras de cambio". Que no se quejen los señoritos del fútbol de hoy en día.
Irigoyen lo quería todo bueno, bonito y barato. Era un lince, y no demasiado espléndido con los jugadores que le sacaban las castañas del fuego. "Fíjate si era barato todo que Irigoyen firmaba contratos en servilletas", subraya Linares entre carcajadas. "Te lo juro, mira si le salían baratas las cosas que te hacía firmar en una servilleta, su costumbre era negociar contigo, te doy tanto, me pides tanto, toma tanto, firma aquí. Yo mismo fui testigo de la firma de un contrato con Mágico, en Los Tarantos, en una servilleta, hay fotos, y Gabriel lo puede confirmar". De hecho, hasta Milosevic estampó su rúbrica en una servilleta, quién sabe si era de Cinzano o de Tío Mateo, y en una de sus broncas con Irigoyen llegó a mostrar la servilleta en el Diario.
En aquellos tiempos había sueldos para casados y sueldos para solteros. Linares formaba parte del clan de los solteros, esto es, de los tiesos. Y al proceder de la cantera, como quiera que los medievales contratos con derecho de retención ataban al jugador a la mesa del club, estuvo cinco años con una ficha de cien mil pesetas. "Se nos iba el sueldo y apenas podíamos ahorrar con la ficha, y para colmo, como yo recibía muchas tarjetas, pues casi me costaba el dinero jugar", más risas. "Al final me perdonaban las 300.000 pesetas de las tarjetas pa que no muriera de hambre. Yo jugaba duro, claro, pues me situaba como pivote defensivo y entonces se estilaba jugar con marcadores, así que solía perseguir a mi contrincante por todo el campo". Fleurquin se hubiera arruinado, dicho sea de broma, pues el capitán uruguayo sufre agravios comparativos y le han visto cara de tarjeta. Un diez por ciento de aumento de sueldo experimentaban los canteranos cada año, y poco más, hasta cumplir los veintiséis tacos. Una especie de réplica de los contratos basura, sin ánimo de comparar.
Mágico González, entre multas y disloque, apenas ganó dinero en Cádiz, coincide Linares. "Le pagaban el piso, la comida, etc, y yo creo que se quedaba poco dinero para él". De talento, genialidad y buena educación iba sobrado el salvadoreño, cuyas leyendas negras y no tan negras están por ver. Linares, por ejemplo, sostiene que Jorge González no lleva ni ha llevado mala vida en El Salvador. "Allí es como un rey, siempre ganó dinero a través de publicidad de grandes marcas y otros recursos. Nada de taxista ni pamplinas". Por cierto, en internet aparece Mágico con una bandera de Brigadas Amarillas. Genio y figura.
Linares, a quien no gusta hablar de sí mismo como futbolista honrado y poco egoísta que siempre será, recuerda tardes gloriosas de Mágico. Bares, qué lugares. Si David Vidal, el gallego, rememora cuando Mágico le vaciló en una cafetería propinando decenas de toques a un paquete de tabaco, para demostrarle que estaba en forma y que odiaba la suplencia como condena, Chico trae otra anécdota curiosa. "Mágico le daba patás a todo: una naranja, unos calcetines envueltos, lo que fuera. Una tarde el dueño de un bar le pidió que jugase con una naranja. Mágico se picó, se le cruzaron los cables tras unos minutos de virguerías y le dió tan fuerte, pegó tal empalme que estampó la fruta contra un enorme el espejo, no veas el mosqueo". Más risas.
Del pasado al presente. Camino de Segunda. "No tenemos que estar preocupados por el rival que nos corresponda en la fase de ascenso. Son ellos quienes tienen que estar preocupados". Así habló Linares. Un Chico grande con el corazón amarillo.

Febrero 09, Deportes, Diario de Cádiz

La noche americana

Giant Sand y Chuck Prophet abren hoy el ciclo Escena Rock. El portuense teatro Pedro Muñoz Seca abre fuego con una noche de rock americano, country alternativo, folk fronterizo, dobles parejas de música ya universal intrincada con géneros impensables. El grupo de Howe Gelb y el cantautor fundador de Green on Red compartirán función, con motvo de su gira española, y acaso admiradores. Ambos proceden de los convulsos y contradictorios años ochenta, abanderaron de algún modo el retorno a las raíces del rock, aun abandonando las tesis tradicionalistas y encarando nuevas posturas. Sin pretenderlo, pugnaron contra el chunda chunda de la época y abrieron las puertas al nuevo rock americano. Hijos del baby boom, pasados los cuarenta años continúan experimentando y ofreciendo su particular visión del mundo y sus músicas.
El alma de Giant Sand, el impar Howe Gelb, declaró no hace mucho a Mondo Sonoro que "el flamenco es como el blues, se nutre de sólo tres acordes pero nunca aburre. Su encanto reside en la improvisación". A finales del pasado año, Gelb grabó con Raimundo Amador, aunque la sesión aún no se ha materializado en disco, y disfrutó de la Córdoba lejana y mora, ciudad que le impactó de tal modo que la comparó con su Tucson natal. Arizona, Andalucía, country rock y bulerías de la redención. Confiesa Gelb que años atrás, en su etapa de retiro espiritual en el desierto, se alimentaba de discos de Tomatito, Tom Waits y Miles Davis. Tremendo menú.
Por Giant Sand han pasado artistas de la talla de Victoria Williams, Neko Case, PJ Harvey, Vic Chesnut y Steve Wynnn.
El cantautor eléctrico Chuck Prophet, que en los años ochenta alcanzó gran notoriedad con los precursores Green on Red, navega en solitario desde el año 92 y ha trabajado como músico de sesión para artistas muy diversos. Poseedor de una extraordinaria y peculiar técnica como guitarrista, ha editado discos sensacionales y mantiene el tipo sin perder la esencia ni la dignidad.

Febrero 09, Cultura, Diario de Cádiz

El inmovilizao (la crisis del parné embustero)

Casi nadie escucha. Las letras pierden valor entre tanto espectáculo, basta con echar un vistazo a los puntos del jurado diario, si es que sirve de barómetro de las coplas. Los primeros de cada modalidad lideran también la puntuación en tipos y popurrí, salvo excepciones. Todo muy vistoso, oiga. Como la vida misma, el Carnaval se abandona al rollazo mediático para sobrevivir, pero por ventura mantiene el pulso con la creatividad, la rebeldía con causa y el cachondeo libre de ataduras. Basta con dejarse llevar por algunos tangos más bellos que el silencio como el que Migueles brinda al ruido de fondo, pasodobles estratosféricos dedicados a los Monzón, cuplés que traicionan a la rutina y la desidia con naturalidad y popurrís tan originales como familiares. El tintero salpica libertades individuales y suspiros colectivos, bofetadas sin mano a quienes pretenden implantar la ley del terror verbal o simplemente sus veleidades. Cádiz, a veces, sufre complejo de libertad y se amotina con sus temores. En cambio, los gaditanos que quizá menos tienen que perder, ganan enteros cara a cara con la imposición, derriban mitos, pasan de puntillas por la gente y cosas importantes y moldean el aire como plastilina de colores. Gran letra de los superabuelos a la monarquía, homenaje popular a esa familia que tan mal lo está pasando con la crisis. La copla repasa las penalidades de los Borbón, que han recortado gastos de tal manera que hasta la Infanta Elena compra en Mediamarkt, ella no es tonta. Cuidado, señores poetas de Cádiz, ojito con las maldades y verdades, ya vieron lo que ocurió con El Jueves, un simple dibujito, no un cuplé borde, sino un simple dibujito y pal cajón. Cuidado con Letizia, que ya reina pal Diez Minutos, otro ejemplo de la victoria de la estética, la claudicación del pensamiento, aquí tiene usted su casa. En la casa del Falla, no obstante, gobierna el publiquito travieso, aunque menos "reventao" por los graciosos de antaño, que cada noche firma un repertorio que a naide deja indiferente. María siempre tiene la última palabra, claro. María da el visto bueno o calla por no llorar. María lo escucha todo, mira por dónde, porque antes de opinar hay que escuchar, no como el Herrero en casa de Chávez, entre dictadores anda el juego. El tintero llega a semifinales con sensacionales ejemplos de compromiso y de alpinismo, letras para reflexionar y letras para puntuar. Aquí cada uno hace lo que le da la gana, como dice el pregonero Ruibal. Es lo bueno del Carnaval: admite críticas, testimonios diversos, mil colores, un gesto, una letra, un ritmo puede desmentir al anterior. Las críticas reciben críticas, los piropos, abrazos, y las palabras suenan diferentes, nada parece lo que es y viceversa. Por cierto, gran repertorio de Ruibal en su encuentro digital en el Diario. Qué bueno cuando contestó, a la inevitable pregunta sobre la crisis económica: "¿Crisis? ¿Cuándo no hemos estado en crisis? Pienso que la crisis no es más que una excusa para inmovilizar el dinero por parte de los que lo ganan y ambicionan de una forma inmoral y obscena". Canta libre Ruibal el pasodoble del inmovilizao. Bienaventurados los autónomos. El mundo fue y será una porquería, pero desde Cádiz las cosas se ven y se escuchan mejor en estos días de espejismos. Posdata: y dale con que la final era demasiada larga. La final será igual de larga con menos agrupaciones que nunca, con lo hermosas y terribles que eran las finales del siglo pasado. Largas son las preliminares, oiga, larguísimas, y las semifinales, que serán las verdaderas finales, cortísimas. Cambio y corto.
La foto es de Jesús Marín
Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

Letra de Los Ruinas a Palestina (pa los estudiantes de Belén)

¿Aló? ¿Se escucha bien? Este mensaje va para Luisa, la profesora barbateña de Belén. Aquí está la letra de la comparsa de Nene Cheza, Los Ruinas. El autor es Miguel Ángel García Argüez. Dedicada a tus estudiantes. Que la disfruten. La foto es de Jesús Marín.

Si en verdad Dios existe
que se apiade de Palestina
y de paso castigue
a los nazis que la asesinan.
Si Dios existiera se sonrojaría
con la vergüenza en la piel
viendo a su pueblo elegido
celebrando en Israel
la muerte de tantos niños.
Judíos de los del ojo por ojo,
los del muro del lamento,
y la estrella de David,
los de las bombas de racimo,
y el Antiguo Testamento,
y el cordero degollado
de la población civil.
No sé cómo permiten tus creyentes
la sangre de esos miles de inocentes,
la sangre y los escombros de ese pueblo
que condenas a morir.
Y Europa
Europa mirando a otro lado.
La puta y la vieja Europa se lava
cobarde sus manos
sabiendo que en nuestras narices
se violan así los derechos humanos.
Verdugos,
de víctimas hoy los verdugos
se quieren vestir…
No sé si Dios existe o si es cristiano
o es judío o islamista
pero que baje del cielo
si se atreve y que nos diga
con la mano en el corazón
aquí de verdad quiénes son
los verdaderos terroristas.

domingo, 15 de febrero de 2009

Cádiz, levántate y canta

Se está perdiendo tó. Hasta el horizonte, la línea del cielo, la dignidad con vistas al mar. Arqueología sentimental gaditana. Los ruinas no olvidan el intento de privatización de la playita de las mujeres, Santa María del Mal Menor, contundente pasodoble sobre "mafias que se reparten la ciudad", amiguismo, lobos con piel de cordero, políticos cuatreros que brindan por la libertad (condicional), explotadores, piratas y ladrones. Ofú, cómo está la cosa. En estos tiempos cuadriculaos, de pensamiento único para los poderes bipolares, el Falla, y luego la calle, se convierten en reductos de la libertad de expresión. Con más veras. La divina comedia de Cádiz, la risa canina y las verdades de los poetas indómitos. En constante pugna contra la censura de la mano invisible. La vieja Cádiz no se calla, perdona pero no olvida, por más palos que le den ni se queja, sostienen los jubilosos jubilaos del Love. A la vieja Cádiz le arrojan su orgullo por las escaleras. La chirigota no puede soportar que Cádiz baje los brazos, cierre la boca y pase de todo. "Levántate", arengan. Cádiz se levanta a por un coacola. Más amor propio y dignidad, oh, la dignidad. Al lío. El resto del año, mutis por el foro. En febrero, caricias al cielo de Cádiz y puñetazos en el mentón de la hipocresía. Los del tembleque, como otros carnavaleros sensibles, bordan las piezas sociales, la hastiada Cádiz canta a sus abuelos, a las personas mayores, a las madres malpagás, a sus hijos descarriados, al olvido y al futuro ya pasado. Aunque parezca que nada se mueve, cada año se incrementan las letras de las distancias cortas, el canto al vecino, la familia, la juventud, la tercera o cuarta edad de la trimilenaria ciudad que sonríe por no llorar. Pero también hay tiempo para la guasa: los viejos lamentan que se les haya escapado otra pibita, la duquesa de Alba, y los Carapapas enfatizan que la cosita está tan chunga, la presunta crisis ha llegado a tal extremo que hasta en los colegios sobran los crucifijos, "pa que vea que hoy en día no hay nada fijo". Huyen de la norma estos comparsistas, huyen en este caso de tanto concurso dentro del concurso, y entonan una plegaria al Pocero bueno, "un hombre del pueblo que ha puesto en evidencia a todo un ministerio de vivienda".
Entre tanto gusto sobresaliente, a teatro lleno y con los aficionados desplegando las antenas pa pillar los mejores instantes, van los poetas churretosos y riman chochos con pitingos o quiebran el embrujo a base de chistes.
En la misma calle, al día siguiente del día después, repiten las jugadas en Teleteo y un artista se niega a adelantar los temas que tratarán en las coplas. "¡Pero si vamos en diferido, carajote!". El tiempo frena en seco, bienaventurados sean los comparsistas porque de ellos será el longines que sortean en la tierra del chovinismo. Aquí mismo. La comparsa de Jerez, por cierto, responde a los insultos del Canijo con otra tanda de agresividad y a la postre un gaditano grita: "¡Viva Jerez!", el nombre de un diario gratuito o algo, qué bonito, hijo, los últimos serán los primeros de segunda.
Pal pelo le dan los Tijeritas a los banqueros y a Zapatero. Sin piedad, con los cuernos, mi capitán. A los primeros, por caraduras, "toda la vida robando y abusando" y ahora mendigan una ayudita pordió, logran avales para "seguir estafando" y no aflojan la manteca. Más bien piden el despido libre, qué arte más grande. Al presidente, toquetazo en las cejas por inyectar los bolsillos de los banqueros, como única solución a la crisis, y pasar de los obreros. "Prueba a vivir con mi sueldo". No hay cohone ...

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

sábado, 14 de febrero de 2009

Sergio Monroy se lleva a su "Chicuco" de gira americana

Sergio Monroy continúa borrando fronteras del mapa. El joven pianista gaditano ha iniciado una gira norteamericana que le llevará por numerosas ciudades de México y Estados Unidos hasta finales de marzo, aunque inicia su periplo en el festival de jazz de La Habana. El prestigioso e innovador músico presenta por todo lo alto su nuevo álbum, "Chicuco", un homenaje a sus padres, recuerdos de una infancia ligada al mundo ultramarino y abrazos a los gaditanos que viven más allá de Cortadura. Chicuco significa "chicos de los recados del típico almacenero cántabro de Cádiz-Cádiz", pero también adoptan tal nombre una aldea en Mozambique y un valle al norte de México. Hasta México lindo traslada Sergio su colección de sugerentes y atractivos estilos dentro de su propio y particular estilo, desde los tanguillos que dan título al disco hasta las rumbas y bulerías que se pasean por los surcos de su obra, en la que el autor se estrena como letrista de sus intransferibles composiciones. Brilla el cante encantador de Encarnita Anillo, Flamenco, jazz, músicas de varios continentes, fusión sentimental y geográfica del músico nacido de la luz gaditana, teclista certero e inspirado que debutó en público a los diecisiete años en la plaza del Mentidero. De ahí, al mundo entero, giras españolas, Europa en clave de do y ahora América del Norte, que asistirá a la evolución del pianista y servirá de inspiración para nuevas aventuras musicales.
Sergio Monroy ha iniciado su gira en el festival de jazz de La Habana, luego tocará durante diez días en México, el 28 de febrero se adentrará en Estados Unidos para actuar en Kentucky, Los Ángeles y San Francisco. Entre el diez y el quince de marzo, vuelta a México, y del 16 al 28 del mismo mes, fin de gira entre Nueva York, Chicago y Michigan, entre otros puntos del globo que conocerán en vivo el personal universo del artista gaditano, que en verano pondrá en marcha una gira europea sin precedentes. Vuela alto Sergio Monroy. Vuela libre.
Febrero 09, Cultura, Diario de Cádiz

Festivales de la canción, envidia cochina

Con tanta repetición, coplas a todas horas por tierra, mar y aire, como pa no coger los golpes. Po suéltalo, que voy a mirar la tele un poco. Carnaval teledirigido. Todo por el plasma. Pa quedarse plasmao. Los tipos, las puestas en escena, y hasta los repertorios. Hoy, descanso por televisión. El Falla da paso a Eurovisión y La Copla, regala un sábado a las teles públicas y pierde otro sábado pa disfrutar. Carnaza para los agoreros que barruntan, a modo de hipérbole o de pálpito, que se llevan el Carnaval pa Sevilla. Pues de Sevilla vienen unas mujeres comparsistas de categoría, así que no vale la jugada. Mujeres, comparsistas y de Sevilla. Se está perdiendo tó, pensaría un acérrimo. La libertad, en nuestro diccionario, se escribe con los nudillos, escribe Pedro Romero y cantan los Gitanitos portuenses. Esta noche hay libertad para no ver a los eurochuflas y si acaso echar un vistazo a las coplas. El Falla cada vez se parece más a un concurso de la canción.
Los robots cantan al respecto que la fiesta se mira al ombligo, Cádiz versus Cádiz, y pregunta qué les pasa a los poetas de la Caleta. Poetas reciclados por mor del glamour, el pape couché, el fanatismo, las paginitas web para mayor gloria del artisteo y los clubes de fanes. Pa flanes los del Chino Mandarín. Los robots brindan por los grandes de la fiesta que sorteaban la censura. Baluarte de protestas, actual escenario de espectáculos jolibudienses, habrá que enlazar un debate con el otro, la letra de Martín en torno al Carnaval y La Viña, tanto monta, montan tantas coplas, acción y reacción, letras que contestan a la idea lanzada por Martín y secundada, en parte, por Pedro Romero: preocupación en torno al hipotético concurso sevillano, miedo a la eterna adversaria, leyendas negras desde las casas de contratación al agua de la Expo. Hermanos a palos. Agravios comparativos. Orgullo desmedido. Cuidado con la cabeza, aligera que se va el Vapor. Tampoco es pa ponerse ajín. Todo vale. Los nuestros son de Cádiz, la fina e inteligente ironía de Fernando Pérez, por ejemplo, dispone de denominación de origen. Cadi-Cadi. Sevilla también luce un color especial. Otra cosa son las coplas, cuidao con las coplas ...
Rivero y su factoría también interpelan a la letra de Martín, quien cerró su pasodoble afirmando que el Carnaval es La Viña como recurso para llamar la atención sobre los peligros del futuro. Lo han tomado al pie de la letra claro. La comparsa de Rivero ironiza sobre ciertos complejos con respecto a Sevilla, remarca que un pueblo chovinista es un pueblo acabado, así de rotundo, y muestra su orgullo de traspasar fronteras con las coplas y que "fuera mueran por lo nuestro, porque el Carnaval de Cádiz ya es patrimonio de los andaluces". Y de la humanidad. Más madera. Y si ya somos andaluces, y los andaluces se han contagiado de nuestras coplas, de nuestro fanatismo y de tó lo gaditano, ¿por qué no lo ponen hoy en la tele? En otro pasaje del repertorio de estos jóvenes pero ya curtidos carnavaleros señalan que en Cádiz "la iniciativa se disfraza de envidia y luego se hace copla". Se llama Copla, envidia cochina del Carnaval. Es broma, chaval.
Una bromita histórica con fundamento. Al Yuyu y a Sánchez Reyes les molan los pasodobles con golpes consecutivos, sin respiro y adobados. "Si Napoleón nos hubiera conquistado ..." Sin desperdicio. Resulta que si Napoleón no hubiese pillado un atasco en el río San Pedro, en vez de sufrir con el Cádiz, los futboleros disfrutarían de Makelele y serían campeones del mund entero. Prefieren Carla Bruni a la Teo, ejem, y sin monumento a las Cortes y demás cositas liberales, la Plaza España, donde los palomos echaban cohone a los gatos, tendría sitio de sobra para aparcar. Por no hablar de la Mona Lisa Mojonera y la moneda antigua, el Franco. ¡Socorro!

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

Las fotos de Fito

Fito Carreto, veinte fotos, veinte años de la delegación portuense del Diario. Rafael Alberti y su poesía viajera, sentado al borde de la luz de Cádiz. El mar, la mar. Contaba el otro día Javier Ruibal, en una conferencia del escritor roteño Felipe Benítez Reyes, que Alberti, en sus últimos años, veía fatal, pero era tan coqueto que no utilizaba las gafas incluso en los recitales. De tal manera, que cuando le fallaba la vista a mitad de poema, sin contemplaciones, pasaba al siguiente del tirón. Una tarde, Fito consiguió un retrato de Alberti a la vera de un busto de Muñoz Seca. Al poeta, que volvía a su pueblo para apoyar a los comunistas antes de que una coalición formada por psoe y pp arrebatase la alcaldía al pce, no le hizo mucha gracia, aceptó a regañadientes, sabía que la foto traería cola; salió en el Diario docenas de veces, sigue apareciendo de vez en cuando. La foto simboliza lo que simboliza, el diálogo, el entendimiento ahora casi imposible entre las dos o tres españas que dicen que existen por ahí.
Veinte imágenes que hablan por si solas, puro periodismo de calidad humana y profesional. Las fotos de Fito invitan a vivir y no se conforman con respuestas fáciles a sus preguntas. Las fotos de Fito se sitúan en la acción de un lbro en plena tensión, el nudo de una película o la reflexión ante un cuadro, vale imaginarse lo que ocurrió antes y lo que anuncia la luz, el gesto y el aire que respira cada instante fugaz, son veinte pero podrían ser mil momentos compartidos con los lectores del Diario, los compañeros y amigos.
La exposición de Fito permanecerá abierta hasta el día 23 de febrero, en horario de seis a ocho de la tarde, en la sala de Cai, en la plaza Peral de El Puerto de Santa María. Tomo prestada la foto de la página Gente de El Puerto.

viernes, 13 de febrero de 2009

¡Penitentes vestidos del Cádiz!

El mundo fue y será una porquería. El pequeño mundo del Falla estalla como un big bang en cadena cuando oye rumores de libertad y voces en la calle. Que callen los silencios más elocuentes, y como dice la piba del anuncio del Carpe Diem, academia del porvenir más negro que el carbón, "tu formación es tu futuro". Entonces no hay futuro, él vendía pisos, ella ponía copas, los padres de ambos rendían pleitesía a Don Ladrillo a cambio de una milloná sin facturas. Ahora hablan de formación. A ver, todos en formación. Por si no quedó claro, los políticos de Luis María ponen de vuelta y media a los cuatro mafiosos, cuatro mangantes, más de cuatro gatos con botas que han dejado el solar de esta guisa. "Yo no paso por el aro". Aro aro. Rebeldes con causa que, a la segunda de cambio, tildan de sinvergüenzas a quenes pretenden chupar y robar a doña Pepa bajo el disfraz de la defensa de la democracia, la libertad y el tralará. Ceremonias de la confusión de aquí al Doce, estos obreros chirigoteros no se sienten representados por la liberal Constitución gaditana, que consagraba los "falsos derechos del pueblo español", que siguen en el aire, claro. Palabras al viento, desengaños a viva voz y un par de cuplés igualmente comprometidos. Los accidentes laborales han bajado. Aro, cohone, "¿cómo vamos a matarnos si no tenemos trabajo?". Luego, piropo a los jueces que imponen doce años de condena por un jamón y lego sueltan a Julianes y demás chorizos malayos. De pronto, penitentes vestidos del Cádiz, el capillismo submarino, dos lados del triángulo mágico chovinista, como define Vera Luque a la santísima trinidad gadita. ¡Penitentes vestidos del Cádiz! ¿Quién tiene el copirai?
Tantas noches de concurso producen efectos colaterales, contraindicaciones de aquella manera: mirada perdida, cambios de humor intempestivos, mala leche desnatada, cambios de horarios y de costumbres. Bendito veneno.
Tantos concursos dentro del concurso, incluidos los concursos no covocados, los concursos sin dotación ni intención, pero con prestigio en juego en la mente calenturienta de cada aficionado a las coplas a la gresca, traen escasos matices al repertorio global. Y como casi nadie escucha, a la mitad de la copla sentencian: "esta letra va sobre tal y cual". Nada es lo que parece, pero la gente se mantiene en sus trece, Vera Luque con su brillante manera de plantear las cuestiones, las voces de Tovar a la hora de llenar la escena y la maestría de Martín hasta cuando recurre al recurrente metacarnaval. Fulanito le pega duro a Menganito, Zutanito le canta las cuarenta a su enemigo íntimo Repsolito, y Tornadto se caga en las castas de su primo Ponientito. Los autores como niños chicos. Unos más grandes que otros. Martín es grande, muy grande, lanzó aquello de que el Carnaval es La Viña, para crear tensión y dejar caer que las coplas son de la madre que las parió, y obtuvo respuesta. Tabueno. Cada uno lleva su razón. Hay quien lamenta este Carnaval endogámico, pero de boquilla, porque en verdad da gusto ver cómo se jalan de los pelos los gladiadores rumanos. Ahora, lo que son las cosas, Martin defiende al denostado Martínez Ares por segundo año consecutivo. Cantan que al otro Antonio, otrora rival encarnizado,"están derrotando en Cádiz", a cuenta del pregón y posterior musical, dimes y diretes en el Cádiz de los vientos y los demonios, las envidias, los veletas, los artistas que se creen artistas y que son menos artistas de lo que venden, los críticos y los criticados. Tos por igual. "¡Fuera la envidia!". Luego, en el sensacional popurrí se escucha: "Qué pena que los gaditanos pa otras cosas no echen ..." el coraje necesario. Justo y necesario.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

Aunque ellos no lo sepan

"Aunque ellos seguramente no lo saben, son el centro y la razón del primer juicio que acaba de abrir el Tribunal Penal Internacional por el reclutamiento de niños y niñas soldados.
El acusado es Thomas Lubanga, líder de una facción rebelde de la RD del Congo. Cientos de niños y niñas fueron secuestrados, torturados, violados, obligados a matar y, en muchos casos, morir sin saber lo que es la infancia. Aunque tampoco lo saben, este proceso se ha abierto gracias a ti, a la confianza y apoyo que has brindado a Amnistía Internacional. Con tu solidaridad y compromiso has contribuido a que se reconozca por fin la gravedad de este crimen de guerra y a terminar con la impunidad con que se comete.
Hoy, Día Internacional para Acabar con la Utilización de Niños y Niñas Soldados, celebramos contigo la buena noticia sin olvidar lo que queda por hacer: desarrollar el marco legal que impida que un solo menor más sea utilizado como soldado; presionar hasta liberar a los que aún siguen en manos de milicias y grupos armados; y asegurar que esos niños y niñas son desmovilizados y reintegrados a sus familias, pueblos y colegios, de donde nunca debieron salir".
Mensaje de Eva Suárez-Llanos, directora de Amnistía Internacional en España. Clara demostración de acción-reacción. No podemos cambiarle la cara al vecino, pero podemos evitar alguna injusticia con un simple click.

Hasta que el despido (libre) nos separe

Ahora, la flexibilzación, el despido libre. Luego, aquí tiene usted su casa. ¿Y luego? Los lunes al sol, en Cádiz sabemos mucho de lunes al sol. El gobernaó del Bancospaña y la patronal lanzan la piedra pero no pueden esconder sus intenciones. Así se estimula ál trabajador en tiempos de crisis, con un vámonos que nos vamos tos pa la puta calle. El paro crea empleo, dicen los cínicos expertos, dicen que el despido libre fomenta el trabajo. Será en otros lugares del ancho mundo, porque aquí no hace falta barruntar lo que ocurriría, si no ocurre ya. Salvo excepciones, que haberlas haylas y muy distinguidas, aquí el empresario emplea las estrategias de recursos humanos pa mandar a la gente a su casa y aligerar la carga económica, las cuentas siempre encajan de la misma manera, aligerando que es gerundio. Y cuando regresen las ganancias astronómicas, si te he visto me falla la memoria.
Voces unánimes contra la genial idea del mandamás de nuestros dineros: los partidos, los sindicatos ... los mismos que se compincharon en sendas reformas laborales pa buscarnos la ruína. El globito sonda traerá sorpresas. Así que a hacer ejercicio del tirón, que llega la flexibilización.

jueves, 12 de febrero de 2009

Ruibal se pone digital, encuentro de los internautas con el pregonero

De la calidad humana y artística de Javier Ruibal, el pregonero del Carnaval gaditano, da buena cuenta el encuentro digital que mantuvo con los internautas del Diario, allá va el enlace ... http://www.diariodecadiz.es/article/encuentrosdigitales/343913/ninguna/parte/mundo/se/derrocha/tanta/poesia/como/carnaval/cadiz.html

2024, la ciudad de la pena negra

Como habrá un Doce a la siniestra, un Doce a la diestra de la presunta libertad y un Trece criminal, las chirigotas obreras y sinceras de los Manolos con nadie se casan y auguran desengaños o agravios superlativos. 2024, sálvese quien pueda. "A ver quién reconoce a Cádiz" en el Doce, preludian los de Santander, que no vienen de la tierra de doña Teo sino de La Viña, el corazón del cachondeo que está en boca de todos estos días y en el cajón del olvido durante el resto del año. Estos días se inunda de alegría, y cuando llueve, de agua de coco. Si una chirigota advierte la paradoja de que Cádiz vaya a tirar la casa por la ventana "para deslumbrar a los invitados, sin tener un duro, capital de la cultura, ombligo del mundo, ya nos pasarán la factura", la de Gálvez clava chinchetas en las vallas propagandísticas, la abusiva campaña de autobombo de ese lentísimo Ayuntamiento. Entre el futuro inmediato y el rabioso y anestesiado presente, un par de coplas contundentes. Cartón piedra, Cádiz se muere mientras unos y otros, los listos del Doce preparan el gran sarao "pa mangar y figurar". Toma ya. Mañana ya veremos. El futuro ya es pasado. Y el dinero, nuestro. "Con nuestro dinero, vallas colgándose medallas, publicidad por la calle, en los diarios, y no digamos en Teleteo. No lo niego, Cádiz está más bello", remarcan los superabuelos, que son mayoría absoluta en Cádiz, la mayoría nada silenciosa. "¿No sería mejor arreglar las alcantarillas pa que no se inunde La Viña con cuatro gotas?" En la ciudad de los quietos paraos, el gasto en propaganda supera al gasto en servicios sociales. Eso no tiene gracia. Tiene guasa.
Derrocha ingenio y guasa la chirigota de Bocuñano, ya es hora de darle cuelo a autores relativamente nuevos. "Hola, soy Harvey Milk de Cádiz, vengo a reclutaros". Toquetazo a la Reina desde el mismo ropero. Contentos están con Sofía los gays. Defensa a ultranza de los "jartibles y chabacanos" carnavaleros que se tiran tol año cantando a sus prójimos más próximos, muchas veces sin trincar, por solidaridad. Luego, primicia mundial, primer cuplé al niño de Bin Laden, a quien no le han dado asilo político no vaya a venir su papá a buscarlo. Ni mijita. En Cádiz, cuna de la libertad condicional, el gachó no entraría ni en el Barabass con esos tenis tan horrorosos. ¡Cogedlo ahí! ¿Dónde está Bin Laden?
Los Rolling del Gago no dan crédito, lo mismo que los siesos de los bancos, grandes ladrones. Y están perdiendo facultades, como la Uca. Los celtas largos, por sus partes, se encaraman en la escalera hacia el cielo de Led Zeppelin, Quiñones pone en duda la libertad de prensa y clama, con toa la razón: "Medias verdades, luces y sombras, no sabemos lo que gasta el Rey, lo que se lleva el clero de nuestros impuestos, cuánto ha dado ya el Estado a los bancos que nos siguen robando", por no hablar de la Moncloa, los sindicatos y el escándalo de los jueces, ya se venden jueces en los supermercados. Luego, rubrican estos valientes periodistas de antaño: "En Cádiz hay cinco diarios y seguimos sin enterarnos de ná".
Si Quiñones emociona al personal con un pasodoble sobre los pederastas, a su inconfundible estilo, su contricante Aragón quiebra mitos y leyendas en la misma sesión. Al garete la fama de Quiñones. La pena negra. Aragón, sin contemplaciones, habla de la muerte. "La muerte es una playa con cara de pena, la muerte llueve hacia arriba, la mejor despedida que el hombre no reconoce", la muerte vive en un sensacional pasodoble. Divina y humana. Filosofía más dura que pura que se topa en los cuplés con las inevitables referencias a los atributos masculinos, la comparsa de Aragón es la prolongación de su torre de preferencia, y al trabajo, que rima con lo anterior. Cuando se canta en serio se pone el grito en el cielo de la crisis. Ya de broma, que trabajen otros. Los de Santander también riman con trabajo y a la diputada catalana que se chufleó del acento andaluz la mandan al Caribe. Un lugar que queda a la vera del mismísimo carajo. Buen viaje.

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

¡Al ladrón!



Hay que ver cómo se pone la gente por cuatro chorizos de ná. Conspiraciones en la oscuridad, oscuras maniobras a la vista de todos, mangoneo a tutiplén, jueces en el huracán, jueves aplastados por la jodía verdad, lunes al sol. Alcaldes trincones y la miniserie del 23F, ofú qué casualidad, la gente no respeta ni que estamos en Carnaval. Ficción política, las cuentas no cuadran, la historia tampoco. Por un lado, ministros que salen de cacería con magistrados, políticos en sospechoso retrato de familia, telediarios tramposos, anécdotas elevadas a la categoría de pelotazo y escándalos solapados por otros escándalos, todo en do mayor, órdago a la grande. Grandes ladrones.
En lugar de contar lo que ocurrió, sueltan una telenovela sobre el Rey, Tejero y su puñetera madre. El día más difícil del Rey. Aro, aro. Los demás días le salieron todos de balde. Pasé del primer capítulo, pasaré del desenlace. Total, ya sabemos el final. Pero del nudo, del intríngulis, no conocemos ni la mitad. Pa colmo advierten que nunca lo sabremos. Democracia y libertad. Muchas, demasiadas mentiras y algunas evidencias desde el "Otan no" hasta el 11-M. Lástima que la amnesia haya actuado con tanta voracidad, ni Suárez recuerda lo sucedido, por lo menos él tiene excusas, lamentables por cierto, maldita enfermedad que tantas familias ha borrado o difuminado de un modo tan terrible. Muy significativo. Nadie podrá preguntar a Suárez si los yanquis jugaron un papel determinante en el 23F y alrededores, como sostiene Pilar Urbano en un libro que no termina de publicarse. La periodista, nada sospechosa de rojerío, lo ha desvelado en varias ocasiones en la tele. Al Rey no le preguntamos ná porque ni sabe ni contesta. A la Reina, mejor dejarla en paz, que no veas la que le están dando en los carnavales gaditanos por mor de sus palabras a Pilar Urbano, fítetú, que se la jugó con un off the record traicionero.
En Cádiz, al día siguiente del golpecito abrió la función del concurso de Carnaval del teatro Falla un improvisado cuarteto, tol mundo al suelo, el peculiar Sebastián Pérez, ataviado de picoleto, acojonaba, descojonaba al personal con una parodia desternillante. Tantos años después, continúa el sainete. El aviso pa navegantes surtió efecto, todavía hielan la sangre de media España metiendo miedo, basta con leer entre líneas. Ahora nos dan coba en los noticieros y convierten la presunta historia en espectáculo listo para devorar a la audiencia, todo por la audiencia, la televisiva y la judicial. Del poltiqueo de comisión urbanística, financiación churretosa, cuatreros de mesa camilla, asesores de la ná y oportunistas, mejor ni hablar. Mejor no acordarse del caso Malaya, abortado de manera inteligente y desviado al cotilleo bajuno. Malaya traducido resulta de Málaga a Ayamonte, y se han quedao en Puerto Banús, algo habrá pasao desde que cambiaron de juez, tralará, tralará ...
Si los ladrones no tienen vínculos con el partido de turno, ¿a cuento de qué lagrimean los políticos poco profesionales? En marcha el ventilador, oh, el ventilador, así sabremos de qué pie cojean en ambos bandos de esta mafia político empresarial que explica muchos de los actos y palabras de los últimos años y quizá el ruinazo que hoy se asoma por la esquina del viento. El modelo económico que impusieron los del déficit cero, y que empujó a la juventud a vivir de día de las inmobilarias y de noche de la hostelería, se pagará caro.
En fin, también causa vergüenza ajena escuchar al ministro de los dineros hablar como padentro y verle el careto al justiciero con cartera tras pegarse una jornada de cacería con el juez que quiso ser ministro. Además de ser honrado, hay que parecerlo, nos enseñaron nuestras madres. Ya se sabe que nada ocurre por casualidad en política, ni en las cosas del parné, así que no vengan con conspiraciones, ¿no lo sabe ya? Lo importante es el fondo, el mangoneo que recorre la Piel de Toro de costa a costa. Eso. De todas maneras, y ya me callo, si lo denunciado se confirma y empapelan a un montón de alcaldes, concejales y promotores, nos quedaremos con sus caras.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Algo habrán hecho con el atrezzo

"A ver si hay suerte". Qué expresión más gaditana. Ya queda menos pal Bicentenario. Les pilló el toro a los "cuatro gobernantes mamarrachos". El coro de Pardo y Rivas le da pal pelo a los "chuflas" que andan discutiendo por el logotipo de La Pepa mientras que "no hay ná hecho", si acaso "un trocito de puente". Por no hablar del Museo del Carnaval, primo hermano del Museo del Ná. "A ver si hay suerte cuando se celebren 300 años".
El Falla siente también la erótica del poder. No, espérate. Hombre, porfavó. El Selu, el que sabe-sabe, aplica una vuelta de tuerca al ya jartible antipiropo a la alcaldesa y la llama guapa, ensalza la belleza de doña Teo, recuerda el ajetreo, la vitalidad, pum, pum, pum, elogia sus infraestructuras y remata la copla de esta guisa: "Aquí somos todos de izquierdas, pero cuando hay elecciones veo la rajita de su urna y allí mismo le meto el voto". Ííííín. El que lo coja pa él. Las cosas de Cádiz, el doble sentido democrático, los apuntes sociológicos de la chirigota que suele presentar auténticos retratos. Y letras para asimilar, sin obviedades, listas para el microondas. Como la que habla del "plan de los jóvenes" y su amor propio. Entre tanto tufillo a musical descafeinado, se agradece la agudeza del Selu, la sinceridad de Juan Fernández, las travesuras del Sheriff o la transparencia de ideas de otras agrupaciones que, acaso sin pretenderlo, confiesan sus celos a las chirigotas callejeras, dejan patente que nunca debieron cruzar el Missisipi de preliminares o llegan convencidos del éxito ficticio, exigiendo, chantajeando, abusando del gerundio. Qué doló de ellas. Algo habrán hecho con el atrezzo.
A la gente que acude al Mercafalla le gustan los golpes con marcas registradas, rechaza las letras pa devolver y, a veces, pa qué lo vamos a negar, reclama a los autores de Carnaval la coherencia, integridad y valentía que el resto del planeta gaditano no demuestra durante el resto del año. La chirigota de cajeras y la comparsa de currelantes de sueños reafirman su compromiso social. Entre las grandes ofertas de 3 por 4 se encuentran geográficas reivindicaciones de Andalucía, "abandoná en el callejón, pese a su inmensa cultura, sin trabajo, rebuscando entre las sobras de la basura". Por no hablar del pasodoble versus los malos tratos, que aboga por "abrir puertas, no callarlo, que el vecino del Tercero pega a su mujer borracho". A las mujeres les encanta, dicho sea de paso, el lado femenino de las agrupaciones masculinas, ellos lo saben y se dejan querer a cambio de ponerse en la piel de ellas. Parece fácil. No lo es. Lulu, el hombre de las tres piernas, entiende más de comunicación que un catedrático de Tontería.
Para escuchar las coplas, nada mejor que un transistor a pilas. La radio invita a escuchar, en los demás medios se oye el concurso; en la radio se le ven hasta las ideas al Falla. Sin conservantes ni colorantes.
En el concurso de ideas del Falla, la comparsa de Juan Fernández contesta a la comparsa de Antonio Martín. Con clase, sin improperios, aquí cada uno lleva su razón. "No nací en la calle San Vicente, ni soy viñero, ni caletero", prologa Fernández para situar la acción, no sin antes abundar en la lucha de Astilleros y Delphi, denunciar que no vio a los autores carnavalescos en las manifestaciones y cerrar su diatriba interpelando a lo cantado por Martín: "El Carnaval pertenece a La Viña y al mundo entero". Para subrayar su condición rebelde e hiperrealista, la comparsa pone el eedo en la llaga del trabajo y la vivienda, mira a la tierra prometida de Castellón y lamenta que el gaditano viva en un paraíso terrenal muy hermoso pero sin futuro para la juventud. "A ver si hay suerte".
Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

martes, 10 de febrero de 2009

A las damas primero

En pleno toma y daca entre el dolor y el placer, los autores se juegan los cuartos y ya no escatiman elogios o andanadas. La delgada línea que separa la demagogia del populismo, el buen gusto y lo borde, la sinceridad y el falserío, adopta trazos invisibles, imposibles, sujetos a opiniones diversas, incluidas las que se expresan con altanería y prepotencia. ¿Es o no? En la primera sesión de verdad hubo de todo, desde la primera copla que critica abiertamente a la Reina Sofía hasta la última pamplina irónica sobre la crisis. Que suba todo menos el Xerez, cantan por ahí. Este año se insulta menos al jerezano, será porque en el concurso anterior las coplas se volvieron en contra, cual bumeranes, y pasó lo que pasó, al pozo del tirón.
Las reinas del congelao dibujan dos pasadobles findus la mar de animados y con mensaje incorporado. A doña Sofía, que parecía "una mosquita muerta", la convidada de piedra, le recuerdan que en la tierra que la trajo al mundo inventaron el griego, así que no entienden cómo desaprueba el matrimonio gay, ecos de la controvertida entrevista con Pilar Urbano. Tras aconsejarle que no muerda la mano que le da de comer y hacer equilibrios con la libertad y la democracia, los chirigoteros del Canijo disparan: "Si le sale un nieto maricón nos alegramos; seguro que hay boda y además se la pagamos". Se mojan las mojarritas. Primeras damas en jaque.
No quedó atrás, listo para la reflexión, la copla sobre la blanca nieve, la droga de los ricos más canallas, la que "no me hace falta para cantar en el Falla". Ya se sabe que, algunas noches, en el Falla se ven hasta estalactitas, nieva fuerte. El hombre del tiempo se ha vuelto loco.
La que le están dando, como cabía esperar, a la lenguaraz diputada catalana que se metió con la minstra Magdalena por su chistoso acento. Por cierto, nadie sabe dónde le habrán visto la gracia a la isleña con cartera, pero vamos. En una misma función se pueden escuchar letras para arrancar el aplauso fácil, poniendo opiniones individuales en boca de un pueblo -Pastrana jevi- o pasodobles inteligentes como el de los trasnochadores, entonado con zeta de principio a fin, al más puro estilo "canne en zarza". Los mismos vampiros reivindican el amor libre, repudian la discriminación de sexos, se muestran de lo más igualitarios y fraternales hasta que mentan el nabo por ahí, esto es, su miembro civil, y cuando recurren al ardid de la Bibiana para alcanzar notoriedad, aquello de las miembras, caen en la trampa. Qué pesaos con la alcaldesa. Desde lo de "Teo, Teo, hasta el nombre lo tiene feo", El Libi dixit, no tienen color las referencias al físico de Ella. "Estoy mirando pa la alcaldesa y los femeninos no los encuentro". Grandes oportunidades perdidas de criticar su gestión, o será que no encuentran pegas, o será que cierra puertas meterse con la autoridad por derecho, o será lo que sea, pero a doña Teófila no le dicen de todo menos bonita. Ni a Vicente Sánchez, que pronto llegará tó encarajotao por mor del jet lag. Hay gustos y mal gusto para todos. Por cierto, alguien tilda de fea a la vicepresidenta. Ahí llevan razón, jeje. (Observen la contradicción del chufla arriba firmante). Bien es cierto que todo depende de cómo se diga, y las fronteras se difuminan, entre bromas y veras, igual que los chicucos majaras hablan en clave de Bahía, toda una novedad mancomunada, pero suscriben una loa a las precursoras, la Salvaora y la Petróleo.
En la excepción de la regla, un cuplecito sarcástico sobre el tornadito, que doña Teo ha prometido que estará terminado pal Doce, y las consecuencias del trabajo sucio en materia de "reclusos humanos": a Blancanieves la han dejado con un enano. Y al mundo, sordo e insensible, gran copla de los comecaminos. Bip, bip.
Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz

lunes, 9 de febrero de 2009

Cuando las coplas se salen del tiesto

Algo tendrán las coplas, y acaso el espíritu libre del gaditano, que no hay manera de etiquetarlas, ni de almacenarlas, ni de usarlas como arma arrojadiza, ni de servir a nadie. Las coplas vuelan libres, se salen del tiesto, por mucho que algunos pretendan teledirigirlas. Cualquier autor aspira a lograr que su repertorio sea de todos, que al cabo de los años se cante, vaya suerte de tradición oral. Cádiz le habla clarito al mundo, el mundo ya no es redondo, el globo asiste impertérrito al espectáculo sin fin y busca, rebusca entre los escombros del olvido. Pretenden enmarcar las coplas en propiedades, derechos y exclusividades se escapa a la razón, miren por dónde cada día ofrece ejemplos de lo contrario. Hay gente ahí afuera que necesita las coplas como el aire, que no entiende de promociones turísticas sino del mensaje de cada copla. El día que Cádiz deje de mirarse al ombligo ...
Llegó con el tornado que tanto en Cádiz ha dado que hablar. Luce tres eles en su identidad cibernética, saltó de su blog a otro blog y luego a otro, azorada por la curiosidad atizada por la levantera que alarmó tontamente a medio Cádiz, y allí encontró una copla sencilla y arrebatadora. Barbateña de Belén, profesora de Universidad en el corazón de Palestina, la joven exiliada halló la letra de la comparsa de Los Ruinas, ecos de la letra, pues aún no se cuelgan las letras nada más cantarse en el Falla, no sé a qué esperamos. Mensaje de horror, preguntas al cielo, una letra que seguramente acudirá al certamen de Derechos Humanos, obra de Miguel Ángel García Argüez, cantada por la comparsa de Cheza, hecha suya por el gaditano solidario. Llegó ella de casualidad a un rincón soleado de la blogosfera y se presentó: "Trabajo en la Universidad de Belén y ahora que se acerca el momento de hablarles de Carnaval, qué mejor para entender cómo empatizamos con ellos que mostrarles esta letra. Un saludo desde Palestina". Habría que enviarle un dossier, un cuaderno, un archivo completo con todas las letras sobre Palestina que se han cantado y se cantarán este año en el Falla y en la calle. Los universitarios de Belén lo agradecerán. La copla puede confortarles, espolearles, hacerles sentir libres en su escueto e injusto mundo, lanzarse a la aventura de escribir letras y músicas propias para arrojarlas al aire como quien impulsa a una paloma a tomar fuerzas y volar libre. La profesora barbateña lleva dos años en la zona, en la Belén real, no en Belén con los pastores. En Belén con los pastores viven desnortaos muchos chovinistas exacerbados o yoyoístas enfermos de egoísmo y envidia, y otros autores que entonan inútiles cantos a su estampa y a la de sus enemigos íntimos. El día que el Carnaval de Cádiz deje de mirarse al ombligo ...
La asombrosa y hermosa función social y cultural de la mencionada copla de Los Ruinas pone de manifiesto el poder de la palabra, los avances de los medios de comunicación, los sueños de libertad en el mundo, campanas de redención, portazos a la censura y esperanza. Las coplas, a ver si nos enteramos, no se muestran a un jurado, ni al público de un concurso, ni mucho menos a las autoridades incompetentes, las coplas vuelan libres, ¡cogedlas ahí!

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz