sábado, 31 de octubre de 2009

El nuevo despertar de Cádiz

"Cádiz es una ciudad adomercida que sólo piensa en cofradías, carnaval y fútbol. Lo demás no existe. Defraudaríamos la herencia de los ilustrados de dos siglos atrás, los que propiciaron el cambio de súbditos a ciudadanos, si todo el año 2012 se convirtiese en una fiesta. Me da coraje que algunos responsables institucionales piensen así. La clave del Bicentenario es la libertad, y su propósito, difundir y fomentar los valores cívicos, sociales y políticos que residen en la democracia". ¿Con la que está cayendo en la política nacional? "Precisamente ahora, cuando la gente sigue votando a un político corrupto y las mayorías absolutas se utilizan de aquella manera, es el momento de despertar". Alberto Ramos Santana, que mira al Doce desde su condición de componente de la Comisión Nacional y el Consorcio para el Bicentenario pone el acento en el Cádiz del triángulo mágico, "la sociedad aletargada que deja pasar todo de forma condescendiente y pasota. El Doce debe ser el despertar", subraya. "Tenemos que aprender a desarrollar de nuevo nuestros derechos y no conrformarnos con regalos". De súbdito a ciudadano, y viceversa. Insumisión activa y constructiva. Lo llama "reacción de la sociedad civil".
De historias más o menos contemporáneos catedrático es Ramos Santana, quien trabaja desde el año 2000 en el grupo de investigación auspiciado por la Junta, un proyecto global en torno a Las Cortes de Cádiz como eje de la democracia moderna, al tiempo que coordina una red iberoamericana de historiadores al abrigo del Bicentenario de La Pepa, compartiendo tarea con compañeros de Ecuador, Argentina, Cuba, Costa Rica, El Salvador y México. Tampoco olvida los vínculos del Doce entre Cádiz y Quito, que merecen una cátedra en la Uca. Ramos Santana, tan partidiario como crítico con las cosas de Cádiz, sospecha que el recelo ciudadano hacia los políticos con el Doce de telón de fondo y sus eternas disputas en el vaivén del tiempo, se atribuye a "la falta de transmisión de los partidos, que no fomentan ni potencian el consenso en la organización del Bicentenario, ni tampoco sus pilares básicos, la gente piensa que el Bicentenario es política mientras los políticos viajan por su cuenta a América o vuelven a las hostilidades poco después de firmar un pacto".
La desidia gaditana, entroncada con el chovinismo exacerbado, recuerda a Ramos los viejos eslóganes del Loco de la Colina o de algún grupo musical, los típicos, y piensa en voz alta: "Cádiz es una ciudad espléndida que se mira demasiado el ombligo, creyéndose que es el mundo. A Cádiz le falta viajar".
Ramos Santana, que habla claro, tropieza a veces con la intolerancia o la escasez de reflejos ajenos, en sus comunicaciones o artículos. "Una vez escribí que el Bicentenario es un asunto de Estado en un escenario privilegiado, pues me dijeron que quería despojar a Cádiz de sus cosas. Me gustaría que Cádiz fuese crítica, feliz y próspera", apunta con vehemencia, no sin antes detenerse de nuevo en las piedras angulares del Doce, la profundización en los valores de la Constitución que abrieron tantas puertas y percepciones. "Se están llevando a cabo actividades muy positivas en los colegios, a través del Ayuntamiento y la Diputación, una labor pedagógica muy importante. Pero hay que llegar más al fondo. No sé si ha pillado el toro en algunas cuestiones, quedan meses para el Diez en San Fernando y hay que dar ejemplo de consenso y evitar peleas, a veces parece que los consorcios compiten entre sí. Hace falta visión de futuro, generosidad y conciencia de los beneficios generales que trae la conmemoración. En otros lugares, efemérides en Estados Unidos o Francia, por citar dos ejemplos, no han causado disputas políticas, sino todo lo contrario. Nada de codazos para salir en las fotos. Consenso. Aquí en Cádiz, con La Pepa a la vuelta de la esquina, la situación se ha tranquilizado un poco, pero sigue habiendo tensión política", y evoca antiguas acusaciones mutuas de deslealtad o agresiones que a nada condujeron. Paradoja en do mayor."El significado del Doce representa todo lo contrario. Realistas y liberales aunaron esfuerzos para acordar una Constitución para todos, y dos siglos después se escenifican episodios nada edificantes. La Pepa se parece a la Constitución del 78 precisamente en el consenso que ambas atrajeron". Hoy, en cambio, el bipartidismo, que afecta a la política, el fútbol y otras muchas disciplinas, divide sin vencer, ni convencer. "Más que dividida en rojos y azules, o en madridistas o barcelonistas, yo percibo en la gente cierta fobia, aquí manda más la fobia que una postura ideológica. Ahora muchos no opinan por sus ideas sino por la manía que le tienen al adversario". Y de ahí al insulto, al desprecio y al silencio, cuando todos gritan y nadie escucha. En los despachos y en los bares. Ramos Santana ironiza sobre fútbol, dice que hay más antimadridistas que barcelonistas, y reconoce, entre bromas y veras. "Soy del Alcorcón. Antes era del Madrid, ahora del Alcorcón". Cuatro razones para ello.
"¿Y en el Trece, qué?, pregunta al aire Alberto Ramos. "Cádiz saldrá ganando con el Oratorio, las rehabilitaciones, las nuevas infraestructuras, el puente para que entren más coches que nunca, y demás, pero no debe quedar la cosa ahí, no sólo de pan vive el hombre. Hay que profundizar en los valores de la convivencia, los valores morales y políticos que nos han traído hasta aquí, que tanto se contradicen con la educación cívica actual: tiramos papeles al suelo, colillas en la puerta de los bares, cacas de perro, motos a escape libre ... el tren corre más rápido, avanzamos en muchas cuestiones, pero seguimos bajando la basura a deshora, dejamos los muebles en mitad de la calle, pintamos una fachada recién restaurada o rompen los bancos de una plaza. Ya no se trata de vandalismo de niñatos, lo hacen las personas mayores, lo cual se antoja preocupante. Ver a un abogado o a un concejal en moto sin casco o conduciendo por una calle peatonal produce estupor".
Pese a su espíritu crítico acerca del gaditanismo mal entendido, Ramos Santana ha sido socio del Cádiz durante años, por no hablar de su afición al Carnaval, del que ha escrito incluso un excelente libro, "Carnaval secuestrado". "Y además soy incapaz de cruzar una calle al paso de una cofradía, la respeto". Dicho ésto, "una cosa no quita la otra", "a ver si entre todos ponemos granitos de arena de aquí al Doce, y del Trece en adelante, para que el Bicentenario salga muy bien y que mediante su influjo la ciudad relamente cambie y la sociedad sea renovada". El desafío. El despertar.
Octubre 09, Diario de Cádiz

viernes, 30 de octubre de 2009

Cádiz es Wichita con más parados (la peli de Tom Cruise y Cameron Díaz)

Todo es posible entre el Palillero y el Mentidero. "Ya han venido por aquí", apuntan en casi todos los comercios de la calle Ancha. "Estuvieron tomando medidas durante una semana", certifican en la copistería San Rafael. Los de la 20th Century Fox ya saben que la calle Ancha no es ancha, ni larga, ni ná, pero tiene un encanto especial. Y unos precios por metro cuadrado de superproducción en tiempos caninos. "Vino un tío a medir", confiesa otro industrial envolviendo el rodaje de Wichita en el misterio novelero que tanto gusta en Cádiz. Un productor de la compañía subcontratada por los yanquis se acercó a la tienda de informática Risc, compró un cartucho de tinta como quien no quiere la cosa y anunció la buena nueva. "Van a cortar la calle, tenemos que cerrar durante dos o tres días", dicen que dijo el gachó. "Pero desde entonces, nada, oficialmente no sabemos nada del asunto", lo que traducido resulta que nadie, ni de la película ni del Ayuntamiento, ha comunicado los planes concretos ni ha puesto sobre la mesa una oferta. Sin euros no hay Wichita. "Cuentan con nosotros pero sin nosotros. Tendríamos que ser los primeros en saberlo", remarcan en la tienda de productos electrónicos. La Century Fox ya sabe sus medidas, las medidas de su escaparate, así como las hechuras del resto del variopinto comercio de la zona. Corre el rumor como volarán los coches por las calles peatonales del casco histórico gaditano. Al final de la escapada, la calle Ancha a pique de un repique, serán las escenas finales de la cinta, una trepidante persecución en bólidos de colores. Lo típico.
No creen en la calle Ancha que Tom Cruise y Cameron Díaz vayan a estamparse contra las vidrieras de los juguetes del siglo, las tiendas de ropa o las fachadas de la Prensa o el Ateneo. Con la de sitios que hay en Cádiz. Por algo han cerrado los Italianos, para evitar el estropicio. Imaginan algunos industriales que la productora colocará escaparates falsos y extremará las medidas de seguridad. "La calle Ancha, como Columela, no es una calle cuaqluiera", insisten en Risc, el negocio donde tienen más claras las cuestiones acerca del rodaje, si es que alguien sabe algo certero. "Parece que vendrán a finales de noviembre, en principio no ponemos inconvenientes, pero esperamos que ofrezcan una compensación económica razonable y justa, aquí trabajamos cinco personas y tres días sin abrir supone un riesgo", comenta el propietario de Risc, quien se hace eco de los hipotéticos planes en torno a la persecución de marras. "Unos dicen que se realizará entre Ancha y el Palillero, otros entre Ancha y el Mentidero, incluyendo los aledaños de la plaza de San Antonio". Sálvese quien pueda. Tal vez acabe la cosa con una tapitas en el Veedor, Serrallo y Gotinga, el mejor desenlace de la película, con Tom Cruise tó estirao y la Cameron Díaz hablando pichinglis a mandíbula batiente. Ya riman Wichitas con cosas feas y no tan feas, preludio de las coplas carnavalescas. Por cierto, en el Millonario tampoco saben nada, la Century Fox no se ha puesto en contacto con ellos, craso error, ni para la persecución ni para el vestuario de los tropecientos extras en busca de un dinerito extra.
En los locales públicos de la calle Ancha consultados, no obstante, ven con buenos ojos la experiencia, bromean en torno a los actores, recuerdan que Cádiz ya fue escenario de películas de relumbrón, se acuerdan de James Bond y de Halle Berry y auguran días divertidos y curiosos. También pueden contar anécdotas sin fin algunos industriales de la provincia, los vejeriegos que asistieron atónitos al cambio de paisaje urbano de Onassis o los trebujeneros que sacaron tajada del Imperio del Sol de Spileberg, aquella vez llegaron a comprar medio pueblo, por así decirlo, y cerrar hasta la peluquería para la Warner Bros. Un pelotazo. Las escenas gaditanas de Wichita serán diferentes, visto y no visto, y al parecer ocuparán unos diez minutos en la película. De la plata al plató, de la capital del aire, como llaman a Wichita por la parte de Kansas, al descubrimiento de la luz, la ciudad de los tres mil años y pico, muchos más que la Century Fox y que todo Hollywood con todas sus estrellas.
Wichita se rueda estos días en Boston, precisamente la ciudad estadounidense de la que Cádiz tomó prestada la idea de la línea carmesí, la guía del asfalto para los turistas desnortados. Pasará de igual modo por Acapulco, Roma, París o Atenas. Pasará como un ciclón por la calle Ancha, incluida la prestigiosa librería Quorum, abrazada por el destino para lo bueno y lo malo, los galardones y el pavoroso incendio de triste recuerdo. Comentaban ayer que la tienda apenas notará el paso de la comitiva infernal de la peli, pues el escaparate se encuentra más recogido y pertrechado. Todo lo contrario ocurrirá en el caso de la cafetería, el bar Liba o los imaginarios juguetes de Imaginarium, donde apenas tenían noticias de la película. En cambio, en Caramelo confirmaban la comunicación de la productora, todo el mundo lo sabe, nadie sabe nada, habrá que llegar a un acuerdo, el tiempo vuela, la calle Ancha no es ancha, ni larga, ni ná.

Ahí va la crónica de Tamara García sobre la selección de figurantes para la película Wichita en Cádiz. La foto es de Lourdes de Vicente
http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/550692/la/masiva/afluencia/casting/sorprende/la/productora.html

miércoles, 28 de octubre de 2009

Taquillazo necrofílico

Esto es todo, amigos. Más morbo. Más millones. Lo que pudo haber sido. Y no fue. Dos semanas para asistir a la muerte y resurrección de Michael Jackson. Aún quedan entradas. No se lo pierda. La catástrofe mayor. Taquillazo asegurado. Los últimos pasos de baile del chico malo. Cuatro meses después del fin de sus días, Jackson y sus circunstancias: el éxito, la fama, la música y la enfermedad. Y entre tanto pelotazo mediático, salpicado de medias verdades en el regreso triunfal del "nuevo periodismo" que lanza preguntas al aire en lugar de buscar las respuestas, un ingrediente más que añadir: cierta agrupación de admiradores creada en internet denuncia que el documental, que esta noche se estrena a nivel mundial, "oculta la verdad sobre el estado de salud de Michael". Ya estamos liados. Los fans de Jackson, que aseguran haber enviado cartas al cantante cuatro días antes del luctuoso y rentable suceso "pidiéndole que detuviera la gira", acusan a los promotores del negocio de ser "parcialmente responsables" de la muerte del artista, amén de "disimular" la situación extrema que vivía éste. El director de la cinta, Kenny Ortega, niega la supuesta falta de auxilio a Jackson: "Michael era un adulto, no quisimos tratarlo como a un bebé", aunque revela que el artista "pasaba noches sin dormir". Sobredosis de emociones encontradas. Los mencionados fans quieren que la gente "vea la película con ojo crítico".
"This is it" relata los ensayos de Michael Jackson, en los días previos a la serie de cincuenta conciertos que iba a ofrecer la estrella en Londres para paliar la grave situación económica que padecía. Mil horas de grabación. Como los japoneses tampoco duermen, la Sony abonó 60 millones de dólares por los derechos del filme, del que se esperan recaudar más de 600 millones de machacantes all over the world. Nadie sabe quién, cómo y de qué manera se cuentan estos dineros. Casi nadie habla de la música tan maravillosa que Jackson fue capaz de ofrecer en sus mejores momentos. Ni siquiera su familia, que en los fastos fúnebres y demás episodios parece más propia de American Gangster. Con perdón. Padre explotador, hermanos poco discretos, hijos en terapia, aduladores de última hora.
Los creadores del filme aseguran que no se trata de un musical, ni de un documental, así que imaginemos el pastiche. El mismo Ortega anuncia que habrá una sorpresa para los hispanoparlantes, pues Jackson se arranca un poco en español, y que durante los ensayos se ejecutaron coreografías novedosas, además de dar rienda a un tema presuntamente inédito, perfil humano, imágenes íntimas que demuestran que el cantante se involucraba de pleno en todo lo concerniente a su trabajo. La magia y la energía de Jackson quedan fuera de toda duda a lo largo de las veinticuatro canciones que integran la película.
Liz Taylor, la amiga del cantante que precisamente pasa ahora por una etapa crítica de salud, ha escrito en su espacio de twitter que lloró de alegría al ver el estreno previo de "This is it". La célebre actriz, que rechazó acudir a los funerales del cantante al estimar que montaron un burdo y penoso espectáculo, señala, no obstante, que la película "es la pieza cinematográfica más brillante que he visto", apunta que "nunca habrá alguien de la talla de Michael", y precisa que la cinta logra capturar los diferentes estados de ánimo y sus asombrosas dotes artísticas.
Al tiempo, despachan caretas de Jackson para las fiestas de Halloween, la ciudad de Los Ángeles asiste al duelo entre Jackson y los Lakers, que inician la temporada de la Nba, y un surrealista corredor de fondo participa en la gran maratón de Lima bajo el signo del "Michael Jackson peruano". Los hay que invocan el espíritu del cantante, otros abrazan tópicos en los telediarios mencionando mil veces a los reyes y reinas del pop, incubando infundios o cuestiones sin comprobar. Y Michael Jackson retorna a la cúspide de ventas, blanquea aún más su imagen, acaso recupera el tiempo y el prestigio perdidos y sigue baliando sobre sus recuerdos. Esto no es todo, amigos. Habrá más negocio por delante. Y por detrás. La película de marras, que en principio sólo permanecerá catorce días en pantalla, tal vez para motivar a la industria del deuvedé navideño, se rodó, según la idea inicial, de cara a unos hipotéticos extras en los discos y documentales acerca de las cincuenta noches en Londres. Algo así como la trastienda del espectáculo, no un filme en sí mismo. La muerte del cantante encendió la chispa, money, money, y con los rescoldos los promotores de la gira inglesa de Jackson intentaron reaccionar a última hora sustituyendo al finado con un golpe de efecto que no ha fructificado de milagro: la resurrección de Abba. De vez en cuando, el olvido se hace el sueco.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Victoria Williams y Simone White, duelo de damas en El Puerto

La doble uve del country y el folk americano, esta noche en el teatro Pedro Muñoz Seca. Una figura consagrada, Victoria Williams, y una promesa en ciernes, la hawaiana Simone White, comparten cartel de altura en la Escena Rock portuense. La ya inevitable promoción del "copiar y pegar" habla de una cantante reivindicada por Lou Reed, Pearl Jam y Lucinda Williams, por un lado, y de una bellísima voz que ya comparan con Joni Mitchell, pero ellas representan mucho más. Victoria derrota sus males, la esclerosis múltiple que le descubrieron en el 93, y ejerce la poesía simple y pura con maestría. Simone, que viene de familia de artistas, practica multitud de disciplinas y se adentra en las profundidades del folk, lo mismo que Victoria reina en los círculos del country alternativo.
Si la Williams, que fue esposa de Peter Case y Marc Olson, dibuja paisajes y describe objetos con precisión y un arte descomunal, la White canta de categoría. Victoria graba en la actualidad su nuevo disco en el desierto de Joshua Tree, bajo la producción de Isobel Campbell, ex de Belle & Sebastian. Acaba de apurar una gira en comandita con Vic Chesnut, otro exponente del country personal y de elevada calidad. La reivindicación de los artistas de relumbrón mencionados tiene un explicación: numerosos grupos y cantantes de postín se reunieron años atrás para registrar un disco de homenaje a Victoria Williams cuando se supo de la existencia de tal enfermedad. Solidaridad y admiración. La cantante sigue en plena forma. En estudio y en directo. El Puerto conocerá esta noche a aquella "Miss Williams Guitar" que protagonizó la canción del mismo título en el legendario "Tomorrow the green grass" de los Jayhawks.
Por su parte, Simone White, elogiada y mimada por crítica y afición, muestra su libro de familia: madre cantautora, padre escultor, tío escritor de canciones pop, abuelo poeta y abuela estrella del burlesque. Ahí es nada. De ahí que la cantante, que reside en California, se desenvuelva con destreza en la escritura, la fotografía, el teatro o el cine. Simone, con tres discos en su haber, cautiva con su voz y su peculiar estilo a la escena folk americana.
Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Depp se merece el papel de su vida

Ahí va el teletipo de Otr Press:
"Leonardo DiCaprio, George Clooney o Johnny Depp. Una de estas tres megaestrellas de Hollywood protagonizará Sinatra, el biopic sobre el mítico artista que dirigirá Martin Scorsese. Y cada uno tiene sus bazas para hacerse con el papel. Según informa el diario británico The Guardian, el que partía con una posición de ventaja al ser el favorito del director era, cómo no, Leonardo DiCaprio, el actor fetiche de Scorsese en los últimos años y al que ya ha dirigido en cuatro ocasiones. Pero parece que Universal, el estudio que está detrás del proyecto, tiene la mirada puesta en el hipertaquillero Johnny Depp y quiere que la camaleónica estrella de Piratas del Caribe se meta en la piel del artista, sobre todo después de ver su trabajo encarnando a John Dillinger en Enemigos Públicos. Mientras tanto, Clooney sigue en su empeño de encarnar a La Voz, y tiene de su lado a una aliada muy poderosa, Tina, nada más y nada menos que la hija de Sinatra, que tiene mucha influencia a la hora de dar el visto bueno a todo el proyecto. Y es que Tina cree que Clooney encarna mucho mejor la imagen de galán, de gentleman de su padre, la faceta que quiere reflejar en la gran pantalla dejando a un lado sus escándalos con las drogas y el alcohol, punto en el que ni Universal ni Scorsese están en nada de acuerdo. En todo caso, la elección del actor se reducirá finalmente a eso, a una cuestión de imagen, ya que la película utilizará grabaciones de Sinatra y no será necesario que el protagonista de el cante en el biopic. DiCaprio, Clooney o Depp, sea como fuere, la elección final no debe demorarse, ya que el rodaje de Sinatra tendrá que comenzar a principios de año para cumplir con la fecha del estreno, previsto para los primeros meses de 2011".
Voto por Depp, sin duda.

martes, 27 de octubre de 2009

Vinagre y Rosas, el disco "roteño" de Joaquín Sabina

Nació en Praga, creció en Rota, se llama "Vinagre y Rosas". Joaquín Sabina rompe casi cinco años de silencio discográfico, pasa del "Alivio de Luto" al puro desamor, su nuevo disco ofrece el sabor agridulce de sus momentos álgidos, valga la paradoja, y anuncia gira por la Piel de Toro. Estrenado ya el primer single, "Tiramisú de limón", donde Sabina se alía con el dúo Pereza, el futbolista Guti y el gran Joan Manuel Serrat, la flamante colección de canciones del artista andaluz se publicará el día 17 de noviembre, también en formato de disco-libro, y tres días después sonará ya en directo, en Salamanca, con las localidades agotadas en escasas horas. La gira, aun sin confirmar las fechas definitivas, concluirá el 22 de diciembre en Málaga y luego se extenderá por diversos países suramericanos.
Amén del par de piezas compartidas con Pereza, que destilan aires porteños, el núcleo del disco está producido por los inseparables Antonio García de Diego, Pancho Varona y José Antonio Romero. La mayor parte de los temas vio la luz en Praga, allá que se fueron Sabina y el escritor y amigo Benjamín Prado para hallar la inspiración. Les salió un disco pleno de vinagre y rosas. Rota, donde Sabina veranea junto al propio Prado, Almudena Grandes, Luis García Montero y otros literatos de postín, con Felipe Benítez Reyes como anfitrión, adornó las composiciones. En la villa roteña cobraron vida poco a poco, desde el verano de 2008, cuando Sabina comenzó a participar en los recitales poéticos organizados por el "clan literario" que ha hecho de Rota su refugio y su descanso.
Con la "pequeña" ayuda de sus amigos y de la luz bañada por la costa gaditana, Sabina completó el disco, que contiene títulos tan sugerentes como "Cristales de Bohemia", "Crisis", "Virgen de la Amargura", "Embustera", "Violetas para Violeta" y "Viudita de Clicquot", la segunda parte de "A mis cuarenta y diez". Sabina ya cuenta cincuenta y diez. Forever young. Trabajito le ha costado llegar hasta aquí, su carrera se trufó de vaivenes por mor del célebre "marichalazo". "Pa habernos matao", confesó el artista. En recientes declaraciones al diario chileno El Mercurio, apuntó: "Levanté el pie del acelerador para no ser un cantante muerto". En Rota, precisamente, Sabina se mostró mejorcito de lo suyo, nunca ocultó que sus amigos poetas de Rota le "salvaron" la vida artística, y quizá la anímica; le empujaron a seguir construyendo canciones que ya pertenecen a todos. Y a publicar sonetos y a convertirse en lo que siempre fue, un poeta con más veras, el cantante que vende libros, ahora que no se despachan discos, el poeta para escuchar y el músico para leer. Su éxito editorial ha colmado en parte este lustro huérfano de disco. Prado y García Montero tienen mucha "culpa" de la eclosión del poeta Sabina y del espíritu que impregna las coplas consagradas en el nuevo disco.
Pancho Varona, en su blog, escribe de esta guisa sobre la gestación del disco: "En noviembre empezamos con muchos bríos, en diciembre se nos bajaron los humos. Luego Joaquín y Benjamín Prado viajaron a Praga y se trajeron un puñado de buenísimas letritas nuevecitas y relucientes. Y ahí nació el disco realmente, en Praga. Después vino el viaje a Rota y el subidón musical...y luego un segundo viaje a Rota con otro subidón".
Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

lunes, 26 de octubre de 2009

Guantánamo, música y tortura

"No con mi música". Artistas de diverso pelaje exigen a Obama que cumpla su promesa de cerrar Guantánamo, no sin antes apagar la música como sistema
de tortura. Denuncian el uso de sus canciones para tales menesteres. Ahí va un interesante y significativo artículo publicado en el diario Público http://www.publico.es/culturas/263162/musica donde se exponen los pormenores, y dejo también una lista de canciones empleadas por la anterior administración yanqui para violar los derechos humanos. Los 24 Principales de Guantánamo, pero dicen que hay muchas más, de hecho los artistas unidos por la causa reclaman al gobierno americano que dé a conocer la relación completa de canciones usadas de tan vil manera, por supuesto sin permiso de sus autores e intérpretes.
1. Deicide - Fuck Your God 2. Dope - Die MF Die 3. Dope - Take Your Best Shot 4. Eminem - White America 5. Eminem - Kim 6. Barney - Barney Theme Song 7. Drowning Pool - Bodies 8. Metallica - Enter Sandman 9. Anuncio de TV - Meaw Mix 10. Series de TV - Barrio Sésamo 11. David Gray - Babylon 12. Bruce Springsteen - Born in the U.S.A. 13. AC/DC - Shoot to Thrill 14. AC/DC - Hells Bells 15. Bee Gees - Staying Alive 16. Tupac - All eyes on me 17. Christina Aguilera ft. Redman - Dirrty 18. Neil Diamond - America 19. Rage Against The Machine - Bulls On Parade 20. Don McClean - American Pie 21. Saliva - Click Click Boom 22. Matchbox 20 - Cold 23. Hed P.E. - Swan Dive 24. Prince - Raspberry Beret

domingo, 25 de octubre de 2009

Quique González, conduciendo hacia El Puerto de Santa María

El mundo nunca era un pañuelo. El viaje más largo de Quique González, que retorna con su octavo disco, "Daiquiri Blues", registrado por su cuenta y riesgo en la meca del country, Nashville, guarda un destino cierto, El Puerto de Santa María. La ciudad portuense aparece en el primer single del álbum, estrenado ayer en forma de videoclip. En "La luna bajo el brazo", pieza que ya intrerpretó el artista madrileño en su anterior gira, la tocó en febrero del 2008 en la sala Mucho Teatro de El Puerto, pregunta González en primera persona: "¿Cuándo vas a venir otra vez por aquí?". Él mismo contesta: "Cuando gire el Poniente en tu pelo". Y luego relata el periplo al Sur, "conduciendo hacia El Puerto de Santa María, con tus piernas ardientes en el salpicadero". Exquisito tema de aires americanos, con profusión de pedal steel y una sentencia: "Lo tuvimos tan cerca que nunca lo vimos, lo perdimos tan fácil que valió la pena".
Quique González mantiene vínculos de afecto con músicos y amigos de El Puerto desde hace años, y nunca pierde de vista a la provincia gaditana, no en vano en su segundo disco ya mencionó a Conil de la Frontera en una de sus composiciones de sabor agridulce. Sólo ha actuado en una ocasión, precisamente la referida en El Puerto, pero conoce la ciudad por sus visitas esporádicas. La última vez, que se sepa, compartió unas horas con Enrique Bunbury, el músico aragonés afincado en la costa oeste portuense, que incluso subió al escenario a rubricar un sensacional dueto con el madrileño, "Pequeño rocanrol".
"Daiquiri Blues" saldrá al mercado el día 27 de octubre. Quique González iniciará su nueva gira en Sevilla, el 5 de diciembre, doce meses después de su despedida temporal de los escenarios para tomarse un año sabático que no ha sido tal. El cantautor eléctrico cambiará de banda, una vez superada la etapa del extraordinario "Avería y redención", su anterior trabajo; en Nashville contó con figuras rutilantes del lugar como Al Perkins, Will Kimbrough, Chirs Carmichael y Pat Buchanan, demostrando su madurez artística. A sus 36 años recién cumplidos, con más de una década de carrera a sus espaldas y una afición ganada a pulso, cara a cara, González afonta aventura discográfica merced al acuerdo de la agencia Last Tour International con Sony Music España, que se estrena precisamente con "Daiquiri Blues".
El periodista y guitarrista Nacho Sáenz de Tejada, que actualmente acompaña al gran Pablo Guerrero, destaca que la trayectoria de González "culmina con su disco más rotundo, más solido, más emocionado. Pura música con alma inspirada y artesana, canciones para saborear con calma, con delicadeza, como un bálsamo después de la herida".

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

¡La hora!

Dentro de un rato, las cosas volverán ocurrir por primera o segunda vez, nada de lo que suceda a la misma hora guardará relación, nadie sabe por qué damos un paso atrás, precisamente ahora, pero lo cierto es que a las tres serán las dos otra vez, lo que traducido resulta que podremos andar sobre nuestros pasos y arreglar algunos entuertos hechos a la misma hora o quizá más tarde que ahora. No entiendo algunas cosas acerca del tiempo, esta hora suena a nueva oportunidad, a relámpago de coco y a tiempo robado y luego devuelto sin intereses. Dentro de un rato estaremos en las mismas, aprovecha, que no se diga, mañana podrás vacilar de algo, recompensa de titanes, la vida como un longines, hasta después, hasta poco antes, al carajo el despertador.

sábado, 24 de octubre de 2009

Florcita Motuda

Brillante - cristalino - preocupante - misterioso
con dudas y temores ha llegado el FIN DE SIGLO
este es el tiempo U-E-U-E
este es el tiempo de grandes confusiones
pero tambien de grandes posibilidades (Elige!)
Tiempo de crisis - tiempo de cambios- tiempo de mente
tiempo de imaginar un nuevo siglo:
músico - poético - científico - ecológico y social.
Este es el tiempo de grandes confusiones
pero tambien de grandes posibilidades
de saltos libertarios-expansivos-contagiosos
"virulentos" de signo positivo.
Este es el tiempo de Inflamarse, Deprimirse o Transformarse
transformarse en algo original y no conocido hasta el día de hoy
este es el tiempo !Vivo!
un segundo !Vivo
un minuto !Vivo
una hora !Vivo
un dia una semana un mes un año...!Cumpleaños feliz!
Tiempo expansivo -tiempo creativo - tempo musical
andante -sostenutto - prestto - vivace - rallentando-
acelerando - rittardando -acelerando
tiempo de conectar el tejido
conectar los diferentes y vistuosos tiempos personales
con el bondadoso y sinfonico tiempo social
y así llegar a constituirse en un tiempo GRANDE-
en un tiempo ENORME - en un tiempo HERMOSO
Brillante,cristalino, transparente, luminoso
!Mi mente está inquieta, mi corazón sobresaltado, mi cuerpo tenso!
!Relaja tu cuerpo, tu corazon y tu mente!
Cómo?
Construyendo el Tiempo Vivo, el Tiempo Humano, el Tiempo del Hombre
qué dice!
yo soy el tiempo !Vivo
un segundo !Vivo
un minuto !Vivo
una hora !Vivo
un día una semana un mes un año...!Cumpleaños feliz!
Tiempo expansivo -tiempo creativo - tempo musical
andantte -sostenutto - prestto - vivace -rallentando-
acelerando -ritardando - acelerando
!No hay tiempo!
como tu quieras
te diré que el tiempo se expande o se contrae a piacere
de la misma manera como se ha construido esta cancion
este es el tiempo...de alejar el dolor
este es el tiempo... de acercar el placer
Este es el tiempo de grandes confusiones
pero tambien de grandes posibilidades
!Es un tiempo hermoso!
Brillante - cristalino - preocupante-
HA LLEGADO EL FIN DE SIGLO.
Florcita Motuda, en la foto, es un personaje muy popular en Chile desde hace más de veinte años. Extravagante y genial, se adelantó a su tiempo, incluso a éste, y todavía lleva unos días de ventaja. Busquen su canción más conocida, Gente.

Te recuerdo Amanda

Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada,
ibas a encontarte con él.
Con él, con él, con él, con él.
Son cinco minutos.
La vida es eterna en cinco minutos.
Suena la sirena. De vuelta al trabajo
y tú caminando lo iluminas todo,
los cinco minutos te hacen florecer.
Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.
La sonrisa ancha,
la lluvia en el pelo,
no importaba nada
ibas a encontrarte con él.
Con él, con él, con él, con él,
que partió a la sierra,
que nunca hizo daño.
Que partió a la sierra,
y en cinco minutos quedó destrozado.
Suena la sirena, de vuelta al trabajo
muchos no volvieron, tampoco Manuel.
Te recuerdo, Amanda,
la calle mojada,
corriendo a la fábrica
donde trabajaba Manuel.

Letra y música, Víctor Jara

Invocando el espíritu de Cádiz

Sale el sol en el hemisferio positivo de Cádiz, donde el derrotismo ostenta la minoría silenciosa. ¿Silencio en Cádiz? Habla con entusiasmo y sentido del ritmo la gerente del Consorcio del Doce, María Luisa García Juárez, para quien el Bicentenario es cosa seria, pero también amable. Un asunto de Estado. Al tiempo. Un siglo al frente del ente, desde el 29 de junio de 2007, recuerda ella con precisión. Como si hubiera pasado un mundo ¿Lo mejor? "Que se va despertando el espíritu de Cádiz. No paramos de recibir proyectos de todo tipo, asistimos al crecimiento del gusanillo cultural que siempre distinguió a esta ciudad". ¿Lo peor? "Que el Doce engancha y agota. Ni duermo, ni ná". Y eso que el café no le quita el sueño a esta mujer cafetera que ya piensa en el Trece "Cádiz será muchísimo mejor, estaremos conectados al resto del mundo gracias a las infraestructuras, por tierra, mar y aire, merced a la ampliación del aeropuerto jerezano, la expansión del puerto, el tren de alta velocidad, el segundo puente, el tranvía. Será un nuevo descubrimiento de Cádiz, que ya no dependerá exclusivamente del sol y las playas sino que experimentará un notable movimiento y desarrollo económico, social y cultural. Si somos conscientes de la importancia del Bicentenario de La Pepa, amanecerá un tiempo distinto en Cádiz". Malu, como la llaman sus amigos y la gente que trabaja con ella, evoca el Cádiz futuro, el futuro del pasado de Cádiz.
Ciertamente optimista, la gerente del Consorcio. "Siempre lo fui, incluso cuando todo el mundo tendió a la conjura universal". La redicha crisis no asusta. "No hemos sufrido recortes presupuestarios debido a la recesión económica, todo lo contrario, el Doce representa un acontecimiento amable para la iniciativa privada, lanza mensajes muy limpios y claros que encanta a los patrocinadores". Y a los particulares que llenan los cajones del Consorcio de proyectos de diverso calibre. Por "amable" no entiende algo así como simpático o gracioso, emplea el término desded el significado del evento, el nacimiento de la libertad. "El Doce también es un proyecto de gestión cultural, Cádiz es una ciudad creativa por naturaleza, así que recibimos ideas variopintas, algunas de ellas muy valientes, aquí la gente no se achica y piensa en cine, trabajos multimedia, música. Me paso las jornadas viendo a gente interesante de continuo". Buena señal. "Algunos proyectos que no podemos atender los remito a las televisiones, en el caso de producciones audiovisuales, y en otros casos sacamos temas a concurso. Había sed por un acontecimiento de este tipo". Y la conversación deriva en lo creativo, no sólo en el ámbito musical, flamenco y carnavalesco, la denominación de origen de la tierra. García Juárez admira el Carnaval callejero, las chirigotas ilegales, los reflejos y cambios de humor tan gaditanos. Tal vez por ello imagina un Doce "lleno de vida, bullicioso, multitudinario, alegre y festivo. Una fiesta que durará todo el año".
García Juárez se siente orgullosa de algunos proyectos del Consorcio como "la ambiciosa programación de música clásica, tanto a nivel selecto como en los colegios como vehículo de formación". Por fin la música en los colegios, idea que rima con libertad y horizontes abiertos. María Luisa sueña con que "vuelva el espíritu de Cádiz, confío en la formaciòn y en la cultura como sinónimos de progreso. A veces nos adormecemos", dice cuidando con esmero la elección de la palabra, "a veces la sociedad gaditana se abandona en la desidia, pero el Doce será una oportunidad cultural única, que no hubiera sido posible sin la existencia de la Constitución de 1812, sin aquella época de esplendor", y rememora los tiempos de teatros, tertulias, conciertos, "de una sociedad permeable, abierta y atlántica, la sociedad progresista que la gente de fuera valora en gran medida". ¿Cómo ve la gente a Cádiz? "Haciendo las Américas constatamos que nos ven así, progresistas y abiertos. Cádiz es la cara que no ofende. Cuando aún intentan demonizar al Imperio y a mirar con recelo a este país, desde algunos rincones de América, Cádiz no suena agresiva, allá saben que todos los movimientos independentistas americanos nacieron a raíz de Cádiz; bueno, la Constitución de Quito nació un mes antes que la nuestra. Nadie nos pinta de invasores, sino todo lo contrario".
La gerente del Consorcio no cree que haya dos 2012, dos Américas, dos hemisferios gaditanos, en función del signo político. Sonríe si le indican que las agendas internacionales parecen lucir al socaire de la ideología del visitante y del visitado, como si el PP tuviera más amigos en los países gobernados por conservadores y el PSOE en los rincones de la izquierda. "El Consorcio es de todos, nosotros vamos a todas partes. A medida que se acerque el Doce será imprescindible la unión, que todos vayamos a una, pues de lo contrario haríamos el ridículo. Nos esperan cumbres de jefes de Estado, fiestas, turismo, vamos a ser observados por América y Europa".
Entiende García Juárez que la labor de la vicepresidenta Fernández de la Vega ha aunado voluntades. "Las fotos de la visita de ayer, por ejemplo, se antojan muy positivas, guardan incluso un mensaje pedagógico y un toque de atención a quienes piensan en el desprestigio de la política". María Tereza y Teófila, mano a mano. Lo nunca visto. Adiós a la gresca política. "Vivimos una racha de amor", tercia ella con una pizca de ironía. La gerente es independiente, no pertenece a partido alguno. "Sigo siéndolo", remarca al aire. Afronta ahora el reto de crear una imagen de La Pepa, nada que ver con los lemas chovinistas gaditas que quedaron en el camino. No habrá bastinazos en forma de eslóganes, menos mal. "Cádiz tiene que aprender de 1812, de la ciudad plural y cosmopolitas, conservamos el talante". Y los Castillos, uno de cada hemisferio político. "El proyecto del castillo de San Sebastián ha costado lo suyo, pero estoy convencida de que Cádiz va a heredar un valor patrimonial de primer nivel. Veo el Castillo desde mi casa y siempre hay gente caminando de aquí para allá, prueba de que es un lugar vivo e integrado en la ciudad. Aspro a que se convierta en centro de visita obligada también por los turistas y un símbolo de la ciudad. Que nadie dude del esfuerzo, la coordinación y el trabajo diario que mantenemos en la tarea". Ella ya añora el Trece.

Octubre 09, Diario de Cádiz

jueves, 22 de octubre de 2009

¿De qué se ríen?

¿De qué se ríen? Como las palabras ya no tienen valor, obsérvese el ipc de las palabras, van por ahí analizando los gestos suntuosos y los gastos a la galería. ¿De qué se ríen los políticos? ¿De qué se ríen los banqueros? ¿A cuento de qué nos saludan por la calle los vendedores de estampitas? ¿Somos tontos o qué? Todo el año es Carnaval.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Flaming Lips graban La Cara Oculta de la Luna

Los fantásticos Flaming Lips, por Pink Floyd. Leído en Efe Eme:
The Flaming Lips ultiman la grabación de una versión íntegra del álbum que Pink Floyd publicó en 1973, “The Dark Side Of The Moon”, según ha informado el cantante del grupo, Wayne Coyne. La grabación ha contado con la colaboración de las bandas Stardeath y White Dwarfs (de la que forma parte el sobrino de Coyne, Dennis Coyne), más Henry Rollins y Peaches. De momento, no hay fecha de publicación.

martes, 20 de octubre de 2009

Discos para la lluvia

Algunos discos para la lluvia. Qué tal si comenzamos con Cat Stevens, Mona Bone Jakon baña la estancia de canciones no tan simples que dejan el aire apacible, listo para ser devorado por voces y ritmos, ahora llega Bob Dylan con su Slow Train Coming, la guitarra de Mark Knopfler juguetea con el gospel-blues de salón. Al salón. Espera el primer disco de Traffic, que cambia las nubes de lugar. Cambio de guardia, rocanrol y poesía visceral, Easter, Patti Smith, y luego Marquee Moon de Television, y luego London Calling de Clash, y para rematar la faena, Berlín, de Lou Reed. Ufff, lo retiro del reposadiscos antes del final, no quiero perecer en el intento y me muevo hacia Fito Páez, el Mundo Cabe en una Canción, que cede paso a Moris, Fiebre de Vivir, y éste a Ariel Rot, que vuelve al cabo del rato con Los Rodríguez, fiesta, lluvia, viento, recuerdos, silencio.
Más discos para la lluvia. Nada mejor que The Band, una hora con The Band, los búfalos rodean la casa, nos van a comer a todos, qué suerte, nos quedamos sin cobertura, suena el teléfono de un vecino, Levon Helm canturrea algo sobre el campo, fugazmente las ventanas avisan de la cuarta tormenta, tampoco es que llueva sobre mojado, ayer los mosquitos dimitieron de sus cargos, por algo sería, y los ratones se pusieron el traje de faena, cuando los ratones entran en acción es que algo huele mal, llégate al trastero, trae mantas, coge algo pa ti, dale recuerdos a mis revistas de rock, prefiero no acordarme de las cosas que he perdido los días de lluvia, he perdido hasta el paso, paso de señalar, acabo con Behind blue eyes, The Who, ¿quién?

Rocky Mountains, triplete al norte del country

Juan Nadie, Jason Ventolera y la Familia Macabra, tres historias profundas y americanas, personalidades del country del norte para abrir el Open 2012, segunda edición, los conciertos otoñales en el Aulario de La Bomba bajo el patrocinio del Consorcio para el Bicentenario. Triplete de sensaciones. Un viejo pionero del punk metiendo fuego a la tradición junto a una decana banda canadiense capaz de todo. El grupo paralelo de un oscilante folkrockero con raíces heavy. Y la siniestra y encantadora pareja de narradores del alma en blanco y negro.
El cartel que esta noche estrena en Cádiz la compañía Rocky Mountains, antes de emprender una gira por diversos puntos del país, ofrece una amplia y diferente cara de la tradición musical norteamericana, alrededor del country, lo llaman country alternativo, en verdad no es más que música americana en movimiento. Muchos estilos a tropel, preludio del prometedor ciclo que continuará el 16 de noviembre con Rickie Lee Jones, leyenda y diva del folk-rock, y se cerrará el 20 de noviembre con el guitarrista Wilko Johnson, ex líder de Doctor Feelgood, padres del pub rock inglés.
Juan Nadie, a la sazón John Doe, fue punk antes que fraile. Tras cuatro lustros de carrera, salpicada de trabajos esporádicos en el cine como actor, se adhiere el artista a la causa de los canadienses The Sadies, expertos en temas cortos, instrumentales con aires de surf, folk, rock y el amor al country que los vincula con John Doe. Ambas figuras comparten versiones de toda la vida en el "Country club" que ilustra el celebrado disco, así que anuncian clásicos para esta noche, la revisión de standards del género y algún toque especial. También se espera lo inesperado de Jason Molina y su banda Magnolia Electric, el proyecto colectivo de tal individualidad, un brillante músico que se suele desdoblar. No en vano, el 14 de diciembre volverá a la Bahía gaditana, tocará en El Puerto junto a otro que tal baila, Will Johnson, con quien ha registrado otras canciones. Jason Molina sale a la calle solo o en compañía de otros, y esta noche se transforma en maestro de ceremonias de su particular espectáculo, visión privilegiada del rock y sus alrededores de un tipo que confiesa sus devaneos con el heavy, que llega al punto de realizar selecciones para sus músicos o grabar tres discos en un año.
Para terminar, drama total, Brett y Sparks Sparks escenifican sus historias truculentas, y practican el bluegrass con diligencia. Suelen construir sus discos en casa, en Chicago, y se confiesan admiradores de los Platters, y del surrealismo, y del country rancio y moldeable. Sus canciones caminan por el lado salvaje de la ficción negra, y sus voces, por los rincones más oscuros y hermosos.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

sábado, 17 de octubre de 2009

1810, cuando España era una Isla

El alcalde de La Isla está mejorcito de la hernia de hiato. Adiós a la ardentía. Lo suyo es no comer entre horas. Entre años, recuerda que el Diez está antes que el Doce, aunque parezca lo contrario. Sin el Diez, no habría Doce. Sin Cortes Generales no habría nacido La Pepa. Pero "el 24 de septiembre de 1810 nace la libertad de expresión, nace el principio de soberanía popular, y la división de poderes. Por primera vez en la historia de la humanidad se habla de igualdad de derechos para los súbditos de la metrópoli y las colonias de ultramar. A 800 metros se asentaba el mayor ejército del mundo mientras los diputados se alojaban en las casas de los isleños", dice Manuel María de Bernardo ante un descafeinado. Invoca "el principio de las libertades", con el Diez a la vuelta de la esquina.
"El ciudadano de la calle posee unos conocimientos básicos sobre La Pepa, pasamos por la historia de puntillas, pero llevamos diez años preparándonos, desde que los Reyes inauguraron el Teatro de Las Cortes. Nos encontramos con las mismas dificultades de aquella época, entonces teníamos al ejército francés al otro lado del puente Zuazo y ahora nos enfrentamos a la crisis económica, la mayor que conoce el sistema de libre mercado". Se detiene el alcalde para revolver las ideas en el café, cambiando de tiempo, y presagia: "Entre todos venceremos al ejército invasor de la crisis, que ojalá pase cuanto antes, pero a nosotros nos coge de lleno. Los fondos son ahora limitados, se nota bastante el descenso del patrocinio de grandes empresas, la ley de incentivos fiscales no beneficia".
¿Celoso de Pizarro y Teófila? Un andalucista entre aguas socialistas y populares. "Celoso, no. Hay buenas relaciones. Las Cortes nos unen. Pero sí hay cierto recelo, no al primer nivel de las administraciones, sino al segundo nivel, los jefes de servicio, los auxiliares, los periodistas o publicistas, tienen la fecha del Doce en la cabeza. Algunas cosas no van a estar a tiempo. No entiendo que no esté restaurado el puente Zuazo, donde el 4 de febrero de 1810 entró el ejército extremeño y tres días después llegaron los franceses. Lo hará Fomento, pero no en los plazos convenidos". El alcalde evoca entonces el Consejo de Regencia, la Compañía de María, la sede del Gobierno español durante ocho meses, y lamenta en voz alta: "Da la sensación de que no se ha dado el sitio que corresponde, se ha planificado a medio plazo y no al plazo que requiere San Fernando, en cuaqluier país el puente Zuazo sería un emblema nacional, ya vamos tarde, me queda un sabor agridulce, pero al menos lo van a licitar ya. Nos pusimos el listón alto para asegurar unos proyectos y garantizar otros para el futuro inmediato".
Si le sugieren que a La Pepa le ha pillado el toro, el alcalde sale por la tangente con destreza y mira el lado positivo. "Tenemos una programación de 120 eventos. Buscamos la transformación del casco urbano". La calle Real como espacio abierto, el tranvía por el centro. "Lo más importante llegará después del Diez, lo que no termine el Diez, comenzará el Diez". Y si lo más importante llegase después del Doce, cuidado con el Trece.
A La Isla quizá le falten leyendas populares en torno a La Pepa: fanfarrones, tirabuzones, coplas sobre la bomba. "Las compartimos con la ciudad hermana de Cádiz", tercia Manuel de Bernardo, quien entona su discurso metropolitano mientras Napoleón se topa con un atasco en la Bahía. "Entonces no había puente", ni primero, ni segundo, ni siquiera un Carrefú, pero había puente Zuazo. La conversación torna en política, el alcalde subraya la especial idiosincrasia de la Bahía, donde impera la diversidad política. Políticos a la gresca. "Los alcaldes tenemos la culpa de todo", ironiza el primer edil isleño, no hay nada más bonito, para quien le guste la política, que compartir la ilusiones, las tristezas y las alegrías con la gente, para mí el Diez es un orgullo, pero también un reto, una responsabilidad". Y sugiere entrar en la página web de San Fernando 2010, que suena a videojuego de fútbol. Sonríe. No entra al trapo. Y demuestra que está puesto, rescata de su memoria que el primer encuentro del Tribunal Supremo se produjo en La Isla en 1813, fruto de la división de poderes. Y la jura de las tropas libres españolas, el 29 de marzo del Doce. En La Isla. Juegue al Trivial del Diez o Doce.
El alcalde admite que guarda reservas acerca del logotipo de La Pepa. "Lo hago mío, aunque el logotipo que me gusta es San Fernando 2010, cuando España era una isla". Qué bonito.
Menos mal que era descafeinado. El alcalde continúa en sus Diez, ahora habla del centro de interpretación parlamentaria que tendrá su sede en San Fernando, quizá también sea la hora de levantar un centro de interpretación de la clase política, con la que está cayendo. Políticos con la corbata de medio lado, políticos con la corbata encasquetá, políticos sin corbata. "Los grandes partidos tendrían que reflexionar sobre las listas electorales y con las personas que acceden a los puestos públicos desde la independencia de la economía familiar, muchos políticos parecen funcionarios de los partidos". Suspira. Treinta minutos sin ardentía.
 
Octubre 09, Cádiz, Diario de Cádiz
Foto de Rioja

Nández, sorpresas en Cádiz

Cuando a Miguel Nández le dieron aquel cajonazo tan criminal en la segunda edición de Operación Triunfo, antes de convertirse en Operación Fracaso, su suegra, que tiene una tienda de bicicletas en la avenida del soterramiento, aún sufría las obras de urbanización. Nández hizo el soterramiento con sus propias manos, trabajó en los trabajos más duros y profundos, "de ferralla, antes de irme a Barcelona", subraya de primeras. "Ya llevo siete años de carrera, todo ha ido muy rápido", como el tren. "Es una carrera de fondo, donde influye mucho el trabajo y la suerte". Nández retorna a Cádiz en las postrimerías de su gira en formato acústico. Y anuncia sorpresas para esta noche.
El repertorio de Nández sonará "como si lo estuviera componiendo de nuevo, con nuevas claves y distintas tonalidades". Disfruta el músico gaditano de los recitales más íntimos, en locales de aforo medio, en las distancias cortas. El 29 de noviembre concluye el tour en Madrid y a renglón seguido emprenderá la tarea de componer, recomponer, maquetar nuevos temas para el nuevo disco, que se publicará en torno al mes de abril. "Ya he compuesto la mitad de los temas, en diciembre me meto a grabar". Nández posee estudio propio, supo invertir en independencia y en tiempo. Su estudio no abre al público, pero Nández intenta ayudar a algunos amigos con inquietudes. "Procuro apoyar a chavales que están empezando, les grabo maquetas, yo sé lo que cuesta dar los primeros pasos, a mí me costó mucho trabajo". Y tanto. De ese concurso televisivo sólo se "salvaron" él y Manuel Carrasco.
Volver al Carnaval no entra en los planes de Miguel. "Creo que al Falla no volveré; no por ná", matiza, "sino porque el Carnaval no es compatible con mi trabajo, muchos meses de ensayo, el concurso, las actuaciones. No podría llevarlo adelante, pues necesito meses para componer, grabar, salir de gira, y demás. Tengo que aprovechar el momento, uno no puede garantizar el futuro, pero precisamente monté el estudio para trabajar como compositor, para mis discos y los de otros artistas, y también para producir, evolucionar en la música". Vivir de la música. En tiempos de crisis. Preguntar a un músico -o a un argentino- sobre la crisis tiene su gracia. "La música y tó", enfatiza Miguel con rotundidad. "Está la cosa muy mal en la música y en tó. A nosotros nos afecta la piratería, ahora también afecta el recorte de presupuestos, los ayuntamientos no tienen un duro. Mal de muchos ..." Nández considera que la crisis discográfica "fue un precedente de la crisis a todos los niveles, la primera víctima fue el arte, la cultura, que se consideran prescindibles cuando se habla de trabajo, de comer, pero hay que ver las cosas desde otro punto de vista. Hay muchas cosas importantes en la vida". La música, por ejemplo, motor de vida, locomotora de emociones. En siete años de carrera, Nández no ha parado de tocar en directo, de sentirse vivo en un escenario. Esta noche será la tercera en Cádiz, muy pocas. Antes cantó en el Falla y en San Antonio. Hoy se encierra en el Anfiteatro, buen lugar para cantar despacito, sin estridencias. Nández, que conoce los misterios del sonido en directo, quiere sonar bien. "Las dos veces anteriores vine con banda y ahora me hace ilusión presentar el formato acústico, y lo que deseo es que le guste el espectáculo a la gente de Cádiz. Queremos hacer algo especial, con colaboraciones de otros artistas, habrá sorpresas que no se verán en otra parte".
Nández, que estudió Bellas Artes para desarrollar sus facultades que se asomaron de chico con la pintura, sigue practicando la escultura en sus ratos libres, aunque confiesa que deja las obras a medias, no como la obra del soterramiento, sí como las obras pendientes del Trece, por falta de tiempo, porque "estoy demasiado centrado en la música". Es su vida.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz
Foto de Jesús Marín

viernes, 16 de octubre de 2009

Second, un segundo de luz

Consolidados tras más de una década de lucha en silencio, el grupo murciano Second desembarca en Cádiz con nuevas hechuras y el prestigio que concede su último disco, "Fracciones de un segundo", el primero facturado en español, producido por Carlos Jean, tan vinculado a Cádiz, a su luz y a su sonido. A Second nadie les ha regalado nada, triunfaron por todo lo alto en 2004 en la final europea del concurso GBOB Awards, éxito que rubricaron en la final mundial, lo que les llevó a una gira interminable acompañada de una fuerte promoción en medios musicales y no musicales. Nadie olvida a Second desde entonces.
Fogueados en escenarios británicos, tanto en festivales como en locales reducidos, Second ha captado la esencia del rock contemporáneo, suenan potentes y cristalinos, funcionan como un ente propio y pueden sentirse orgullosos de haber teloneado a Depeche Mode o Shakira, por citar un par de nombres, amén de participar como invitados especiales en la gira Papitour de Miguel Bosé y hasta de haber escrito el himno oficial del Murcia Club de Fútbol. No parece extraña en estos días la relación entre bandas de rock y clubes de fútbol, los granadinos Lori Meyers pueden certificarlo también.
En plena gira nacional, los exquisitos y rotundos Second ofrecen en su web oficial, en descarga gratuita, a versión de "Sin aliento", de Danza Invisible, una sorpresa de categoría que reinventa la pieza de los pioneros e incombustibles malagueños, cuyo influjo en la música pop hispana nunca será ponderado con justicia y precisión. Danza Invisible también emergieron de un concurso, en este caso el Alcazaba de Jerez, como los 091. Second deben mucho a bandas legendarias, al sonido de décadas precedentes, pero también al futuro. Corren otros tiempos, el grupo admite influencias cercanas y remotas, aprovecha el momento dulce de su carrera, no olvida los pasos dados, siempre mirando el lado positivo de la vida, y mantienen la humildad como bandera. Nominados ahora a los Premios 40 Principales, y reclutados para diversos festivales otoñales en la Piel de Toro, tocan esta noche en la sala Woodstock.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

miércoles, 14 de octubre de 2009

Nacho Vegas regresa al lugar del crimen

"Al llegar al puerto, subes por el barrio pescador". Nacho Vegas vuelve al lugar del desastre, la tierra que vio grabar sus canciones tensas, crudas y literarias, y ofrece un recital sobrio, pleno de dramatismo e intensidad, para cerrar el festival Monkey Week. "¿Quién me ha robado el sol?", pregunta de primeras al público que no llena el teatro Pedro Muñoz Seca y que parece agotado de tanto trajín. Con la cara tapá por su flequillo rebelde, el asturiano posa su vaso en el suelo y canta "La plaza de la Soledá", afila su estilo descriptivo, suena a Cohen y a Dylan pero también a juglares franceses y palacios de cristal, va a saltar el Levante, él dice que "no es un drama", pero las cosas pintan "mal, muy mal". Nacho se esconde por los rincones del Blonde on Blonde. E ironiza con su amigo Paco Loco, anfitrión de la fiesta, "la persona que mejor toca el pedal steel de todos los que no saben tocar el pedal steel que conozco". Vegas despide Monkey Week en español, demostrando que también se puede ser independiente y vender en el Cortinglé. De momento, ventila sus miedos en público, detiene el tiempo, alterna las cosas duras con las drogas duras, se muestra tan hermético como sincero y por las tablas desfilan sus personajes predilectos: Ezequiel, Miss Carrusel y el suyo propio. Falta Simón a la cita, pero Vegas brinda por el fracaso con su dry martini, repasa piezas de casi todos sus álbumes, rima el acordeón con el dolor y la locura, la castración como solución, un poco de vodevil para sobrevivir.
El artista que casi conoce a Michi Panero, la copla que a la postre culmina el concierto crepuscular de MW, desea al festival larga vida, aunque la letra expire con un inquietante "hasta nunca". Nunca se sabe con los nudos y desenlaces que emplea Vegas para emocionar y capturar al personal. Antes, Paco Loco y amigos ofrecen una noche exquisita, tan especial como inesperada. El aragonés Bigott, un Syd Barret tó volao con un punto genial de duendecillo silvestre, regala su sensacional repertorio, con su inseparable Clarín y sus compis portuenses. Este hombre lleva una lluvia de ritmos y melodías en su cabeza. "¿Qué tal va eso? Muchos días de festival, eh?", exclama el cantante. "Pregúntenle a Esteban". Esteban Fernández Perles, batería que esta noche hace doblete, cinco veces ha subido a las tablas el versátil músico.
La rica voz de Alondra Bentley se posa en el teatro con delicadeza, una luz tan tenue como sus canciones más profundas, y la inglesa criada en Murcia firma un bello concierto pleno de arpegios y excelentes maneras. Zapatos rojos, entre lo lírico y lo onírico. Hoy la gente habla bajito, despacito, muy educadita, tras cuatro días de tormenta musical y palabras al limbo. Si Bigott parece Toribio el Náufrago bailando sobre las nubes, Alondra canta para darle las gracias con suavidad. Al fondo se oye a la niñita de las coletas de los Brass Buttons, la espectadora más joven del festival, que no se ha perdido ni una puntada. Pone sus cinco sentidos cuando canta Muni Camón el impresionante disco escrito por Remate. La artista portuense colma de fantasía y belleza el recinto, Paco Loco aporta el fuego guitarrero si se tercia, Remate invita a todos los amigos al fin de fiesta y entonan un canto amoroso y agradecido al entregado público. Camón y Remate bordan un momento mágico.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz
La foto es de Fito Carreto

martes, 13 de octubre de 2009

Canciones en paradero desconocido

Pidan los bises a ese lentísimo ayuntamiento, gran chapador de bares y experto en cortar el punto a la gente. La gente no bailó más allá de las tres en punto de la mañana. Si en lugar de rock, la MW se hubiera transformado en peña cultural, flamenca, recreativa y carnavalesca, nadie habría levantado acta en el acto. Por cierto, se han visto chirigotas mejores que los portugueses Blasted Mechanism, los sanmolostropos verdes o los piconeros galácticos, mismamente. Disfraces reciclados de acero inoxidable, vanguardia futurista, como los Devo pero sin llegarles ni a la suela del zapato, digamos que a medio camino entre los Chemichal Brothers y los perroflautas recién llegados a la ciudad. Saltimbanquis a volumen atroz, electropop obsesivo, chunda chunda fluorescente, araka la cana pastillero, místico, africano, inclasificable. Muchas moscas. A las siete de la mañana, harto de cubatas, tendrían un pase. A las 21,40, sálvese quien pueda. Un carajote que parece salido de una historieta de Tintín pero con unos cuantos quinquenios en lo alto se las da de interesante con sus hechuras de pseudomoderno: gafas de pasta, pantalones por las rodillas, calcetines escuetos, camiseta de "yo estuve allí", patillas, gorra de diseño y una piba danzándole el agua. Hipnotizados ambos dos. Mañana volverán a fichar en la Diputación de Tarragona. "¿Cómo estuvo el Monkey Week? Espectacular, oiga, salieron unos gachós estilo Prodigy, pero en plan cutre, pasados de tripis, que estuvieron geniales". Aro, aro. Otro concepto de secta underground. Está la cosa muy mal. Antes, los Hollers pegaron duro al rocanrol, como lo habían hecho los Little Cobras en el teatro por la tarde, y después los Granadians del Espacio Exterior sorprendieron de primeras con su imagen colorista y su estilo nuevaolero, mucho ska locuelo, algunos instrumentales de consideración y cachondeíto sobre las tablas, un blues tropical, un villancico espasmódico, un guiño a Bo Diddley y poco más. Nada del otro mundo, Compro oro.
Dado el nivel de la noche, nada que ver con los extraordinarios cabezas de cartel del concierto de Puerto Sherry, el personal se dedica a recordar el mosqueo de Jon Spencer con el sonido, sus patás en el suelo, el micro como un proyectil y su pasión desbordante. Dicen que estuvo contenido. Para contenido, el de Kitty, Daisy y compañía. Miguel, el de la Silla Verde, los acompañó a bailar hasta las tantas, tras su sensacional actuación, y cuenta maravillas del trompetista negro, Eric Tam Tam Thompson, ojo a su historial, tocó en el disco "Revolver" de los Beatles, penúltimo corte, "Got to get you into my life". Ahí es nada. Thompson bebe coñac y estrena cada copa arrojando líquido al suelo a la salud de su padre. "For my father".
Cápsula, punkies vascos con notable cultura musical y algunas posturitas de mención, dieron lo suyo al personal, notable trío de rock oscuro con reminiscencias de todo tipo, gestos a la galería y cierta conexión con el estómago de la audiencia, como Johnny Thunders pero con pantalones rojos de cuero y bigote generoso. Pasea por el patio del Monasterio de la Victoria un Robinson Crusoe con la camisola del Betis. Manque pierda. Y alivian al gaznate varias generaciones de aficionados a la música sin etiquetas, independiente de nada, que en la penúltima sesión no depara tantas alegrías. Los esperados A Bones y el intratable King Kahn reinan a su modo, pero no ofrecen la talla deseada, mucho sonido garage, ritmo y blues de toda la vida en adobo, y pocas canciones para recordar. Si acaso, las versiones de clásicos. Sangre, sudor y lágrimas de cocodrilo, los malos de la película captan la atención, plumas y a lo loco, alaridos de pasión, algunos kilitos más de la cuenta y las leyendas del rock minoritario o así. Los A Bones, gente curtida y veterana con gasolina suficiente y rudas maneras de arremeter, gustan mucho, o eso parece a tenor de la respuesta de la gente, que ya mira el reloj, a las tres pa la casa. King Kahn y su chaqueta de leopardo acaso enganchan más, suenan potentes y compactos, una patulea de músicos sobre las tablas, mucho estilo, sonido atractivo, a veces sucio y arrebatador, con alma, pero alguien pregunta por las canciones. ¿Dónde están las canciones? En el fondo del mar.
La MW concluía anoche en el Teatro Muñoz Seca con un espectáculo más reposado que al cierre de esta edición iba a cerrar Nacho Vegas. Cuatro días de garabatillo. Lo nunca visto. Una experiencia memorable, con sus pros y sus contras, la primera edición de una aventura con vocación de convertirse en encuentro permanente de músicos, expertos y aficionados. Lástima la actitud de los "patrocinadores" municipales, muy comentada y rechazada por organizadores y asistentes, gente cabal ya talludita que ha llenado los hoteles y ha colmado sus ansias de conocer nuevas músicas, recibiendo la callada por respuesta, una manera como otra cualquier de que el silencio levante acta en otra parte. Dos ofertas han recibido los promotores de Monkey Week para llevarse la feria a otra parte de Andalucía. Ellos quieren quedarse, pero necesitan cariño y que nadie corte la música en lo mejor del querer.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz
La foto es de Andrés Mora

lunes, 12 de octubre de 2009

Kitty, Daisy y Juanito dando patás en el suelo

Rapidito, que anoche vino la Policía. Rocanrol pernicioso a la vera del mar. Las niñas del swing. El tío de la trompeta. Juanito dando "patás" en el suelo. Tocando el cielo urbanizable. Elvis vive en Puerto Churry, segunda sesión nocturna de la Monkey Week. Psicodelia, rock antiguo, country alternativo o así, folk mediterráneo, ritmo, blues y el espíritu sincopado de los ángeles caídos. A las tres en punto de la mañana, demasiado pronto para morir de éxito, demasiado tarde para la autoridad, despedida y cierre. No son horas. La hora del rocanrol.
Los hijos de Brass Buttons, la banda portuense de soleado estilo californiano que encandila horas antes en el Muñoz Seca, mueven el esqueleto al ritmo de Leda Tres, la niñita salta del coche capota y brinca, sacude las coletas con un montón de gracia. Perles y compañía enseñan la cicatriz electrónica, surrealismo del sargento Pepe, guiños a los Flaming Lips, breve pero sugestiva demostración de poderío. Los Perles acuden a la llamada del doblete, sus hijos abren el cartel con su grupo y luego el Perles batería se desdobla con Josh Rouse. El público necesita lucir una pulsera en la muñeca para entrar y salir del recinto. A los Perles les basta con un reloj de pulsera en la muñeca. La música de Leda Tres pinta de colores la tarde, que arranca los primeros bailes con el mecánico de la Toyota y sus compis del Dinki Timone Combo, primera andanada de rocanrol enciclopédico. "¿Os apetece un chapuzón en el mar?", pregunta el vocalista. Un perro pointer nadador navega por los pantalanes mirando fijamente a su dueño, que arroja piedras al agua ajeno al festín de los monos.
Un tipo tan peculiar como Howe Gelb, sombrero repleto de ideas sueltas, desnudo de artificios y acompañado por un batería y su propia soledad impregnada de elegante vehemencia, sólo puede brindar sorpresas envueltas en pianos, guitarras, dos micros independientes, la voz dentro de una caverna, Lou Reed al fondo del local, Neil Young metiendo fuego a los altavoces o un poco de ragtime para frenar el tiempo. Gelb no causa sensación, pese a sus intentos de emocionar con esa mezcla de aridez y delicadeza. Apunta golpes jodidos, ofrece despuntes de brillantez sublime pero también aburre una mijita. Canta padentro, toca lo que se deja tocar, simula el bajo, la orquesta vacía del demonio, pasea por caminos tradicionales y los colma de revolcones sonoros que enamora y asusta a partes iguales. Comienza a llenarse el puerto deportivo, la noche toma color, un gachó se distrae en la barra mostrando sus cuernos colorados y Josh Rouse, con su encanto particular y ese aire oceánico que ha asimilado desde que vive en España, pone de manifiesto la atemporalidad de sus hechuras musicales, entroncadas en el folk anglosajón, hermanadas con el sol y las esquinas del viento. Soplan sus canciones como brisa fresca, a la gente le gusta la oferta y se arremolina con cara de felicidad. Naif y pinturero, Rouse regala lo mejorcito de sí mismo, algunas piezas muy conocidas y una pieza en castellano, los americanos suenan graciosos en español, "vale, vale, vale, Monkey Weee". Se encienden los teléfonos celulares, Josh canta a "la ciudad de la playa" y sin pretenderlo recuerda a La Muralla.
La luna azul saluda al puro rocanrol de Kitty, Daisy & Lewis, espectaculares, grandiosos, increíbles pero certeros. De película en blanco y negro. De dibujitos animados. Las niñas intercambian los instrumentos como en un juego de cajas que guardan de todo menos sospechas: banjo, piano, batería, armónica, acordeón, ukelele, xilófono, la biblia en verso, Elvis y Johnny Cash de juerga en el limbo del rock americano interpretados por ingleses del norte de Londres. Jóvenes, astutos y encantadores. La jovencísima Kitty y sus compis se afanan en la tarea como artesanos del ritmo universal, lo bordan con temas de ayer y de hoy, el publiquito no da crédito, como los malditos bancos, y de pronto entra en liza el negro del trombón, maestro con tantos tiros dados, y la escena transporta al personal a tiempos imposibles, a los cincuenta y a los cuatro mil, cambia de improviso la intención, gira el destino del ritmo, reggae y blues a la gresca, un contrabajo desatado, la trompeta al aire libre, swing por un tubo, todo lo contrario que la nostalgia, el futuro en clave, todo negro y blanco, la antesala de la traca final del rockabilly, Heavy Trash o Juanito Spencer dando patás al suelo, Elvis otra vez, James Brown por la gloria de su madre, blues eléctrico, un gachó en las gradas luciendo una camiseta con el lema "Me cago en Bush" y unas palabritas en español. "Venimos a matar insectos, matar la mosca". Jevitrash, pedazo de grupo y líder de la luna que se recrea en el soul en cuerpo y alma. Impresionante. Carismático y con multitud de recursos, John Spencer también llega de los tiempos mejores de la música americana, pero a veces suena a ochenta, a nueva ola y punkies, a negro y a Sun Records, pega dos o tres patás en el suelo y levanta oleadas de pasión. Pura pasión. Las tres en punto de la mañana. Juanito cierra la puerta del glorioso rocanrol.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz
Foto de Andrés Mora

domingo, 11 de octubre de 2009

Coti se gana el paraíso

Coti se pone duro, aparece por el teatro Falla el músico cosmopolita, cómplice y energético y se gana el paraíso del tirón. Primero pide una breve moqueta para moverse y dar brincos sin problemas y le proporcionan la alfombra de la tía Carmen, con motivos ornamentales y aspecto hogareño. Coti, lejos del cantante almibarado y melancólico que pintan por ahí, mucho más rockero que en los discos y habilidoso en las distancias cortas, calza zapatillas de deporte. Su hermano Matías, botas de cuero. Ambos dirigen el cotarro rocanrolero. Coti abre el concierto con la nostálgica "Tuvimos", metáfora que bien podría aplicarse a su Argentina natal y a la misma Cádiz atlántica, pero el artista abandona los tiempos mejores y las añoranzas para adentrarse en el palpitante "aquí y ahora", homenaje al presente, ahora que "el futuro nos devora y desespera". Así que la gente, muchas parejas jóvenes que no llenan el coliseo pero se implican en la tarea, aprovecha el momento y participa de lleno. Coti logra arrancar los sillones de la mente del público, "obliga" a éste a batirse en palmas y a la postre lo pone en pie para bailar sobre sus recuerdos. Las Palmas, 3; Rock & Roll Sentado, 1. Abanicos de colores, pedal steel, electricidad y cariño, una banda impecable y un sonido manifiestamente mejorable que sepulta la voz de Coti e impide disfrutar de los matices y las melodías. Aun así, fiesta de guitarras y canciones redondas. Coti se gana a la gente a base de canciones, humildad y talento. Sólo recurre a sus grandes éxitos en el tramo final del concierto; antes presenta su nuevo disco casi al completo, donde vuelve por sus fueros, y practica con la destreza del músico argentino la música anglosajona con acento criollo. Coti cae bien.
"Un placer estar aquí, en la cuna del Carnaval, padre del Carnaval ríoplatense, sí señor", preludia el artista y se gana el paraíso, el gallinero, el anfiteatro más cerca del cielo de Cádiz. Luego, en lo mejor del querer, Coti pugna contra la ecualización del sonido, "¿se escucha?", y alguien exclama desde el patio de butacas: "Poned la música más bajita". "Decídselo al amigo", interpela Coti señalando al señor Maximiliano, que controla el sonido con las dos manos acaso pensando que se halla en una plaza de toros y no en un teatro con acústica delicada y milagrosa. Maximiliano no se entera, echa a pelear las guitarras y no permite el lucimiento de los juegos vocales, pero el rock & roll se apodera de todo. Coti suena a Makaroff, a Moris, a Dylan y a sí mismo, ya ha creado su sello inconfundible. Lanza un par de guiños a Beatles ("Hard Day's night") y Rolling ("Emotional Rescue"), y en diversos tramos de la noche se antoja stoniano, tequilero, calamaro en su tinta y tanguero, canchero y argentino mundial. Todo en uno. En dos Cotis. Suena mejor el Coti semiacústico que el rockero, por culpa de la maldita reverberación, pero ambos cautivan al público. Carpe diem.
"Este lugar es mágico, tradicional, mítico", insiste el cantante mientras transpira "como un loco" y la gente se adueña de su repertorio. "Qué público más afinado, la música sale de acá", piropea Coti al personal, que premia la "Canción del adiós", muy superior a la versión grabada, apasionada, arrabalera, casi recitada, directa al corazón. "Sin vosotros no hay canciones, ni músicos, ni teatros". Y tras el tributo al presente, aquí y ahora, significativo tema con mensaje idóneo para estos tiempos quietos, y la versión de una pieza compartida con Julieta Venegas que el espectador conoce al dedillo, arremete con las piezas de su primer disco, las tarareables y contagiosas "Antes que ver el sol", "Nada fue un error", "Lo mejor para los dos" y "Mis planes". El Coti más rockero salta sobre su alfombra mágica. Se encienden las luces y suena Charly García por los altavoces, "Yo no quiero volverme tan loco", legendaria copla del cancionero argentino. Aquí y ahora, en el ciclo Vivamérica, por siempre.
Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz
Foto de Jesús Marín

sábado, 10 de octubre de 2009

Diez o Doce razones para tutear a La Pepa

Tan cerca, tan lejos. El futuro ya está aquí y la gente sin enterarse. Gaditanos e isleños comparten la fiesta del olvido, patrona del futuro inmediato, y salen de compras al megamercado ubicado sobre parque natural. "Yo no me creo ni que el Cádiz vaya a cumplir cien años, así que imagínate lo que confío en el Diez, el Doce y el Catorce", suelta del tirón Emilio Ruiz, un gaditano afincado en La Isla que trabaja en El Puerto, la Bahía en su mirada, la ironía en su verbo fácil. "Nos pilló el toro, estaba cantado", remarca, no sin antes apuntar a los políticos, pero "también a los ciudadanos, que pasamos de todo". "Obras, lo único que tenemos son obras y proyectos inconclusos, el retraso de tantos años no podía superarse así como así. Sí, sí, ya llegó el futuro pero con los políticos del pasado", dispara el gachó mientras su mujer entra en una franquicia de lencería. Emilio deja a La Pepa en paños menores. "¿Y de quién es La Pepa? Anda que vaya logotipo, ni pa ti, ni pa mí, la Pepa cogerá el Tranvía y se largará con viento fresco".
De primeras, en La Isla y en La Tacita se respira cierto escepticismo en torno al Bicentenario, a tenor de los ciudadanos cazados al vuelo para este reportaje. La gente ni sabe, ni contesta, ni malditas las ganas que tiene de darle vueltas al futuro que ya es pasado. "Con que pase la crisis nos daremos con un canto en los dientes", sugiere una señora que pasa más deprisa que el tiempo en un aeroplano. La hartible palabra, crisis, aparece en cada conversación, sólo falta que La Pepa se contagie de gripe A durante el otoño. Hipotecada hasta las cejas, la pobre anda tiesa. En un par de costados del hipermercado se sitúan varios sabuesos de dos conocidas entidades financieras, lobos con piel de cordero que intentan atraer a clientes con ofertas de colorines. "Mira, mira, primero nos sacan el dinero público y ahora vienen a por nosotros, qué poca vergüenza", farfulla Antonio, pensionista que se para un momento a charlar. "La Pepa llega en números rojos, oiga, con las bombas que tiran los fanfarrones de los bancos".
Lamenta Antonio que las instituciones de la Bahía gaditana no hayan ilusionado a gaditanos e isleños ante el Diez y el Doce. "Llevan años peleándose bajo cualquier excusa y ahora llegó la hora sin que hayan terminado los proyectos". Cita los castillos de San Romualdo y de San Sebastián, parece un hombre informado, bromea con el puente Zuazo y el segundo puente, dice que "la cortedad de miras de los políticos es directamente proporcional a la desidia de la gente", y remarca "la oportunidad que aún podemos aprovechar", no sin antes mostrar a las claras sus preferencias: "Teófila es la única que tiene claro el Bicentenario, y quizá la vicepresidenta De la Vega, pero el resto, nada de nada. Estamos rodeados". Rodeados de ofertas, tres por uno, pague pasado mañana, esta tarde, cuenta cuentos a partir de las seis, los niños corren entre el nueve y el doce, tres pasos hacia adelante, tres pasos hacia atrás, el juego de La Pepa.
A la vera del apocalipsis 2012, paradojas de la vida. Una gaditana llamada Carmen y una isleña que responde por Rosario entablan un cruce de presunciones. "Pocas ideas y menos hechos", dice la primera. "¿Vendrá Fidel Castro a la Cumbre?", sorprende la otra. Se refiere a la Cumbre de Jefes de Estado, que parece olvidada entre la montaña de letras impagadas y compromisos adquiridos, con la que está cayendo. Capitalidad cultural, cuna de la libertad condicional, reino de la economía submarina, carnaval de las verdades a medias. Carmen y Rosario no se ponen de acuerdo, como los políticos.
Si en La Isla late el Diez sin demasiado entusiasmo, a tenor de algunos comentarios, en Cádiz parece el Doce más cercano, lo que son las cosas. "A San Fernando nos han hurtado la celebración", denuncia José Miguel López, parado de larga duración, como se decía antes. "No vamos a sentir el Bicentenario porque Cádiz nos ganó por la mano desde hace mucho tiempo, de todos modos tendríamos que haber hecho algo en común, algo grande" que no se atreve a aventurar. El concurso de ideas que algunos propusieron, en el limbo. "Han basado casi todo en obras, infraestructuras pendientes, proyectos de futuro, lo de siempre. Y Cádiz ha mirado hacia el puente y poco más, pero al menos ha conseguido que se hable del Doce y que vayan a traer varios eventos". Al otro lado de la carretera, un gaditano de pro, que prefiere quedar en el anonimato, señala: "Queremos darnos a conocer, creo que el Doce será una celebración turística, más que otra cosa. Hemos perdido mucho tiempo con broncas inútiles, pero tenemos una ciudad que enseñar, una historia que nadie tiene, y que ni siquiera nosotros conocemos bien, y una proyección tremenda. Decían que iban a transformar la ciudad y yo no lo veo, pero al menos nos cogerá el final de la crisis, con las castas de la crisis, y saldremos adelante, como siempre, contra viento y marea". Contra muchos elementos.
Desconocimiento, indiferencia, desencanto, guasa, de todo hay en los mentideros de aquí al Trece. Hay quien recurre al Carnaval, claro, y al fútbol, por no hablar del capillismo ilustrado, ya tenemos las tres esquinas del triángulo mágico gadita, que tanto da y tanto quita. Un camarero llamado Fernando, que pasea por la orilla de la Bahía, junto a la cafetería de Bahía Sur, con Cádiz y La Isla mirándose de frente, apela al dinero, la gente sólo habla de dinero, maldita sea. "Han gastado una millonada en viajes, según leo en el Diario, ahora vienen de Montevideo, donde han dejado dos tipos para el Museo del Carnaval uruguayo, y aquí seguimos con el Museo del Ná, nada se sabe del Museo del Carnaval, como de otras tantas cosas que han dejado para el Doce. Pues el Doce ya está aquí, señores, y ... " pronuncia un bastinazo. Aparece el cachondeíto en un corrillo, claro está, y un chaval dice con sorna que "la Bahía será una playa, como Cádiz 2012 Latino, vendrán Bisbal, Rosa de España y el ministro Baute, y los políticos ganarán su operacion triunfo ...", más bastinazos.
Entre las Diez o Doce razones que los encuestados encuentran para querer a La Pepa y encarar el futuro con cierto optimismo se cita la consabida crisis. No hay consenso. Unos apuntan que la crisis perjudica, pues ha sobrevenido en plenos preparativos, y otros ponen de manifiesto su deseo de que la Bahía, como ha ocurrido con el turismo, obtenga beneficios y mejorías. Muchos de los que no saben ni contestan se limitan a comentar que "lo único que queremos es salir de la crisis, que haya trabajo". Y alternativas al ladrillazo que se marchó sin despedirse. "Pepa, sácanos del paro", inventa un simpático cliente de una zapatería. ¿Zapatero? A algunos encuestados se les llena la boca de "zapateros", "la niña de Rajoy", "los trajes de Camps" o "los muertos de la crisis".
En el corazón del corte británico que reina en ambas localidades, sin cuyo influjo no habría puente ni cosas que "descambiar" mañana, alguien que dice llamarse Aurora, psicóloga y empresaria, pregunta en voz alta cómo sería la moda de 1812. "Los comercios, los bares, las librerías, etc, ya tendrían que colgar lemas del Diez y del Doce, vender historia y cultura por anticipado, fomentar la cultura, divulgar el Bicentenario con todo tipo de ofertas, ya tendríamos que estar aprovechando la cuestión. Pero no veo estanterías sobre el tema, ni nada que se le parezca. En otros lugares del mundo he visto ejemplos muy difierentes, hay que viajar para sentirse más libre". Y para aprender. No sólo se aprende de los errores.
Más allá de la luz que une a ambas ciudades de la libertad, y del relativismo social, el pasotismo colectivo o la eterna sopa de siglas, hay quien lo tiene claro. "A partir de ya, tenemos que aprovecharnos del Doce hasta siempre, convertir la Bahía en centro de estudios y en lugar de turismo, las dos cosas, lo más importante será el Trece", enfatiza María Tomé, una catalana del Sur que conoce los entresijos del Doce. Ella critica las peleas políticas, dice no entender cómo se paralizan proyectos o se bloquean intenciones del adversario, "la gente no es tonta y se da cuenta de detalles como el de la Aduana, que no es un edificio singular, pero no lo quieren tirar para perjudicar al plan de la Plaza de Sevilla". Por contra, Abelardo, un operario de Telefónica muy crítico con la gestión de Teófila, acusa a ésta de querer comportarse "como si fuera jefe de Estado y sin dar su sitio a los socialistas". A pique de un repique de que se rompa la cuerda de tanto jalar. "Demasiado protagonismo, demasiado dinero tirado, y muy pocas certezas", sentencia.
Riza el rizo un señor mayor que, preguntado sobre la cuestión de modo global, asegura sin rubor que "todo es un montaje, no me creo ni la historia". Vamos, que Napoleón no pudo entrar en Cádiz porque cogió un atasco en el Río San Pedro, que Barroso es un tipo afrancesado, que La Pepa era la mujer del Legionario, que las cosas no son lo que parecen. En fin.
No sabe, ni contesta, la gente a la que no ha llegado con claridad el mensaje del Diez y del Doce: el isleño atribulado, el gaditano ensimismado. En líneas generales, da la impresión de que el ciudadano de a pie, ahora tratado vilmente como usuario o consumidor, no alcanza a vislumbrar la relevancia del Bicentenario o simplemente tilda a los políticos de incapaces de crear un universo en torno al Bicentenario. La Pepa está tiesa. La Pepa pasa de todo. La Pepa sale trasquilada de la peluquería. Todos la quieren, muchos de ellos por mero interés, y casi nadie la conoce.

Octubre 09, Cádiz, Diario de Cádiz

viernes, 9 de octubre de 2009

Monkey Week, la ciudad de los cien conciertos

Caña al mono. Comienza la primera edición del festival Monkey Week. El Puerto de Santa María, y sus cuatro costados, acoge una experiencia nueva, con vocación de escaparate, punto de encuentro y feria de muestras de la música independiente. Enrique Bunbury, que se halla en plena gira americana, no podrá disfrutar de la idea que concibiera precisamente junto a los también "portuenses" Paco Loco y Gary Louris, pero tendrá buenas noticias allende los mares. Los hoteles, al cien por cien. Más de 250 profesionales del sector, 40 empresas representadas, talleres de trabajo, clases maestras, mesas redondas y casi un centenar de conciertos repartidos por la otrora "ciudad de los cien palacios". Cuatro días intensos, el puente que todos quisieran pillar. Marina Gallardo, la peculiar cantautora local con vocación universal abre fuego, a la una de la tarde, en el teatro Pedro Muñoz Seca. Después, un "no parar" hasta la noche del lunes. Abierto hasta las tantas.
¿Independiente de qué? La música "indie", que en los años noventa floreció merced a una nueva generación de artistas y aficionados alejados del arte convencional, una nota al margen de las corrientes del rock y pop tradicional, intenta desprenderse de etiquetas y tópicos que no casan bien con las ínfulas de independencia, rechazo a las normas establecidas, libertad creativa e inconformismo. El eterno debate, nadie sabe si alguien es comercial si vende discos en un supermercado o si figura como alternativo simplemente porque viaja en contramano.
A propósito de independientes, los sellos discográficos independientes, que fueron tales durante una década, luego se reciclaron y ahora vuelven a la senda de la autonomía, avanzan ya por delante de las compañías multinacionales, cuyo fracaso parece ya evidente y no retornable, como los cascos de botellas con mensaje indescifrable. Precisamente, la industria independiente mantiene viva la música en directo, la música grabada y la música en general, frente a la mediocridad y el cinismo reinante en el lado "mainstream". Sobreviviendo contra la corriente, de eso se trata. La Monkey Week pretende debatir en torno a los desafíos del sector, el futuro del arte accidental, en tiempos tan convulsos. Se hablará de formatos, de producciones, de negocios y de creatividad. Y se podrán descubrir los ritmos y las actitudes de grupos ya consagrados o en ciernes de aglutinar a un público concreto. ¿Público independiente? Todo depende.
Esta noche, en el primer gran concierto de la MW, tocarán en el Monasterio de la Victoria los británicos Wire, quienes precisamente nacieron en la era del punk, en 1977, enarbolando su "pink flag" al aire libre, sin ataduras, flirteando con la oscuridad y la tecnología, anticipando los tiempos que quizá no hayan llegado aún. Compartirán cartel con los sensacionales Tokyo Sex Destruction, los no menos atractivos Los Coronas y con el músico y productor asturiano Paco Loco, alma mater del movimiento musical que late n El Puerto alrededor de su espíritu independiente. Otra vez la palabreja, que se presta a prejuicios, con sus pros y sus contras, a riesgo de caer en lo snob y elitista pero con la sana intención de no sucumbir en lo típico, lo tópico y lo mayormente esdrújulo. Paradojas de la vida: lo mayoritario no tiene por qué ser rechazable. Lo minoritario puede transformarse. Y viceversa.
Hoy habrá música de todos los colores en el Muñoz Seca, en la plaza del Castillo de San Marcos, en La Cristalera, El Loco de la Libera y el Barsito, y los valientes promotores del Mirador Pop montarán una jugosa fiesta en Mucho Teatro, con Montevideo y Pumuky, entre otros.
Antes, a las once de la mañana tendrá lugar la presentación del festival y a continuación comenzarán las jornadas profesionales, que abordarán temas tales como las nuevas estrategias de promoción, la música en la era blog, las claves del mercado, los modelos de negocio, la producción, el estado de salud de las discográficas, y la autogestión, entre otros.
Cada día, la MW cambiará de escenarios y propuestas, no conviene perderse un detalle del programa de actos, dicen que El Puerto se convertirá este fin de semana en la capital de la música independiente. Salud.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Coti trae a Cádiz su colección de melodías

Coti dará hoy gracias a la vida, el Teatro Falla asistirá al primer concierto del artista argentino desde la muerte de Mercedes Sosa, con quien nunca pudo cantar al alimón. "Jamás podré cumplir ese sueño". señala en el diario Concordia Hoy, donde recuerda el cúmulo de sensaciones que causó la Negra cuando interpretó un dueto con Javier Calamaro durante la grabación de un disco precisamente producido por Coti. "Cuando ella comenzó a cantar el mundo entero se paró, lo llenó todo de magia". Coti, que esta noche protagoniza el apartado de música pop comprendido en el ciclo Vivamérica, se presenta en Cádiz entre el dolor que los argentinos comparten estos días con el resto del mundo y la esperanza, los amores imposibles y los horizontes cercanos, las benditas canciones y la maldición colchonera, las luces y las sombras que acaso presiden su carrera. Más luces que sombras, más dulce de leche que errores avinagrados. A Roberto Fidel Ernesto Sorokin nunca le gustaron sus nombres, por eso se puso Coti.
Nominado a otro Grammy Latino por su reciente disco, en competencia directa con mitos de su país como la propia Mercedes Sosa y los legendarios Luis Alberto Spinetta y Fito Páez, el cantante rosarino afincado en Madrid desde los albores del siglo trae a Cádiz su colección de estribillos pegadizos y actitudes rockeras, con su punto canalla aunque también fresco y luminoso. Recuperando el paso acaso perdido con el anterior álbum, defendiéndose de las acusaciones que lo sitúan en el lado más cómodo del standard del pop-rock, Coti apura la década que tantas satisfacciones le ha brindado con un quinto disco prácticamente elaborado por su cuenta y riesgo, compuesto, tocado y producido de forma artesanal y concienzuda. En el videoclip de su primer single, curiosamente, aparecen dos futbolistas amigos del cantante, el argentino Maxi y rel uruguayo Forlán, ambos del Atlético de Madrid, ambos dos admiradores de la obra de Coti, que alcanzó su punto álgido, tras un par de álbumes magníficos, con el disco en directo del 2005. Ecos del número uno. Nada fue un error, como dice la copla, todo es susceptible de pintarse de color esperanza, la célebre canción de Diego Torres compuesta por Coti, cuya labor en la sombra no se conoce a fondo. Coti lleva muchos años trabajando como músico de sesión, compositor y productor, desde muy jovencito en su Argentina natal, no en vano ha tocado en discos de los hermanos Calamaro y producido tal vez el disco clave de Andrés Calamaro, "Honestidad brutal".
La fertilidad creativa del músico, que escribe para otros por encargo o amistad, se traduce también a nivel personal. Coti tiene cuatro hijos, dos parejas de mellizos, uno de ellos llamado Dylan. Algunas de sus canciones suenan al folk rock originado por Dylan y captado por los Byrds, al surf rock de los Beach Boys, a los grandes cantores argentinos antes mencionados, sin olvidar al inmenso Charly García, que ya se encuentra mejorcito de lo suyo y se apresta a escenificar su enésima reaparición en el país que siente tal adoración por su figura. En el mismo artículo escrito tras la muerte de Mercedes Sosa, Coti apunta algunos emotivos recuerdos, en especial el momento en que Charly García subía al escenario para cantar junto a Mercedes Sosa hace algo más de un cuarto de siglo, cuando la democracia regresó a la Argentina, la República mundial del folklore profundo e inventora del rock en castellano. Uno de los míticos precursores del rock con eñe, Litto Nebbia, produjo precisamente el primer disco de Coti, el padre de las melodías mellizas.

Octubre 09, Cultura, Diario de Cádiz