jueves, 31 de diciembre de 2009

¡2010, rocanrol animal!

Hasta nunca, 2009. Hola, qué tal, 2010.
Feliz año al cinismo en do mayor, doce o trece uvas envenenás a los miserables, mequetrefes, malandrines, malas puñalás les den a los políticos de uno y otro signo que continúan dando coba a esta tierra, a los empresarios que aprovechan las crisis ajenas para causar desgracias colaterales, a los vivos mortales que emplean la falsedad como estrategia, a los dueños de la guerra (de mentiras y manipulaciones), a los terroristas de la mala muerte y a los terroristas de estado, a los amigos que no lo fueron ni lo serán, a tós por iguá.
Nada bueno deseo a los hombres que matan a sus mujeres, a los que siempre se llevan el botín, a la soledad no buscada, a los monopoly del dinero, a la justicia de los ricos, a los hipócritas y falsetes, al sensacionalismo barato, a los niñatos que arrojan petardos a las viejas, explótame explótame el corazón, y a la incultura.
En cambio, rosas del recuerdo para los palestinos, los niños maltratados, los que trabajan esta noche, las camareras del diablo, la gente buena de corazón y la gente mala de verdad, quienes no distinguen bien el mal del bien, y viceversa, pero jamás joden al prójimo más próximo. Feliz desdicha, al carajo el Nueve !!!
Cuidaíto con la carretera. Y con lo que se dice. Y con lo que se calla. Que se calle el mundo, que suene el rocanrol animal !!!
!!!Salud a todos !!!
Observen el parecido de la felicitación, casi calcada a la del pasado año. Total, el futuro ya es pasado. Y la presunta crisis, una excusa, un ardid, una mielda pinchá en un palo. Observen las cifras, la bolsa sube el 30%, el Bancosantandé gana el 70% más, Timofónica se hace de oro, los renos se rebelan ante el expediente de regulación de empleo que esgrime el sieso de Papá Noel, a los Reyes los puso Franco, el niño Jesús se ha hesho rapero, las cajas de polvorones ya no traen almanaques, la ilusión es un caramelo envenenao, y la vida es un Carnaval. Quedan quince días pa que empiece el concurso de Carnaval gaditano, la fiesta de la libertad, salud, me voy a callar ya, cogedlo ahí !!

La transformación de Drexler

"Amar la trama", el nuevo disco de Jorge Drexler, verá la luz el próximo mes de marzo. Y el cantante uruguayo volverá a Cádiz el 28 de mayo, cuando aún se recuerda el paso por la Central Lechera de un cantautor eléctrico y ecléctico que ya sonaba a gloria y apuntaba alto, aún sin Óscar. Casi cuatro años después de "Doce segundos de oscuridad", y tras "Un instante preciso", el documental que revisaba la gira del directo "Cara B", el innovador músico uruguayo se atreve con un trabajo registrado en un estudio de televisión con todos los músicos en directo, a la par, sin corsés técnicos ni trucos digitales, y en presencia de un grupo de espectadores privilegiados. Doce temas, un sonido diferente, más luces que sombras, vientos por doquier, percusión de altos vuelos y los toques personales del universo Drexler. El disco, producido por Matías Cella, será otro retrato mágico de la presunta realidad y un juego minimalista y sugerente. Cuentan que el reciente repertorio del artista de Montevideo contiene virtuosismo, sencillez y espontaneidad. Ya se sabe que Drexler lo transforma todo. Y que hay que cambiarlo todo para que todo siga igual.
Amén de renovar su propuesta musical para salir de gira y ofrecerse entero a su gente, en perfecta comunión, como hizo dos veranos atrás en Jerez, y años atrás en Cádiz, como bien revela la película "Un instante preciso" que se mostró al público en el Festival de Alcances gaditano, Jorge Drexler acaba de participar como invitado especial, junto a su actual pareja la cantante y actriz Leonor Watling, en un curioso experimento musical dirigido por el exquisito músico estadounidense Ben Sidran. Ambos ponen su voz al servicio de un espléndido homenaje jazzístico a Bob Dylan. "Dylan different" se titula el disco, claro está. Otra vuelta de tuerca a la inmensa y ecléctica obra del trovador. Dylan, curiosamente, ha obtenido buenos resultados grabando algunos discos con todos los músicos a la par, aunque sin público en la sala, caso del legendario "Oh Mercy".
El músico ríoplatense también ha empleado parte de su tiempo en colaborar de forma desinteresada en asuntos solidarios. En los últimos días se sumó al apoyo de artistas hispanoamericanos a la activista saharaui Aminatou Haidar, y en Madrid presentó una novedosa campaña de recogida de instrumentos musicales para fomentar el arte y la cultura en África y Oriente Medio, en el transcurso de un acto celebrado en la Casa Encendida de Cajamadrid.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Cinco millones de canciones

Cinco millones de canciones regala una firma de telefonía, otro insulto a la música. Ahora mismo atracan al personal por la tele, el disco del año por ese eme ese, la mafia de OT no descansa, una década de imperio del baile, lástima que la cadena estatal siga haciendo el juego a esta gente, que impone sus artistas, manipula las listas de los listos y agravia al resto de compañías discográficas y de estilos musicales.
Cinco millones de canciones al peso, cuarto y mitad de negocio fraudulento, sin anestesia, faltando el respeto a autores e intérpretes, llevándose lo que haya que llevarse calentito, contribuyendo a la incultura y a la vulgarización que nos invade. Más información musical y menos ataques a la decencia, oiga. Veo que ha ganado el disco de Bisbal, normal, a continuación emiten un concierto de Bisbal, normal, hay que vender deuvedés.
Mención especial para la cagarruta del año, una versión lolailo de "Una décima de segundo", de Nacha Pop, una manera como otra cualquiera de destrozar la memoria de Antonio Vega a conciencia, si no fuera porque la canción pasará como el humo. Qué vergüenza. Esas palmitas, ese aire rociero, en fin, un estúpido velo. Pidan perdón a Antonio.
Esperemos que la nueva tele de Zapatero, ya sin publicidad, ofrezca más dignidad, diversidad, equidad. Sin menoscabo de los cantantes que dominan el cotarro, sean triunfitos o no, y sin prejuicios bobos (ole por Manuel Carrasco), la música merece mejor trato en la tele pública. A ver cómo se las ingenian a estas alturas para pugnar con el youtube. Muy fácil (no tanto). Tras los vaivenes en torno a la piratería, internet y demás supervivencias, ahora lanzan otro globo, parece que el Gobierno estudiar subvencionar conciertos de pop y rock español. Sálvese quien pueda. Las administraciones ya se cargaron la gallina de los huevos de oro a mediados de los años ochenta, inflando cachés, marcando el paso, instituyendo el maldito gratis total, y desde entonces han ejercido la competencia desleal, anulando la iniciativa privada, como en otros ámbitos, hasta la derrota final.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Trabajo temporal (deseando el mal ajeno)

Es lo que tiene el trabajo temporal, te levantas deseando el mal ajeno, ni espíritu navideño ni leches, esperas una llamada, que alguien se caiga por las escaleras o pille la gripe C, algo que rompa la racha de tiempo. Controlan tu tiempo. Administran tu estilo de vida. También te la perdonan, la vida saltimbanqui. Los días señaladitos, cubres huecos, celebras la fiesta de la incertidumbre, da igual que valgas o no valgas, ya te llamarán. Cuatro meses por aquí, siete días por allá, un puente largo, un mensaje corto, compañeros intermitentes, imposible soñar, prohibido venirse abajo. Hay gente peor.

sábado, 26 de diciembre de 2009

La pacificación de Cádiz

Viene en son de paz. No esperen tribulaciones alrededor del mundo del politiqueo local, abstenerse morbosos de dimes y diretes. Román habla bajito, trae unos cuantos folios con jugosas notas al margen y atrapa las preguntas al vuelo para articular su discurso doceañista gaditano. Una cuestión de Estado. Junto al Carmen, frente al Baluarte, en la Primera de Comillas, Tino sirve en bandeja un par de cafés sin acritud y abre comillas. "En Cádiz tenemos experiencia en organizar eventos como la Ryder Cup o grandes regatas, sabemos lo que es una Expo, conocemos acontecimientos cercanos como la capitalidad cultural europea o el Rock en Río, por citar algunos ejemplos, pero el Doce no se puede comparar con un Mundial de Fútbol. El Doce será la conmemoración de un documento político, el más importante y trascendente. De ahí la dificultad intrínseca de organizar algo de esta naturaleza, que además agarre y enganche a la opinión pública y atraiga visitantes". Un acontecimiento de dimensión nacional e internacional, una oportunidad que a juicio de Román ha encontrado "la generosidad de la Junta y el Estado, ahí queda la ristra de restauraciones e infraestructuras, por valor de cientos de millones de euros". Román vuelve de una breve sesión de fotos con José Braza, que encaja la figura del portavoz municipal y diputado nacional socialista en el entoldado paisaje que compone el entorno de la Alameda. Relajado, locuaz y midiendo cada palabra, emerge el Román sibilino, Román paladino. Para leer entre líneas. Línea directa Madrid-Cádiz, con primera parada en la Cumbre de Jefes de Estado Iberoamericanos del Doce, el fin de semana mundial.
"Estoy trabajando en una iniciativa que signifique el hermanamiento de las tres grandes constituciones escritas: la estadounidense de 1787, la francesa de 1791 y La Pepa de 1812". Abriendo caminos. Román reflexiona en voz alta: "No será un acontecimiento para los políticos, será para los ciudadanos, nunca mejor dicho, pues La Pepa convierte a los súbditos en ciudadanos". Ahora que los políticos se han transformado en el tercer problema de los españolitos, según el barómetro del Cis, nada mejor que emplear las armas del Doce en "aumentar la conciencia ciudadana". ¿Cómo? "Mediante el voluntariado, así se evidencia de verdad la implicación del ciudadano". Formación del voluntariado, desaparición del vandalismo, "pues no podemos estar construyendo y destruyendo una ciudad", e impregnarse de principios democráticos, "empezando por nosotros mismos". Los políticos. "Con especial atención al primer valor fundamental: el respeto al otro". "Qué bonita es la crítica con humor e ironía, algo muy propio del Doce, nada que ver con los insultos y la falta de consideración hacia las personas". Y los políticos. Román no menciona explícitamente sus últimas cuitas municipales, las grescas plenarias o las polémicas internas a cuenta de sus declaraciones. Recuérdese que el dirigente socialista llegó a criticar la demora de proyectos relacionados con el Bicentenario.
Amor y paz. Román pasa de trifulcas. Apunta que "el mayor logro del Doce, hasta ahora, ha sido la pacificación política" entre bandos enfrentados, las dos españas chicas, ya se sabe. Y atribuye el logro a Luis Pizarro, "aunque participan todos". Elogia los programas culturales que prepara el Consorcio, que "van a sorprender muy favorablemente y que serán conocidos con antelación por el público, dos años antes". Esto es, muy pronto. Sin improvisaciones. Inaudito en Cádiz.
Román lanza al aire una pregunta capaz de estimular debates o levantar ampollas: "¿Por qué La Pepa se convierte en un mito?". Él mismo interpela: "Porque permaneció muy poco tiempo en vigor, de ahí que su mitificación, similar a la de James Dean tras su precipitada muerte". Curioso símil cinematográfico. "La Constitución de 1812 estuvo a la altura de los tiempos, en la era de las revoluciones americanas y europeas, pero no duró más de cinco años, por eso es un símbolo". Y remata de esta guisa, mientras el café se revuelve caprichoso entre comillas. "La carcundia de siempre se encargó de abolirla (la Constitución) y España sufrió un siglo y medio de desgracias por no asumir el paso a la modernidad. Nuestra historia habría sido distinta, acaso similar a las de países americanos imbuidos por el espíritu de La Pepa o Inglaterra y Francia". Román pone el dedo en la llaga de "decenas de años de falta de democracia, nula vida constitucional, el desprecio de una España hacia la otra". Nadie sabe qué habría ocurrido, ya que estamos, de haberse consumado la invasión napoleónica.
En cambio, Román apela al hito histórico de la Constitución vigente, la del 78, la del Gorrión de Puertatierra, y subraya que "cuando algunos hablan de La Pepa se equivocan de tiempo, la del Doce tendría que haber sido duradera, vino tarde, pues ya América había iniciado su proceso de emancipación. Y para quienes han ostentado el poder durante siglos, la Constitución siempre llegaba tarde". Toquetazo del Doce. El que lo coja pa él. "Es el tiempo de reflexionar, y no de homenajear a La Pepa, que no estuvo vigente en su tiempo". Trabajito ha costado afianzar la democracia parlamentaria, abunda el político, dando en la línea de flotación en plan fino. Y vuelve al discurso de la implicación ciudadana, el voluntariado, del que casi nadie se acuerda aún, y de la labor de la Universidad a la hora de introducir el espíritu de La Pepa en los centros educativos. Sin olvidar iniciativas como la entrada de la música en las escuelas o los comics de Rafael Marín en torno al Bicentenario.
"Todo lo que no sea conseguir que el Doce se converta en la aventura colectiva de todos los habitantes de la Bahía significará que hemos fracasado", advierte en primera persona del plural. "Que la Bahía suene en el mundo entero", apuesta, no sin antes confesar, entre sus gestiones, aspectos vitales. Román forzó en el Congreso la apertura de la Comisión Nacional del Bicentenario a todos; impulsó la aprobación de mayores beneficios fiscales, así como la declaración como edificios constitucionales del Teatro de las Cortes y el Oratorio de San Felipe Neri. Por no hablar del carril reversible del Puente Carranza. Más vale tarde que nunca. "Ministra, son cuatro kilómetros de autovía", dijo Román a Magdalena Álvarez. Y mil años de retraso, con las castas del gachó de Sevilla que aprieta los botones del carril reversible.
Román anuncia que Pizarro presentará el núcleo de actos del Doce en breve, con tiempo suficiente para vender las excelencias gaditanas, y obtener apoyos financieros, e ilusionar a la gente. "Cádiz no se ha quedado huérfana de apoyos, todo lo contrario; el Doce figura en los planes del Ministerio de Asuntos Exteriores, que lo difundirá por Latinoamérica. Felipe González, embajador extraordinario de la conmemoración de la Independencia de las Repúblicas Americanas, tiene el mismo propósito. Pronto vendrá a Cádiz", a su casa de Cádiz, para implicarse en la tarea. En son de paz, claro.
El diputado socialista, dirigente histórico de su partido, con tantos tiros dados como las mismas tropas napoleónicas, no encuentra motivos para generar polémicas en torno al Doce, bastante ha tenido ya con propios y extraños, pero apunta que Cádiz necesita dos espacios con capacidad para al menos mil personas, a falta del cacareado centro multiusos. Cita el Palacio de Congresos y también el Teatro Falla, aunque con aire acondicionado, claro". Y tras la entrevista pide a Tino una copita de oloroso, no sin antes expresar en voz alta, otro toquecito para navegantes: "No soy un converso del Doce". A mediados de los años noventa instituyó el Día de la Provincia desde su cargo de presidente de la Diputación, con La Pepa como figura central. A punto de cumplir los 61 años, Román cierra el aperitivo con la misma exclamación que empleaba en sus también sibilinos y sintomáticos discursos doceañistas: "¡Viva La Pepa!".

Diciembre 09, Cádiz 2012, Diario de Cádiz
La foto es de José Braza

Ilegales, tiempos viejos, tiempos salvajes

Jorge Martínez sigue vivo. Increíble, pero cierto. El cantante y guitarrista asturiano, líder eterno de los Ilegales, el salvaje grupo de rocanrol que nació con la mal llamada movida pero jamás tuvo que ver con etiquetas, ni movimientos, ni banderas, ni falta que hizo, recopila sus obras completas en una morrocotuda caja de nueve discos, trece temas inéditos y un libro a modo de historia loca de una época volcánica. Treinta años de carrera de una banda casi proscrita que siempre caminó al filo del alambre en permanente pugna con lo convencional y adorada por miles de fans en España y Latinoamérica. Con un directo demoledor, una cultura musical tan amplia como rica, y el carisma y la arrogancia de Jorge, Ilegales vuelve a las andadas con lemas tan vigentes como "Tiempos nuevos, tiempos salvajes", "Europa ha muerto", "Soy un macarra, soy un hortera, voy a toda hostia por la carretera", "Agotados de esperar el fin", "Odio los pasodobles" o "La noche que mi padre me echó de casa". Históricos, problemáticos, anfetamínicos, osados, y extremadamente sensibles a la hora de mostrar su amor por el rocanrol de toda la vida, incluidas las baladas distorsionadas.
Días atrás, la nueva discográfica de Ilegales, PopUp, hizo justicia y entregó a Jorge Martínez el disco de diamante honorífico por superar el millón de ejemplares vendidos. El grupo se ganó tal distinción ya en los años ochenta, pero nadie tuvo narices de organizar un sarao en tributo al imprevisible, genial y altanero Martínez, quien por cierto ya montó un buen numerito en el hotel portuense Caballo Blanco cuando tocó en Puerto Real a mediados de los ochenta, espíritu del rocanrol con todas sus consecuencias, la bronca en do mayor, la libertad al pie de la letra.
Jorge Martínez se aprovecha ahora de las nuevas tecnologías y amén de crear su propia web y una televisión cibernética a su imagen y semejanza, reconvierte su talento en diferentes direcciones: lo mismo revitaliza la carrera de Ilegales, con la arriesgada edición de tamaña caja, que monta un grupo paralelo para rubricar su amor por las orquestas de baile, Jorge y Los Magníficos, puro carisma. Martínez, lenguaraz, silvestre pero también ávido coleccionista de gutarras eléctricas y profundo conocedor de los entresijos del instrumento, siempre supo construir a partir del caos, a lo bestia o con delicadeza, siempre sincero, nunca correcto, y ha dado en el clavo en algunas de sus etílicas profecías de los años ochenta. En los tiempos de la transición, Jorge caminaba en contramano, era capaz de pelearse a piñas con los Gabinete Caligari, de beberse un par de botellas de inspiración en la escena, de retar al destino incierto y salir airoso de todos los trances, ahí está el tío, con casi 55 tacos, al pie del cañón, con las botas puestas y un halo de misterio desde los tiempos del San Juan Evangelista, el Rock Ola y los locos locutores de la efe eme. Los bares conocen a Jorge, Jorge conoce el mal, no hay mal que por bien no venga envuelto en celofán con "126 canciones", pura historia del rock hispano. Y sin levantar el pie del acelerador.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

jueves, 24 de diciembre de 2009

Defensa de la alegría (Mario Benedetti)


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo
y la rutina de la miseria
y los miserables
de las ausencias transitorias y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo
y las pesadillas de los neutrales
y de los neutrones
de las dulces infamias y los graves diagnósticos
defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias.
defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres.
defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa
defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas del azar
y también de la alegría.
Mario Benedetti

Pereza detrás del Carnaval

Tras la máscara, pura Pereza. El dúo madrileño que representa la reencarnación del rocanrol hispano, y que se encuentra en la cúspide de su carrera, adorado por diversas y paradójicas tribus urbanas, cantará en la sala Anfiteatro el día 26 de febrero, pocos días después de la emblemática fiesta gaditana, digna manera de aliviar el empacho de pasodobles y alimentar las ansias del público gaditano que también "muere" por otros ritmos y hechuras musicales. Encumbrados por un público variopinto y acaso un poco sobredimensionados, los Pereza vendrán a Cádiz tras su participación como teloneros de Joaquín Sabina en el mítico estadio de La Bombonera, en Buenos Aires. De hecho, Rubén y Leiva pueden vanagloriarse de haber rejuvenecido la oferta de Sabina, amén de insuflar al gran trovador y poeta nuevas sensaciones para su flamante disco, "Vinagre y rosas". Los temas "Tiramisú de limón" y "Embustera" disponen del sello personal de Pereza, aunque las letras no oculten la mano del mismo Sabina. Los Pereza también han colaborado últimamente con el argentino Fito Páez, santo y seña del rock latinonamericano, y han rendido pleitesía a grupos tan influyentes en su repertorio como Burning, Tequila o Andrés Calamaro y Ariel Rot. Todos ellos de la rama del primer rock en castellano, pero desde estratos sociales opuestos, a medio camino entre lo macarra y el pijerío, por así decirlo, que de forma insospechada convergen en cierta manera de entender el rock, por supuesto vinculada a los Rolling Stones y su cuidado desaliño indumentario, las guitarras rítmicas poderosas, el deje cansino, algunos tópicos rockeros, la mala vida, la buena muerte y un eterno aire fresco y vacilón que mantiene vivo el tres por cuatro.
Pereza agota las entradas allá donde va, hace amigos allende fronteras, celebra su preponderancia en Argentina, cumple diez años de vida recibiendo premios como mejor grupo español, precisamente en una etapa con más sombras que luces en la música de la Piel de Toro, y amasa discos de oro, el amor incondicional de las "groupies" y el respeto general, sin menoscabar la existencia de detractores de su estilo. La gira "Puro Teatro Tour", que precisamente partió de Buenos Aires, pasará por Cádiz merced a la labor de la empresa Blueshow, del incansable José Peinado, el artífice de la Isla del Blues.
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Adiós a Jesús Gargallo



Adiós a un obrero, sindicalista y político que luchó por el trabajo de Cádiz y que participó decisivamente en la salvación de los astilleros gaditanos. Jesús Gargallo, un hombre honesto e independiente, dialogante y sincero, solidario y firme defensor de los derechos de los trabajadores, se fue demasiado pronto, a los 55 años, dejando una estela imborrable. Miles de recuerdos, esas fotos arrojadas a la mesa del ministro, las imágenes de la sede socialista en llamas, los cortes del puente, el grito unánime de ¡Astilleros no se cierra! que adoptó toda la ciudad, el conocimiento de causa y la libertad. Gargallo facilitó a este plumilla un reportaje inolvidable, juntó a dos veteranos obreros de astilleros para asistir al estreno de Los Lunes al Sol, fue una experiencia memorable, cada escena de la película encontraba un comentario certero, la historia del astillero ficticio derivó en parecidos episodios de la factoría gaditana, fue muy emocionante. Gargallo trabajó en la sombra y no quiso aparecer en el artículo. Otras veces, en cambio, daba la cara, y firmaba con nombre y apellidos graves denuncias sobre la situación de la empresa, con pruebas, nunca mintió, ni dio su brazo a torcer. Y encabezó reivindicaciones hasta las últimas consecuencias, sin él estaríamos ahora maldiciendo la suerte industrial que ha ido variando de rumbo una reconversión tras otra, la reconversión jamás ejecutada, la sentencia a seguir viviendo, el miedo al futuro y la de-cadencia del tiempo y del viento.
Jesús no se ha marchado, sus cenizas permanecen acostadas junto al árbol que plantaron ayer, en su memoria, sus compañeros de astillero. Siempre presente.
Dejo un par de enlaces

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/590851/fallece/jesus/gargallo/referente/la/lucha/por/los/astilleros.html

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Falta de mantenimién

Otro día hablamos del temporal de fusiones, el presidente empresarial que debe hasta de callarse, los mini eres y la falta de mantenimién. Te da cuen? Políticos que impulsan la unión de bancos públicos y subvencionan el despido descarado del personal. Patronales que sugieren la flexibilidad del eufemismo y luego no son capacez de llevar las cuentas de su quiosco, y no pagan la seguridad social, ni el pato siquiera. Sindicalistas amantes del birlibirloque. Periodistas que juegan con varias barajas. Y Chiquito a la vuelta de la esquina, así que rindamos tributo a su surreal academia de la lengua con un poco de adobo caletero. Está la cosa muy mal, cobarde, y los malos de la pradera enfangan el terreno, fistros que nacieron después de los dolores, gente que morirá a partir de agosto, la vista fija en un punto quietorrrrr, y el dortó Grijanmore pasando a sus incautos pacientes a la pantalla, a petenau, in the mornin fly, la vida está llena de cotizaciones, "poblemas" y cuestiones. Y lo que hay es una evidente falta de mantenimién, ¿te da cuén?, que obliga al personal a desdoblarse y a creerse las mentirijillas a pie juntillas. Otro día hablamos de las tribulaciones con las multinacionales, el presidente empresarial que da ejemplo y se suma al bando de los números colorados y a la escasez de escrúpulos, lo vamos a dejar, pero lo apunto por aquí para que no se me vaya el santo al cielo, recuérdame que tengo que buscarme la ruína.

martes, 22 de diciembre de 2009

Chiquito de la Calzada y Joaquín Reyes, por primera vez en Cádiz

El gran Chiquito de la Calzada, por primera vez en Cádiz, única actuación en Andalucía. Suena bien. El humorista que cambió la manera de hablar de toda España durante una década, y que ha dejado un poso enorme en varias generaciones de aficionados, actuará en la sala Anfiteatro el día 5 de marzo junto a uno de sus relevos generacionales, componente de la muchachada nuí, el peculiar Joaquín Reyes. Tal para cual. El malagueño y el albaceteño han sido contratados por la promotora gaditana La Silla Verde, aunque se desconocen los términos y los detalles de una noche mágica que promete sorpresas y sensaciones fuertes, poco después del Carnaval.
Chiquito de la Calzada y Reyes unieron sus fuerzas para el décimo aniversario del festival aragonés Periferias y rompieron la pana. No hay precedentes de una reunión humorística de tal calibre. No resulta fácil cazar al vuelo al gran Chiquito, que vuelve a la actualidad mediante la televisión y su postrera participación en Spanish Movie. La influencia de Chiquito en humoristas, músicos, y hasta carnavaleros gaditanos, se puede medir paso a paso desde que surgiera en el programa televisivo Genio y Figura, en los primeros años noventa. A nadie deja indiferente. Reyes, por su parte, pertenece al humor independiente de este siglo, muy difierente pero también entroncado con el surrealismo.
 
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Josele Santiago, loco encontrao

Un enemigo totalmente reconciliable, Josele Santiago, un "loco encontrao", un intelectual del macarrismo ilustrado, un rockero hipersensible, el hombre que duda luego existe, uno de los mejores cantautores eléctricos que ha dado este país en las últimas décadas. El que fuera fundador de Los Enemigos, que ahora navega en solitario con tres discos extraordinarios bajo el brazo, actuará en Cádiz el día 28 de enero, con motivo del Campus Rock organizado por el vicerrectorado de extensiçon cultural de la Universidad gaditana. Será en La Bomba, el 28 de enero, nueve días después de la actuación del francés Dominique A, otro bendito especímen musical que merece capítulo aparte.
Josele Santiago conoce de veras el toma y daca que el dolor y el placer libran a diario de manera caprichosa, eligiendo al azar a sus tipos de interés para crear o destruir. Josele, cantante y guitarrista que firmó gloriosos momentos de rock sin etiquetas, crudo y sincero, a través de Los Enemigos, tornço luego a un estilo más reposado e introspectivo, pero con su tercer disco muda de nuevo su piel de rockero. De estilo peculiar, crudo y tan sencillo como complejo, Santiago apenas admite concesiones, su particular universo ofrece chulería y pena, sexo, drogas y libertad condicionada, guiños a Bukovski o Dostoievski, poesía de altos vuelos a lo Leopoldo Panero, ningún tópico rocanrolero, casticismo, una sinceridad aplastante que llega a asustar, si es que existe el miedo, y pequeñas obras de arte nacidas quizá a partir de las pequeñas injusticias que Josele observó o padeció de chico. De todo un poco. Josele Santiago y sus Menudencias tocarán en Cádiz con la presencia del gallego Pablo Novoa, legendario miembro de Golpes Bajos y de numerosas formaciones posteriores. Novoa produjo el segundo disco de Santiago, "Garabatos", la hermosa continuación del sensacional álbum "Las golondrinas etcétera". Con "Loco encontrao", el autor vuelve a las andadas pleno de inspiración. Parecido a nadie.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

domingo, 20 de diciembre de 2009

Con ustedes, la familia Ruido

La familia Ruido te da por culo. La familia ruido te felicita las pascuas. La familia Ruido disimula, no vaya a derrumbarse el castillo de arena, y monta el escándalo. En tan entrañables fiestas, la familia Ruido golpea, grita, patina en patinete, desfila por el pasillo, pega pelotazos al aire, baja la escalera como si saliera de la cuadra, pero cuando te saluda, qué amable es la familia Ruido, qué educados son los hijoputas; ella, tan estupenda, medio analfabeta pero con glamú; él, todo un mcaho cabrío, no se quita las gafas ahumadas ni para acostarse, caracartón es nuestro ídolo, felices fiestas por los cohone, comienzan estas pajoleras navidades y olvídense de dormir, descansar o lo que sea. En el reino de la familia Ruido se hace lo que ellos quieren, ellos hacen precisamente lo que critican a los demás. La familia Ruido es capaz de ponerte colorado si tiras de la cadena a las cero horas, o si zapateas demasiado sobre el encerado, pero ellos tienen licencia para molestar, son los elegidos por don Decibelio. Un saludo de la familia Ruido, cero coma cero de cultura general, mucho rollo macabeo, lo importante es parecer y montar bulla para que parezca más parecido de lo que parece. Los animales son más educados.
Por cierto, la familia Ruido también podría llamarse la familia Mentira, ya que estamos, pues todo lo que hace, dice o piensa, es un decir, suena más falso que un bin laden de tres euros. No es que mientan, es que son de mentira, directamente, apenas existen pero disimulan, y pa colmo se creen que somos carajotes. En las próximas entregas, la familia Trepa, la familia del Opus, la familia Tocateja, la familia Bien Gracias y otras familias de postín.

Orison opta a los Premios de la Música

El cantante, compositor y productor musical Orison, afincado en El Puerto de Santa María, ha sido elegido candidato a la XIV edición de los Premios de la Música, que otorga la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música, en la categoría de mejor arreglista.
La nominación se produce por la canción "Siempre tú (Orison edit)", del grupo de pop electrónico OBK, que dispone de unos brillantes arreglos de corte vanguardista al estilo del "dance" francés, aunque fusionado con ornamentos sinfónicos, situando la voz del cantante Jordi Sánchez en un cuerpo a cuerpo de sonidos imposibles que envuelven con su pegada en una esfera musical insólita.
El tema salió a la venta sólo en formato digital, de manos de la multinacional Warner Music y permaneció durante más de un mes entre las canciones más descargadas del país, entrando directamente en el puesto número dos de iTunes, por citar un ejemplo.
Fruto de la ascensión del artista portuense, un grupo de admiradores ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas a través de internet para lograr el favor, esto es, el voto, de los miembros asociados a la Academia, que comenzarán a emitir sus opiniones en enero del próximo año. De esta selección saldrán los finalistas.
Orison, joven pero ya experimentado músico, alcanzó cierta notoriedad hace cuatro años cuando ganó el concurso musical de Caja España; luego fue elegido por la plataforma musical Electrónicautor, liderada por Pedro del Moral, incluyendo sus temas en un álbum recopilatorio, y en 2007 dirigió la producción musical del último disco de Hakim, titulado "La séptima luna". Orison compuso la música, escribió las letras, diseñó arreglos y dirigió la grabación en su propio estudio.
El polifacético músico ha participado también en bandas sonoras, amén de trabajar en su propio repertorio.
El grupo OBK se hizo con los servicios de Orison tras conocer las remezclas que el gaditano había realizado al grupo Depeche Mode.
 
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

sábado, 19 de diciembre de 2009

Poesía subversiva emocional, Paco Ibáñez en El Puerto

En tiempos de lírica histérica dermoestética, Paco Ibáñez llena el salón de actos de la Fundación Rafael Alberti con una hora de antelación. Hay gente que se queda fuera. "Me iré a escucharlo en el Olympia", se consuela un portuense mientras alguien recuerda el cumpleaños de Alberti, un buen año vino Paco Ibáñez con un regalo enorme, un caballito de sube y baja. A Neruda también le gustaban los objetos y sus circunstancias; sus tres casas chilenas guardan miles de cachivaches. A Pablo y Rafael les fascinaban los barcos. Paco Ibáñez canta como Neruda, recita como Alberti, habla como ambos en una noche callada. Paco conoció a Neruda en París. Le cantó algo al premio Nobel de los Andes, "Desde las alturas del Machupichu", un tema que nunca llegó a culminar, y el poeta intercontinental le dijo con su dulce y atiplada voz: "Tú tienes que cantar mis poemas, tu voz está hecha para cantar mi poesía".
El legendario trovador vasco imita la voz de Neruda, tan parecida a la de Alberti en pleno éxtasis poético, y entona "Me gustas cuando callas". Ovación. El variopinto y cantarín público recibe al artista, todo de negro excepto su cabello cano, mientras suena por los altavoces el poema de José Agustín Goytisolo. "En tiempos de ignominia. La patria de todos es el canto. Hijos de perra, somos millones y el planeta no es vuestro". Paco planta su pierna derecha en una silla negra, bebe agua blanca sobre una mesa negra y canta, con el corazón suyo y el de Rafael, a Jorge Manrique, Luis de Góngora, Francisco de Quevedo, Antonio García Texeiro, San Juan de la Cruz, García Lorca, Neruda, Goytisolo, Machado y el propio Alberti. La gente participa, María Asunción Mateos suspira emocionada y el cantautor canta suavecito y habla con ganas. A sus 75 años, mantiene el espíritu rebelde y el fraseo tan característico de su voz, tal vez más hermoso que antaño. Ya se sabe que para emocionar al público no hace falta ser Pavarotti, basta con tener resplandor, como decía Jack Nicholson. Y a Paco le sobra. Despeinado, como siempre, recita Coplas por la Muerte de su Padre como si recién la descubriera. Proyecta su silueta en las sombras de la escena. Combina a los íntimos enemigos de la poesía hispana con sapiencia. No oculta su influencia de Brassens, y aunque él no lo sepa o no lo quiera admitir, de Woody Guthrie. Y clama al cielo por la tierra. "Para que me oigan en Copenague". "Hacen falta tantas canciones ..." Da un toque a yanquis y chinos, pregunta qué ocurre con el planeta, y luego confunde Abenamar, moro de la morería, con Amenábar, moro de la cinematografía, y reinventa el "feliz cumpleaños", harto de "melodías macdonalds". "Uno de mis principios es claro: antes morir que hablar en inglés". La gente ríe. Y él dice "yes", con guasa, y cantan todos "que vivas mil años, que seas feliz". Alberti va por 107, él siempre quiso llegar a los 120, pero será eterno.
Ibáñez cuenta experiencias de su infancia en un caserío vasco, canta en euskera y gallego, confiesa que acaba de conocer a una prima lejana en El Puerto, y se pone subversivo, se pone Goytisolo, denuncia la destrucción de valores, la no educación, mucho más grave que la falta de educación, y lamenta la falta de cultura, profundidad y solidaridad del mundo actual. Canta "Me lo decía mi abuelito", canta la gente a la par. Paco da caña a "la cultura pragmática y concreta, la cultura angloamericana, a la que nos oponemos con la cultura mediterránea y emocional. La gente canta, la gente se opone. "Vaya coro que tengo", se vanagloria el artista, que luego recuerda una anécdota con Rafael. En una entrevista, en la que Ibáñez despotricaba contra todo, largaba fiestas contra el capitalismo y contra la Unión Soviética, la periodista, medio asustada, interpeló a Alberti. "¿Está de acuerdo?" "Estoy de acuerdo con todo lo que ha dicho y con todo lo que va a decir". Risas a tropel.
A la postre, aparecen "Nocturno", "Muelle del reloj", "Balada del que nunca fue a Granada", la machadiana "Tus ojos me recuerdan las noches de verano" y la inevitable "A galopar". Poesía vigente. No suena "La poesía es un arma cargada de futuro", quizá porque el mañana ya es pasado. Y la nostalgia pertenece al porvenir de Alberti.
 
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

San Fernando, las Diez campanadas

San Fernando tiene los días contados. "Vamos con el turbo puesto", ilustra el atareado gerente de la oficina del Diez, el historiador José Quintero González, que se las sabe todas, claro. A las cero horas del uno de enero de 2010, La Isla dará la campanada, las diez o doce uvas de la fortuna, en vil competencia con el portal de Belén, ética versus estética, la historia contra la mentira, la cultura frente al espectáculo, el buen gusto ante el cutrerío, La Isla del asedio al sentido común y el Gobierno de la alegría. San Fernando será la primera ciudad no capital de Andalucía en dar la campanada en Canal Sur, y abrirá el trascendental Diez desde el preciso lugar donde si mide la hora oficial de España, el Real Observatorio. Las horas contadas, ya está aquí el futuro. Y días después, el Juan Sebastián Elcano partirá desde La Carraca rumbo a las Américas. Quintero espera que el Diez, y el Doce, y el Trece, sean el punto de partida.
Llegan los miembros de la Junta Central huyendo de Sevilla, ante la inminente aparición de las tropas de Napoleón. Un 27 de enero de 1810, con Jovellanos y un poco desprestigiados, los diputados crean la Junta de Regencia y entran en escena las fuerzas del duque de Alburquerque, llega el ejército de Extremadura, se producen los combates del Portazgo, los franceses ponen nombre al pinar chiclanero y en la Bahía comienza a hablarse ya del Segundo Puente, de Camarón de la Isla y de Mágico González. "Aquí empezó todo", remarca Quintero, que lleva un año y medio en el cargo de gerente de la Oficina de San Fernando 201o, cuando España era una Isla. Dos años, con uno de intermedio, para celebrar el Bicentenario de los dos años y tres meses de resistencia contra el invasor.
"El Diez será un evento para toda la Bahía, para todo el país, de hecho invitamos a todos a que participen y se impliquen en la tarea. Por fortuna, la alcaldesa de Cádiz cada vez que tiene ocasión dice que La Pepa es de todos, se lo agradecemos y reconocemos, no conviene que vayamos cada uno por nuestro lado, no tendría sentido", señala Quintero. No obstante, el gestor y educador remarca que a San Fernando no se le ha dado su sitio. No sólo en las esferas políticas, que ahora caminan por la vereda del aparente entendimiento, sino por parte de los historiadores. "San Fernando es la gran desconocida en la Guerra de la Independencia y en todo el proceso de Las Cortes", y pone énfasis en la paradoja: "Las únicas Cortes que no se denominan según el lugar donde se constituyeron fue San Fernando, pues ahí están Valladolid, Toro, Madrid, además de concilios, congresos, tratados y otros acontecmientos históricos. Todos menos las Cortes de 1810, las Cortes de La Isla de León". Guiños de la historia, cobazos de ayer y de hoy, como la primera derrota de Napoleón, que no sucedió en Bailén, sino "un mes antes, aquí delante", señala en la imaginaria línea del cielo y la tierra.
El Diez servirá para aclarar ideas, refrescar la memoria, difundir hitos como la oficialización de la revolución liberal, los principios básicos de la soberanía nacional, la separación de poderes, la igualdad entre diputados españoles y americanos, por no hablar de la libertad de imprenta. Todo ello, en San Fernando. Hay pelos y señales, documentos y testimonios, hasta que el 9 de diciembre del Diez se aprueba redactar una nueva Constitución, La Pepa para los amigos. "Aquí, por vez primera en la historia de la humanidad, se sientan en las Cortes los diputados de las antiguas colonias con los de la metrópoli, se reconoce como ciudadanos a los indígenas, no sólo a los criollos, y se dio luz verde a la representatividad, de tal guisa que españoles y americanos gozaban de igualdad de proporción".
En el Convento de la Enseñanza funcionaba el primer Gobierno democrático, salvando las distancias y si se puede llamar democracia a todo este invento. La Isla lo tiene claro: "Centramos la conmemoración en el parlamentarismo, mientras que Cádiz lo hace en lo Constitucional". "Ya lo dijo José Bono en su último discurso: aquí nació el parlamentarismo moderno. Bono se considera el 144 presidente del Congreso, contando a partir de Lázaro Dou.
Así las cosas, fijados los antecedentes, que hoy en día son menos conocidos que la plantilla de cualquier equipo europeo de chapas o los pormenores del último chismorreo, La Isla le echa imaginación y trabajo a estos momentos de crisis, dichosa crisis que "debe servir de acicate para presentar una gran programación" de cara al inminente Diez. Quintero avisa a navegantes que "habrá absoluta lealtad institucional", ya veremos qué pasa en las fotos, y se muestra orgulloso del Año del Parlamento, que permitirá la presencia del Congreso de los Diputados, y quizá del Senado, así como encuentros de los presidentes autonómicos, el Día de la Provincia, sesiones del Parlamento Andaluz y altos de gran alcance organizados por la Universidad. No olvidemos la reunión de las academias españolas, ocho reales academias se darán cita en La Isla.
En cuanto a las infraestructuras, oh, lala, la madre del cordero, Quintero cita el Centro de Congresos y Exposiciones, el Parque de la Historia del Mar, el Centro de Interpretación Parlamentaria, "que será un atractivo turístico de primer orden junto al Centro de Estudios Constitucionales de Cádiz", la calle Real con sus nuevos avíos y las diferentes rehabilitaciones, en especial la Compañía de María, que recreará la Regencia, o la Iglesia Mayor, donde los diputados juraron sus cargos, el Castillo de San Romualdo, nada que ver con el célebre popurrí playero, y una original ruta de defensas isleñas. Como se dice ahora, se trata de "poner en valor toda la riqueza patrimonial de la tierra al servicio del conocimiento y también del turismo". Admítanse tópicos como "valor añadido", "elemento dinamizador", "motor cultural" o "la leche en vinagre", con perdón.
Quintero tampoco olvida el campeonato de atletismo iberoamericano y, ya en materia cultural, las exposiciones históricas que ejercerán un gran impacto en los visitantes, así como congresos internacionales variados (históricos, vecinales, médicos, laborales). "Queremos llegar a todo el mundo, con un programa que no caiga en la monotonía. No en vano, el objetivo es preparar la ciudad de cara al futuro. Si no somos capaces, estariamos haciendo algo demasiado efímero".
Los eventos sociales y populares, no menos importantes, brindarán alegrías como la Gran Fiesta Cívica o la Cabalgata Temática del verano, por no mencionar la Procesión Magna, la Semana del Mar, espectáculos flamencos aún por cerrar, un Musical centrado en el Diez, conciertos de notable relevancia y mucho más.
Tras desgranar los diez mandamientos del Diez, Quintero vaticina más. Aún queda más. El Trece. Siempre nos quedará el Trece. Después del Doce. Inmediatamente después del apocalipsis maya y del año más esdrújulo del planeta Cádiz, La Isla volverá a la carga, porque en el Trece Las Cortes volvieron a San Fernando, y allí permanecieron durante cerca de tres meses. Y en San Fernando juró el primer Tribunal Supremo, el 13 de junio del 13, toquen madera. Quintero cree que de aquí hasta entonces "la ciudadanía debe implicarse, cada uno a su manera, en unas fechas tan trascendentales para el futuro. Si lo logramos, en poco tiempo seremos un centro turístico de primera magnitud: turismo educativo, congresual, cultural, ecológico ... Cuando comencemos a creer en la realidad que tenemos, estaremos sembrando el futuro".

Diciembre 09, Cádiz 2012, Diario de Cádiz

viernes, 18 de diciembre de 2009

Gente de mentira

Somos gente de mentira, unos más que otros. Hay gente que la mitad de las veces miente y la otra mitad no dice la verdad. Prefiero el silencio, aunque el silencio también miente, a decir verdad, hay gente que miente hasta muerta, se inventa su vida dos o tres veces, a ver si cuela; aparenta lo que no es ni será; emula a sus semejantes más fastidiosos y fulleros; viste y calza pura patraña; hace reír de tanto llorar embustes de tamaño natural; compra como quien huye hacia adelante; roba como concejal de urbanismo de pueblo grande; engaña como marido respetable o viudito encuñao de la mujer de su sombra; arrebata sus derechos a quien se despista un poco; va de farol a oscuras; pero ya no da coba a casi nadie. Alguien siempre se deja engatusar por este tipo de gente, que somos todos, unos más mentirosos que otros. Normalmente, quien más y mejor miente es quien menta la palabra verdad cada dos por tres igual a seis. Este puto país, por ejemplo, vive de la gran mentira desde hace tantos años, acaso siglos, que la gran mentira es vecinal, es oficial, puro paripé, castillo de naipes al carajo y vuelta a empezar, vamos a contar mentiras, tralará ...
Llueve.

La nueva utopía de Mikel Erentxun

Mikel Erentxun ha elegido Benalup-Casas Viejas para partir de cero y reiniciar su carrera musical con dos conciertos diferentes en el hotel Utopía. Hoy y mañana, el que fuera fundador de Duncan Dhu ofrece su nuevo repertorio en exclusiva mundial, que pronto se publicará en forma de nuevo álbum, recién grabado en Londres.
El artista vasco, aunque nacido en Caracas, arquitecto que construyó en los años ochenta un buen número de canciones grabadas ya en la memoria de la edad de oro del pop español, ya confesó el año pasado, tras su concierto en el Utopía, que cerraba una etapa y que se negaba a convertirse en dinosaurio musical que alarga la sombra de su fama por los escenarios. Vamos, que se niega a arrastrarse de aquella manera y prefiere elegir nuevos rumbos de expresión. El nuevo disco saldrá a la venta en la próxima primavera. Erentxun presentará al menos ocho temas en Utopía. Anuncia que las flamantes canciones serán más largas y de lenta digestión, aunque tampoco supondrán un cambio radical "tipo Dover", esto es, del rock al disco sin anestesia. "Va a ser un disco cercano a Diego Vasallo", anuncia en referencia a su ex compañero de Duncan Dhu.
 
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Hidrogenesse cierra el año de Mirador Pop

No suelen actuar en directo, aunque vienen de México, donde seguramente habrán alucinado con su extravagante propuesta. Hidrogenesse, el dúo catalán compuesto por Genis Segarra y Carlos Ballesteros, cierran el ciclo de conciertos de Mirador Pop, esta noche en la sala W.
Devotos de Magnetic Fields, capaces de emular a Guillermina Motta o de remezclar a Fangoria o de enfundarse el disfraz de tigre sin que se les caigan los anillos, estos tipos llevan más de una década mostrando cómo se baila entre siglos, puro arte populista, pop vanguardista de estilo místico-cómico con ramalazos de glam rock, guitarras poderosas, sintetizadores analógicos y mucho saxo. Saxo sin amor, cinismo en do mayor, pamplinas de andar por casa.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

jueves, 17 de diciembre de 2009

Javier Ruibal: "El mundo es un pueblo"

"El mundo es un pueblo", pero a Ruibal, la voz de la luz de ida y vuelta, y a su exquisito arte que capta sibaritas a cada paso que da, se le está quedando pequeño. De ahí que emplee la expresión con otras motivaciones. De vuelta a la Bahía, tras un nuevo éxito en el pañuelo del mundo mundial, Ruibal se repliega, capaz de pasar de lo sublime a lo cercano. De la gloria de Manhattan a la calle Silencio, Javier Ruibal renueva esta noche y mañana su pasión por Cádiz, tras su elogiado paso por Nueva York, donde inició el mes de diciembre con una serie de conciertos acústicos. En la intimidad del Pay Pay, el artista portuense retorna a la senda de los amigos y las coplas cercanas, los versos cómplices y los ritmos entreverados. La cita con el Pay Pay se ha convertido para el cantante en una cita imprescindible. Viene con las pilas cargadas, con nuevos proyectos en mente y con unos cuantos piropos más en las alforjas.
"Del ruido al silencio, curioso contraste", ratifica el artista, que ha actuado en Nueva York, en una sala de sonidos brasileños ahora consagrada a las músicas del mundo, y en Miami, ante una audiencia mayormente cubana que conocía su repertorio. El año pasado, recuérdese, un dominicano solicitó a Ruibal, en el corazón de Nueva York, que cantase "Atunes en el paraíso". Increíble, pero cierto. El mundo es un pueblo, aunque nunca se pierde "la fascinación por ir a lugare remotos, nuevas aventuras, y para los músicos Nueva York supone un aliciente, un escaparate. Allí hay mucha afición y respeto por la música. Llega cualquiera, yo mismo, y acuden a escuchar, con predisposición para disfrutar. En España, en cambio, existe poca formación musical y escaso interés, lo cual se convierte en círculo vicioso". Ruibal, por supuesto, escapa a estos condicionantes.
Los carteles neoyorquinos rezaban algo así como "¡spanish guitar virtuoso!", para anunciar sus actuaciones en el Sobs club de la metrópoli por excelencia. En algunos medios cibernéticos se pueden leer maravillas sobre Ruibal, que ya ha tocado en varias ocasiones en Estados Unidos. Los periodistas de la zona no olvidan los méritos del "virtuoso de la guitarra española que ha creado un estilo nuevo a partir de la combinación de música árabe, flamenco y jazz", allí hipnotizan los sonidos norteafricanos y por supuesto la rica voz de Javier, un regalo para los sentidos, según apuntan en un medio yanqui, que abunda en el formato acústico y en el talento inmenso de "uno de los pocos artistas capaces de mezclar diferentes estilos y convertirlos en uno propio", inclasificable e inimitable.
El Pay Pay, la cita "tradicional" con Cádiz, llega en excelente momento. El cuaderno de letras de Ruibal acumula nuevas experiencias, Ruibal vuelve como todos los años, como el turrón, por Navidad, y lo hace con sus mejores deseos, cruzando los dedos para que los meses venideros sean prósperos en canciones, conciertos y un proyecto que acaricia desde hace tiempo: un espectáculo sinfónico, un disco de Ruibal con orquesta, otra manera de adentrarse por los vericuetos de su música. El proyecto aún no ha cristalizado, pero Ruibal espera que la conjunción de factores desemboque en apoyo oficial. La Orquesta Sinfónica de Córdoba, nuevos arreglos casi ultimados, todo listo a falta de las últimas palabras. Ruibal no quiere lanzar las campanas al vuelo, pero en principio el espectáculo se estrenará durante el Festival Internacional de Guitarra de Córdoba. Un lujazo, como el mismo Ruibal.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Paco Ibáñez vuelve a galopar

Hasta enterrarlos en el mar, la memoria vuelve sobre sus pasos y concede un respiro. Paco Ibáñez, la voz de los poetas, retorna a El Puerto para rendir tributo a su amigo y compañeros de aventuras de libertad, con quien galopó de veras en busca del tiempo perdido. La Fundación Alberti acoge esta noche un recital muy especial, en el 107 cumpleaños del poeta de la Bahía universal, en el décimo aniversario de su muerte y a cuatro décadas del éxito obtenido por Paco Ibáñez en el Olympia de París. Ahora el exilio, si acaso, es interior, y la censura, un juguete maquiavélico que algunos emplean para flagelarse y venderse al peor postor. Ibáñez, el de la voz de aguardiente y ritmo constante, cantante y sonante, se reencuentra con la tierra que tan bien conoció. La última vez que Paco y Rafael vieron las caras al olvido, en El Puerto, fue en el salón Moderno. La poesía de Alberti y el recitado de Ibáñez, la vuelta al futuro imposible.
A sus 75 años, Paco Ibáñez mantiene su espíritu activista y aparece en todos los espejos de la poesía cantada. Pablo Neruda, García Lorca, José Agustín Goytisolo, Gabriel Celaya, Góngora, Quevedo, Hernández, Machado, León Felipe, y tantos otros. La obra de tales poetas fue divulgada por Ibáñez desde que el chaval valenciano, aunque de recias raíces vascas, aprendiera a tocar la guitarra en París, tras huir con su familia a los catorce años. Descubrió a Yupanqui y a Brassens, aprendió el oficio de ebanista, conoció el re mayor en carne propia, escribió su primera canción en 1956 inspirado por una foto de una chica andaluza toda de negro. Nacido un 20 de noviembre, paradojas de la vida y de la muerte, Ibáñez sufrió la censura en diversas ocasiones, intentó volver a España con resultados desiguales, hasta que se estableció de nuevo en la Piel de Toro en los años noventa. Y compartió sensacionales recitales con Alberti, a galope tendido, poesía en carne viva.
La nueva dimensión de la poesía, en la voz de Ibáñez, la voz libre de España en tiempos oscuros, el cantante que mostró a los jóvenes de la transición el camino de la poesía, un tipo rebelde y consecuente que jamás ha vendido su flequillo infinito. "El músico con el que sueñan los poetas", según la definición de Gabriel Celaya.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Una noche con Frac

Soluciones raperas contra la dichosa crisis del ladrillazo y la poca vergüenza. La Fundación de Raperos Atípicos de Cádiz (Frac) estrena esta noche su tercer disco en La Canela. "Ante la crisis, vota Frac" contiene un peculiar manual en torno a las causas, consecuencias y atajos para combatir la crisis del dinero y el resto de crisis grisáceas, puro sarcasmo, rebeldía a punta pala, rabia, risa, nunca indiferencia. Autogestión desde hace más de dos años, críticas y carnavaleo, reggae gaditano, y una encantadora forma de entender la vida, canalla e indómita.
El disco ha sido grabado y mezclado por Emilio Salas, de Bunker Records, y editado por Peligro Ediciones, de Olvera Town, y sugiere títulos sincopados como "Teófila Monster", "Teskí par caraho" o "Lo suyo es mangá", el tema que fue censurado por el mismísimo alcalde de Facinas, que obligó a cortar la actuación en seco de los Frac durante la pasada Feria de la pedanía campogibraltareña. Más de setenta actuaciones en dos años, incluida una minigira italiana, y mucha ironía por delante. Los raperos atípicos tienen mucha guasa.
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Mil vueltas a la plaza

"¡Premio para hoy!" Once motivos para jugar la partida del tiempo en la vieja Cádiz. Del mercado medieval al blanco moderno. Edad media, setenta y tantos. Lus engañosa, a riesgo de un constipado. Berbiquís de última hora. Reviven los bares de alrededor. Fotos antiguas al aire libre. Tres kilos de naranjas, dos euros. Más gente que en la calle Ancha (y sin toros). "Muchas vueltas, pero sin comprar", apunta un tendero detrás de la mosca. Ponga la oreja en un corrillo, mangue sensaciones, mola la novelería en el primer día rehabilitado de la próxima vida de Cádiz, que está chocheando pero no es tonta. Tres kilos de papas de Sanlúcar, 2,40. Pasean las señoras sus perritos yorkshire, farfullan algunas pegas, admiran el entorno del "nuevo" mercado, "más amplio, muy bonito, otra Plaza más" para Cádiz, la superabuela que acude con su nieto asomando el futuro incierto a través del coche.capota. "Ya estoy yo mareá", dice pa sus adentros otra veterana del Vietnam mientras coge el camino, hoy estrena añoranzas, y alguna que otra mancha en el traje. Y trae fotos a todo color, fotos del autobombo municipal, esos pedazo de carteles, con el Ayuntamiento claro que sí, Sarkozy, y el relevo generacional del olvido en escabeche. "Qué bonito está tó, chiquillo", contesta una mujer a la rubia de la tele sin mediar pregunta, linda manera de pedir una entrevista en exclusiva. Al garete el mercado de James Bond, en Cádiz hay que morir varias veces, buscando fallos que es gerundio, carnavaleros de postín entre la marabunta (Alcántara, Noly) y un solecito traicionero. "Con el frío que hacía en este mercado", apunta Mario, que viene elegante, para no ser menos, y recuerda las fatiguitas del anterior mercado. Mucha gente mayor. Poca gente joven. Bullicio desde primeras horas de la mañana hasta la una y media, la hora de la cervecita. Pedazo de atún de almadraba, 19,98 el kilo. Volver con la frente marchita, la vista cansada y la confianza mutua. Los clientes de toda la vida conocen todos los entresijos del mercado, sea éste viejo o nuevo, y aplican la sabiduría popular. "Te veo muy bien, Sebastián", tercian en el corazón del mercado. "Cuánto tiempo sin vernos". El mercado, punto de encuentro, nunca mejor dicho. Tertulias en los pasillos, cotilleos en los bancos de madera, esquinazos en la zona del pescado, amores irreconciliables de frente, rencores y recovas a punto de caramelo, "mire qués tomates tengo, señora", qué alegría de verano, "los puestos están muy bien puestos", redunda otra visitante mientras Macarty sonríe en una foto del puesto 105 de Ana Mari.
"No hace ni frío", murmura un caballero con pinta de teófilo que lo ve todo bien, hasta las nubes que barruntan agua. "¿Y cuando llueva qué?", pregunta un derrotista refiriéndose al primer anillo del mercado. "Aquí la gente viene a comprar, no a pasearse", contestan. Cuarto y mitad de razón para cada uno, hay gente pa tó. Y olores de todos los colores, y tertulias al fresquito, y laberintos de pasión, y abrigos de visón pa fardar, "y tú aquí no has venido nunca, mentiroso", interpela un industrial del pescado a un conocid que llega en plan falso. Tequiyá. De los puestos, impolutos de por sí, aún no cuelgan estampitas religiosas, fotos de futbolistas o retratos en paños menores. "Poquito a poco". Menudo lema. "Ay, quién maneja mi barca", canta una mujer a su marido, no se sabe si con segundas. "Tota, que embarcamos en Venecia ...", relata una discreta gaditana muy viajada a su amiga del alma, que aguanta estoica el rollazo. Y una madre ilustra a su querido hijo: "Los muertos no hablan". Y ríen ambos a la vera de las manzanas, a un euro las manzanas brillantes. La gente va a su bola.
Más higiénico, más digno, más de todo. Como el Cortinglé pero sin escaleras hacia el cielo, ni puentes de segunda mano en la misma puerta, ni camisas pa "descambiar". "Qué guapos están todos con sus uniformes", vocifera alguien. Er de Coní no se calla: "El que es guapo, es guapo siempre". Juan y Lola invitan a sus clientes a una copita, puesto 12 más 1, y otra mujer confiesa que "al verlo todo más ordenadito entran más ganas de comprar". "Ojalá", musita un derrotista, pasa Pepito el Caja, una pareja de enamorados propone que planten arbolitos, o plantas, o algo verde, por Dios, y que instalen aparcamientos para bicicletas. Un perro gimotea atado a una bicicleta, el Pecci frutero canta sus excelencias a los cuatro vientos y Antonio Ligero se estrena en el número 53 de carnes y recovas enganchando a los clientes con su flamante máquina de envasado al vacío. Una señora se lleva de todo, por si el pasado fuera futuro, y además, un regalito. El día hecho. "Muchas vueltas y pocas compras, pero el cambio ha sido para bien", comenta otro tendero, la gente camina a paso lento, hay gente que anda patrás, cigalas de coral, poetas de alta mar, gente que valora más lo antiguo que lo moderno, que encuentra más personalidad en la parte rehabilitada que en los vestigios metálicos del porvenir. "Ya no nos rozamos", ilustra un vendedor, que destaca el espacio, el tiempo y las hechuras del mercado. De pronto, la antigüedad, el lado oscuro, los frutos secos, el león de Correos secuestrado, a ver si rehabilitan también al Melli, afuera reina un poco el mercado negro y caminito de Belén (Esteban) se tropieza uno con el único gaditano que no tirita ni a tiros, por supuesto en camiseta: Juan Sin Frío. Mil vueltas, el futuro le da mil vueltas a la melancolía.

Diciembre 09, Diario de Cádiz
La foto es de Joaquín Pino

Rocanrol enemigo del frío, los Blackberry Smoke arrasan en Cádiz

Tres melenas por metro cuadrado, unos cuantos cuarentones con los pelos numerados, chicas de rompe y rasga, un sombrero de cowboy, el típico chillón con camiseta de Pink Floyd y un listillo que retransmite el concierto a la gente de junto. La fauna silvestre ahuyentando los malos espíritus del relente. "Tocan cada uno por su lado pero suenan de categoría" sintetiza el gachó cuando los Blackberry Smoke se ponen traviesos y la sala W hierve a su favor. Afuera reina el frío, por fin, y adentro la cerveza y el rocanrol. Lleno total, arrinconado el tedio en mitad de la noche de lunes, ojos rojos por el humo y unos tíos de Atlanta, Georgia, dando caña en el escenario ante la impenitente hinchada rockera, que haberla hayla en la tierra del lolailo. La nueva sensación del rock sureño levanta pasiones.
El quinteto, observado por todos a través del cristal de la cabina de sonido, improvisado camerino, parece parece modosito de primeras, pero no vea la que lían en el escenario, pura adrenalina, la transformación del hombre de la pradera. El batería sale a empujones, buena señal, la cosa promete, y cruza la sala junto a sus compis, que también son de armas tomar. Disparan directo al corazón, igual que las cámaras digitales los fríen a flashes durante todo el bolo. Country, blues, rock clásico, juegos vocales, diálogos guitarreros, alaridos de pasión, un silbido al más puro estilo Van Zandt y guiños a Lynyrd Skynyrd y otras glorias del rock sureño al piano y al musculoso bajo. "Yeah, mama, let's boogie", preludia Charlie, el intuitivo y peculiar cantante. Los Blackberry interpretan piezas de sus dos discos, editados con cinco años de intervalo. Brillan sin virtuosismo, por narices, en temas como "Restless", "Sanctified woman" o la postrera "Freedom", su particular "Free bird", sin largos solos pero con similar intensidad creciente. La gente participa con ansias. El vocalista se habla con el Pink Floyd, que va ya calentito. Drinkin song para mover el culo, anuncia el líder de tan singular banda, donde el bajo es el más alto y el chico, el más vacilón. Feelin' good quiere decir "a gustito" en lenguaje rocanrolero, la banda comunica con el personal, conexión en el infierno, los músicos se saben los viejos trucos del género, y algunas gracias como rimar going con joint, cuando un asistente coge la puerta antes de tiempo, y seguir la gracia del "oé, oé, a por ellos", con descaro sublime. Suenan a Allman Brothers, pero también a Waylon Jennings o la Marshall Tucker Band. Tienen actitud. Preguntan a la gente si se encuentra happy, doce en punto de la noche, y se va la luz. Nubarrones, sospechas, salvemos el directo. La energía retorna al instante, a pique de un repique, y los tíos evocan Georgia, siempre en la mente de todos, hasta acabar con las existencias del mal humor. Fuerza, frescura, fiereza, furor y fantasía, factores contra el frío mental. Camisetas cortas en la primera noche de invierno, en el infierno se está de categoría. ¿Quién dijo frío?

Diciembre, Cultura, Diario de Cádiz

martes, 15 de diciembre de 2009

Los Embusteros ganan el concurso de pop-rock Fernando Quiñones

El grupo cordobés Los Embusteros se alzó en la noche del sábado con el primer premio del concurso de pop y rock Fernando Quiñones, en cuya final, celebrada en la sala W, participaron cinco bandas, entre ellas Los Sumergidos, Los Monos del Mayhem y Los Lantánidos, de la provincia gaditana, que concluyeron en segundo, tercer y cuarto lugar, respectivamente.
El pop rock de corte clásico, y de buenas hechuras y mejor sonido, de Los Embusteros se impuso con claridad, a tenor de lo visto y escuchado por algunos asistentes desde la misma prueba de sonido. No fueron a la zaga Los Sumergidos, de Puerto Real, directos y enérgicos, pues gustaron mucho a la audiencia. Los Monos, cómo no, captaron la atención del personal por mor de su interesante rap, así como las canciones rotundas de Los Lantánidos, de reconocida calidad. En último lugar situó el jurado a los Rain Drops de Valencia, punk pop simple y sin pamplinas.
Un año más, el certamen de música moderna integrado en la nómina de concursos bajo el nombre de Quiñones se convoca y celebra sin apenas publicidad. Este año ni siquiera se anunció a los medios de comunicación, de tal forma que se frustra el objetivo de promocionar a las bandas noveles y ningunean a músicos y aficionados con eventos cuasi clandestinos, prueba fehaciente de la falta de respeto hacia la música, y no digamos hacia la música popular y el rock en concreto.
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

lunes, 14 de diciembre de 2009

Daniel Heredia, entre Tintín y Pérez Reverte

Desde la autonomía de la dignidad, sin prisas, paladeando cada palabra, puliendo las aristas y sintiendo la musicalidad y los giros del destino, Daniel Heredia ha vivido dos años de novela, o ha escrito una novela en dos años, o ha culminado dos formas de ver la vida y la novela. En contramano, el escritor y periodista gaditano capta las dos caras de la paradoja. En la ciudad de la luz germinó "La sombra vencida", su primera experiencia narrativa, publicada por Absalon y que se presentará el miércoles en la Asociación de la Prensa de Cádiz, con la participación de Jesús Maeso y la cantante Pasión Vega, a quien Heredia consagró su bautizo en el mundo editorial. Esta novela, alejada del tópico, presenta una existencia gris y doliente en Cádiz y sitúa la alegría y la efervescencia en Madrid. El personaje central huye de la fama, aunque se trate de un prestigioso literato, como Heredia se desmarca de esquemas preconcebidos y del tipismo de la tierra. A sus 38 años, y un amplio bagaje vital y profesional, Daniel Heredia confiesa que, de igual modo que sangraban los miembros de la Generación del 98 por la herida hispana, a él le duele Cádiz. La Cádiz decadente que expulsa a sus hijos hacia otra tierra prometida. "Aquí estoy yo, sin trabajo, en la tierra donde no importa la experiencia ni la titulación. Por ser de Cádiz y querer vivir en Cádiz, en el paro. Casi todos mis amigos ya no están". Viven lejos. "Aquí sólo quedan limpiadores y funcionarios, lo digo con todo el cariño y el amor inmenso hacia mi tierra, pero Cádiz se muere. Confundimos la calidad de vida con las temperaturas magníficas". Empezamos bien.
Un periodista con tiempo para escribir, un peligro público. El proceso de creación de la novela ha permitido a Heredia pulir y dar brillo a cada página. "Lo contrario del periodismo. Leía la novela en voz alta en la azotea de mi casa y si algo no sonaba bien, si no surgía con fluidez, musicalidad y ritmo, había que darle más vueltas. Hablo de una historia de amor donde la culpa juega un papel muy importante, y el pasado repercute en el dolor que causan las pérdidas". Tranquilo/a, que no va a contar el desenlace, pero admite el autor que se daría con un canto en los dientes, por así decirlo, si el lector "lo pasa mal leyendo la novela". Es un decir, claro, nada que ver con el masoquismo, pura realidad, las luces y las sombras vencidas.
Quienes ya han leído la novela "quisieran saber más de los personajes cercanos y llenos de vida que rodean al protagonista", y otros se ven reflejados en el texto de manera literal, pues Daniel emplea nombres de amigos y conocidos para referirse a personajes terciarios. Por supuesto, el autor entra y sale de la novela, las primeras novelas de todo escritor encierran numerosas claves autobiográficas, y sus ideas revolotean por la escena. De hecho, en esta entrevista se combinan expresiones que pertenecen a la novela y al mundo exterior, a la creación y al propio Daniel. "Reconozco que necesito hablar de espacios cercanos, en busca de la coherencia. Me considero muy gaditano, pero no gadita, pues no me gustan especialmente los Carnavales o la Semana Santa, ni otras costumbres de ahora". Lo que traducido no resulta que sea n soso, todo lo contrario, practica la ironía y el humor propio de otras maneras.
Con tintes barrocos, líricos, recargados hasta el onanismo, la novela ha contado con el apoyo de escritores como Jesús Maeso y Félix Palma, "quienes me dieron buenos consejos para embellecer cada párrafo". Heredia cita a Arturo Pérez Reverte como su escritor favorito, "y la persona que más admiro", aunque no olvida a Lorenzo Silva, Elia Barceló, Muñoz Molina y Paul Auster. Ni por supuesto a Pío Baroja.
Daniel quiso ser periodista por mor de Tintín. El influjo del rubio personaje de cómic carece de límites y fronteras, Heredia colecciona los libros y numerosos objetos alrededor del ficticio aunque entrañable reportero. "Soy periodista gracias a Tintín, y escritor por Pérez Reverte". Entre sus aficiones confesables, señala entre bromas y veras, el escritor gaditano apunta, cómo no, la lectura, el cine y la música, precisamente tres especialidades susceptibles del pirateo y la falta de respeto general, con la propiedad intelectual como telón de fondo. "Todos los días intento ver una película. Me encanta el cine periférico, el asiático o israelí, y sobre todo el cine francés y sus historias realistas. Como no creo en casi nada, ni en Dios ni en los ovnis, necesito creer en historias de personas, la vida, el amor, el trabajo y las circunstancias que rodean al mundo. La vida no es más que este momento", y recuerda la filosofía vital/mortal de Woody Allen, siempre en el alambre. Heredia, carpe diem, es capaz de recorrer tanto una ruta gaditana, acaso en dirección inversa a su infancia, que la mismísima ruta de Tintín, en Bruselas.
El amor por la palabra, el detalle cuidado al máximo, los ángulos de cada personaje, la oscuridad del protagonista que se asoma al final de la novela. Heredia salta de tema a tema, ahora recuerda su primer artículo en Diario de Cádiz, cuando cursaba Tercero de Bup, y sus primeros pinitos en el boletín universario que dirigió, Aula 13. "El periodismo está casi muerto", lamenta no sin antes clamar ante tanto despido y tanta incertidumbre que pesan sobre este "bellísimo oficio, cuyos conocimientos no da otra profesión. El aprendizaje y el cúmulo de personas y experiencias que ofrece el periodismo no tiene parangón, de hecho mi novela es deudora de los escritores que he entrevistado, como lo fue el libro sobre Pasión Vega". Periodismo, escuela de vida en el presunto ocaso, en el cruce de caminos, víctima de la falta de escrúpulos y de otros pecados del nuevo siglo. "Pérez Reverte, cuando lo dejó, ya veía venir la crisis del periodismo", señala Heredia, que enlaza cuestiones hasta enfatizar que en todos los órdenes de la vda actual "los que prosperan son los trepas y mediocres", expertos en golpecitos en la espalda. Está la cosa muy mal.
El mundo literario no camina a la zaga. Heredia apenas se muerde la lengua, si acaso lo hace en defensa propia; advierte las zancadillas y envidias que envuelven a la literatura, y en general a todas las disciplinas artísticas o no que respiran vanidad por la herida. Desde su admiración por los escritores consagrados, como Benítez Ariza, Ramírez Escoto o Juan José Téllez, el autor reclama más cariño por los nuevos autores, independientemente de su edad, y cita a Javier Castro, Luis García Gil, Manuel Ramos Ortega y al gran Óscar Lobato, otro periodista de postín, más de la escuela de Lou Grant que la de Tintín, y además compadre de Pérez Reverte. Y Heredia proclama que "las instituciones, una y otra vez, siempre llaman a los mismos; ya es hora de equilibrar la balanza y de cuidar más a los noveles". A todos por igual. Heredia se muestra orgulloso de ingresar en el mundo editorial de la mano de una firma gaditana, Absalon, y de contar con la consideración de compañeros y amigos, que valoran su dedicación, talento y calidad humana.
 
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Bob Dylan: "Siempre quise cantar algún tema de Edith Piaf"

Gloriosa entrevista, o quizá sea sólo un fragmento del enésimo encuentro entre Bob Dylan y el periodista Bill Flanagan. Puro Dylan. Infiel a sí mismo, crecido tras el más que respetable disco navideño, despegado, dual, misterioso, irónico ... ahí va el enlace con El País del domingo.
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Siempre/he/querido/cantar/algun/tema/Edith/Piaf/elpepicul/20091213elpepicul_3/Tes

domingo, 13 de diciembre de 2009

Blackberry Smoke, promesas del rock sureño en Cádiz


Las nuevas promesas del rock sureño descargarán en Cádiz su vibrante crisol de rock, blues, country y boogie. Los Balckberry Smoke, que han sido teloneros de figuras del género como Lynyrd Skynyrd y ZZ Top, y que dicen que cuentan con la bendición de Chris Robinson, de los grandes Black Crowes, tocarán en la sala W, antigua Woodstock, el próximo día 14, mañana lunes, con motivo de su gira europea. Suenan potentes y añejos, actualizan el estilo que popularizaron los Allman Brothers hace ya cuarenta años, proceden de Atlanta y disponen de dos discos publicados, amén de un trayectoria de conciertos que los ha encumbrado en cinco años de existencia. Y no practican el copiar y pegar.
Los Blackberry Smoke participan desde hace varias temporadas en el Simple Man Cruise, el crucero turístico especializado en rock sureño que rinde tributo a Lynyrd Skynyrd y demás compañeros de batallas. Dicen que mantienen un energético contacto con el público, que en las distancias cortas se manejan de maravilla y que las guitarras cabalgan a gusto en hermosa sincronización. La oportunidad de verlos en directo no es baladí, pues las bandas de rock sureño no suelen cruzar el charco ni embarcarse en giras europeas. De hecho, los Allman Brothers jamás han salido de su país para actuar en el viejo continente, donde tantos admiradores atesoran. Y los Lynyrd, en pocas ocasiones. Ambos grupos legendarios, por cierto, se mantienen en activo con escasos miembros originales pero funcionan como empresas familiares con notable prestigio. No en vano, la influencia del rock sureño traspasa fronteras y modelos musicales. En los últimos años aparecieron grupos de su onda como Drive By Tuckers o Kings of Lion, siguiendo también la senda emprendida por los Black Crowes, la intensidad del rock. Chris Robinson fue precisamente quien bautizó a los Blackberry Smoke de tal guisa, sin duda atraído por la filosofía de vida de estos rockeros: sexo, alcohol y armas de fuego. Cuatreros de la energía, bordes y arrebatadores.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

sábado, 12 de diciembre de 2009

Croqueteo y politiqueo del Doce

"El 2012 se ha olvidado de la gente. Lo ha contaminado no la política, sino la mala política, el partidismo, la instrumentalización descarada que el ciudadano ha percibido con claridad, y así vamos a llegar al Doce, como si el Bicentenario fuese un escaparate político y no la conmemoración del nacimiento de la propia política, amén de las libertades del pueblo, o simplemente un acto más de croqueteo, visitas, espectáculos y ágapes diversos. La gente irá al Doce como quien va a la Gan Regata, el mercadillo medieval o los grandes croqueteos gaditanos". José Pettenghi, desde su condición de feliz jubilado del sector educativo y a la sazón ex concejal de ese lentísimo ayuntamiento, habla clarito, dice lo que piensa, no se ajusta a los cánones gaditas pero cuenta con numerosos seguidores como columnista. Lleva veinte años escribiendo en el Diario, "donde jamás me han tocado una línea", y heredó la columna local de su padre. "Primero fui costumbrista, pero he derivado en idignado o indigno. No me callo, pues la dieta de sapos suele ser bastante indigesta". En cambio, nunca cruza la delgada línea roja. Habla y escribe sin faltar. Nunca falta a su cita con la ironía. Pertenece a la generación bañada por la cultura anglosajona. "Soy hijo de Discos Elisia, crecí con Roy Orbison, conocí a Aphrodite's Child junto al gran Antonio Reguera, con estos apellidos, Pettenghi Lachambre, no me puede emocionar el flamenco". Su rostro se ilumina cuando se refiere al eterno Silvio Rodríguez, no el cubano, sino el rockero sevillano, que conoció en el Club Yeyé, un antiguo local "moderno", no confundir con los picos.
Escéptico ante el Doce más Uno, Pettenghi considera "fatal" que La Pepa ni siquiera haya logrado la unidad territorial en la provincia gaditana. "El Diez para San Fernando; el Once para Puerto Real, pa darle de comer; el Doce para Cádiz; el Trece para el barrio Jarana; el Catorce, El Portal, el Quince para Bornos, y así sucesivamente". Qué ambiente.
Ojo a las palabras de este gran observador de las luces y sombras de Cádiz."Esta ciudad viaja entre el cero y el infinito, pasamos de jugar contra el Macael a disputar la Uefa, de la euforia al derrotismo. La unidad de peso gaditana es el mojón de a kilo, con perdón, así que nos espera un Bienvenido Mr. Marshall de categoría. Si los toros de la película de marras fueron un escándalo, que se preparen el Mercadona y Soriano porque a avituallarse toca, no vamos a salir de casa durante todo el Doce, y seremos debidamente cacheados al entrar y salir". ¿Salir, entrar, segundo puente, Cortinglé? "La gente que visite Cádiz, incluidos los jefes de Estado, se quedarán a pernoctar en la cuarta planta, menaje y hogar".
En un rincón tan sonriente como sieso, tan hospitalario como peligroso, Pettenghi encuentra mil motivos para reírse de uno mismo. Hombre natural y nada estirado, compara la corbata con "la bandera del tieso", resalta que el humor con denominación de origen distingue a Cádiz precisamente por la autocrítica y el cachondeíto de autoservicio, frente a la gracia de Sevilla o Jerez, "donde se estila la poca cintura, aunque en Cádiz cada vez se practica menos el humor propio, el humor disparatado pa tirarse al suelo. Reírse de uno mismo autoriza a todo en esta vida". Prohibidos los tonos grises. Pettenghi vuelve a elogiar la figura del músico y humorista Antonio Reguera. "Falta el himno del 2012, con lo que gustan unas cornetas y unos tambores en Cádiz. Que lo haga Reguera, gran superviviente".
No guarda rencor Pettenghi de su etapa de concejal socialista. "No guardo ni buenos ni malos recuerdos, fue una época más bien grisácea que me sirvió para ver la ciudad desde otro punto de vista". Oh, la cuna de la libertad, donde "los políticos no se hablan entre sí, se chillan en el peor de los casos, o atropellan al adversario". Ayer mismo ocurrió otro episodio nada acorde al espíritu del Doce. "La política debe basarse en el diálogo, los acuerdos y las alianzas". Cádiz no disfruta de tales factores. "Los mismos políticos y los mismos accesos. Menos mal que el nuevo puente servirá para entrar, pero también para salir". El que lo coja pa él.
"Si los asuntos prioritarios en este ciudad son la pista de hielo que no cuaja y la liquidación por cierre de Soriano, apaga y vámonos", piensa en voz alta mientras cuatro encopetados ejecutivos agresivos discuten en la mesa de junto sobre las bajas laborales que aplicarán como aguinaldo navideño para aumentar su competitividad y falta de escrúpulos. Sus sueldos nunca bajarán, qué arte más exclusivo. A lo que iba Pettenghi: "Si ésas son las preocupaciones de Cádiz y nadie protesta por la obra de Canalejas, por ejemplo, que empezó cuando el centro era sólo casco y no urbano, mala cosa".
Biólogo de profesión, "como Ana Obregón en este país de chirigota", Pettenghi destaca sus once años como director del instituto Columela, "los años más felices de mi vida profesional" y los trece años en la Delegación de Educación. Un poquito más de educación, por favor.
Recuerda a su padre, "que fue derivando de su condición de militar a otros estados de su vida, al final se convirtió en un genial tocapelotas" que casi siempre escribía en contramano y quebraba esquemas. "Si eres listo en la vida, y no te duermes en los laureles, y tienes curiosidad por todo, vas cambiando conforme pasan los años". Lo demás se vincula a la resignación. Vale la jugada para Cádiz, "envejecida, conformista, con poca sangre, acomodaticia". Nada reformista. "La imagen de una ciudad de Cádiz política y socialmente viva no es más que un mito, cabe recordar que tras los cohetes de 1812, al cabo de pocos años retornó el absolutismo y la gente dio vivas al absolutismo". Igual que se arrodilló ante Franco. Ejem.
Cuando se jubiló, a Pettenghi le regalaron un libro con sus mejores artículos publicados en el Diario, en especial los que retratan con destreza y originalidad a los tipos y arquetipos de la ciudad. "Salió un ejemplar". Un incunable. Antes de marcharse con sus amigos a la playa, en plan Salvochea, este gaditano tan feliz como autocrítico, que ejerció de padre y madre de sus hijos, que se baña en invierno porque Cádiz es una playa, habla de sus viajes a América, y se detiene especialmente en el mítico desierto chileno de Atacama, donde el horizonte se confunde en tiempo y espacio, como en Cádiz. "Cuando yo era costumbrista ..."

Diciembre 09, Diario de Cádiz

Salvemos el Directo, concentración en Cádiz


Mensaje de La Fábrika, uno de los colectivos agrupados en Salvemos el Directo en Cádiz:
"Domingo 13, de 12:00 a 14:00 h. , nueva concentración de “Salvemos el directo” .Partiremos de la Plaza del Palillero, en Cádiz, con el gurpo de batucada y nos quedaremos en la C/ Ancha.
Si tocas algún instrumento, tráetelo, si no, pásate, puedes apoyar la causa con tu presencia o recogiendo firmas, repartiendo información, si conoces a alguien que toque algún instrumento, avísale, y por favor reenvía este comunicado a tantas perosnas como puedas.
Durante esas dos horas, reivindicaremos con música en directo el cierre de pequeños locales, daremos información sobre el “por qué” de nuestra acción, y recogeremos firmas de los transeuntes que quieran apoyarnos. Informamos que durante el desarrollo de la concentración NO se beberá ningún tipo de bebida alcohólica ni se consumirá otro tipo de “sustancias”, no es una fiesta en la calle ni un botellón acompañado de música en directo, pedimos vuestra colaboración en este punto.
La plataforma “Salvemos el directo” surge como reacción al cierre de pequeños locales en los que se hacía / hace música ambiente en directo y por diferentes causas (aglomeración de multas) han tenido que cerrar, mermando la posibilidad de ir a un local y escuchar música ambiente mientras te tomas algo, algo muy diferente a tener que ir a una sala de conciertos, pagar entrada y disfrutar de una hora de música"

viernes, 11 de diciembre de 2009

Berrogüetto, innovadores de la música tradicional gallega

Gallegos del mundo mundial, expertos en combinar el folklore de su tierra y la experimentación, nominados a los premios Grammy en 2002 y conocedores de los escenarios europeos y americanos más selectos, los miembros de Berrogüetto recalan en Cádiz dispuestos a causar sensación. La banda toca hoy en la gaditana sala Woodstock y mañana en The Fox de San Fernando, con motivo de la gira Artistas en Ruta.
El peculiar septeto viene innovando desde su primer disco, Navicularia, que se interpretó como una gran revolución en el seno de la música gallega por su estilo rompedor, una hermosa mezcla de melodías tradicionales y armonizaciones modales y contrapuntos. Formado en los años noventa, sus componentes provenían de Matto Congrio, el combo donde dio sus primeros pasos Carlos Nçuñez.
Los músicos emplean en escena instrumentos tan diversos como la zanfona, la gaita, el saxo soprano, teclados, guitarras, mandolina y arpa, acordeón, percusión, violines y el bouzouki. Subversión musical versus rutina. Folk moderno para mentes abiertas.
El próximo año se editará el nuevo disco de Berrogüetto, que llevará el título de Kosmogonias. Por primera vez, la banda editará un álbum con voz masculina, la de Xabier Díaz.

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

martes, 8 de diciembre de 2009

Quique González abre su gira en Sevilla (Armas Preciosas)

Tiembla la luz. El pelo más corto, bigote a lo Rick Danko, nuevos fichajes y la sala Q, a reventar, Quique González abre en Sevilla su nueva gira. Presenta armas más preciosas que precisas, octavo disco, Daiquiri Blues, y se muestra excitado y nervioso tras nueve meses de parón en directo y un fructífero viaje a Nashville, de ahí que el artista regrese con más veras al country de su peculiar estilo de cantautor eléctrico agridulce y canalla. Vaquero de medianoche abandona el piano por una vez y se sitúa al frente de la escena, parece que se encuentra en vena, arremete con su flamante álbum, que desgrana casi completo, a riesgo de importunar a los fans ya veteranos que ha captado en diez años de carrera. Nada de eso. Quique, que se confiesa emocionado, estrena las piezas como si fueran clásicos de toda la vida, de hecho él mismo y sus nuevos temas amenazan con convertirse en clásicos, como reza la letra de "Hasta que todo encaje". La banda aún necesita rodaje, pero promete. Quique no necesita ni diez minutos para activar al personal, las voces de ellas al unísono y la envidia cochina de ellos, qué tendrá Quique para encandilar a las mujeres, quizá practique los malabares de timidez y canalleo, mujeres malas y buenos bares. Así que el tipo se confiesa, o hace hablar a los personajes de sus historias. "Necesito un amor que no cueste trabajo para seguir de pie".
Dos por uno, guitarras afiladas, Hammond incandescente, Jacob eterno al bajo, Toni Jurado a la batería, adiós a los aristócratas del barrio, bienvenida a guitarrista y teclista de impresión, todavía impresionados. Imposible comparar con otras formaciones de González, que combina Daiquiri Blues con hielo de anteriores cócteles musicales. No faltan "Kamikaces enamorados", "Pájaros mojados" o la sensacional "De haberlo sabido". Quique se queda solo con su guitarra en una par de ocasiones, "¿qué queréis que haga?", la gente pide sus favoritas, él se deja querer, salta de "Salitre" a "Pequeño rocanrol", de "El campeón" a la celebrada "Miss camiseta mojada", y borda algunas hermosas composiciones nuevas como "La luna debajo del brazo", la irónica "Su día libre", "Anoche estuvo aquí" o "Lo voy a derribar". Y advierte: "Riesgo y altura si vuelves a confiar en mí". Volcado en el presente, jaleado por el público, asombrado porque ellas se saben de memoria hasta el nuevo disco, Quique reconvierte al country algunos clásicos de su repertorio, con resultado acaso desigual, y ofrece una velada apasionada, la primera de la extensa gira que le espera, que él mismo y sus admiradores emplean para dar nueva vida a los temas de ayer y de hoy. El imperfecto y bello concierto arranca numerosos bises, la banda se despide dos veces, tras un par de horas de música sincera, Quique será el relevo, la leyenda, clásico del futuro, si no representa ya los valores que le gente presiente, a medio camino entre los trovadores y los rockeros de este rincón del mundo. "Yo también os quiero mucho".

Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz

Ocho metáforas de luz (nuevo disco de Cai)


"¿Lo estoy dejando demasiado brillante?" Mario G. Alberni pregunta a Fopi y al Niño, los miembros de Cai que acuden a la cuadratura del círculo final. Cai ya tiene nuevo disco, el primero en casi tres décadas. Ocho temas. "Donde lo dejamos lo hemos tomado", sugieren los músicos mientras parpadea la mesa de sonido. Cae la tarde en el estudio del prestigioso ingeniero de sonido. Mario explica que "el brillo nunca molesta; el exceso de brillo sí". Presta sus sentidos a la causa, incluido el sentido común. No lo pensó dos veces cuando la legendaria banda gaditana solicitó su intervención en el proceso de grabación. "Me tiré de cabeza". Ilusionados y volcados en la tarea, inspiración, concentración y paciencia, obraron entre todos el milagro de la música luminosa. Con tres precisas y preciosas letras del cantautor Fernando Lobo y un viejo tema aflamencado de Paco Rosado que Diego Fopiani rescata de la memoria.
En el corazón de las portuenses Dunas de San Antón, pulmón de la Bahía ya casi huérfano de camaleones, el rock de la tierra se niega a caer en vías de extinción. Todo lo contrario. Fopi, el batería, y José Antonio Fernández Mariscal, el fino guitarrista, culminan el disco dos años después de la reaparición del grupo, que mantiene en sus filas a Paco Delgado e incorpora a Ignacio Olivera al bajo y Blas Lago a los teclados. El quinteto ha registrado las nuevas composiciones en "el estudio Avecrem", ironiza Diego. En su casa, alrededor de la inevitable parafernalia tecnológica, que facilita las cosas a los autores de hoy, cayeron un tema tras otro. "Mira, es el único momento de jazz del disco, que rezuma a sonido Cai", indica El Niño. Elogia el tema preparado por Blas pero anuncia también guiños puramente gaditanos. Suenan majestuosos los temas de Rosado, que rescata el quejío de Fopi, y Lobo, respetuoso con los tiempos y los vientos de los veteranos músicos. Caminos de ida y vuelta, añoranza del futuro, dos años de evolución. El quinteto, que a su regreso lo intentó con sección de vientos, vuelve a la esencia.
La masterización, una suerte de comparación que Mario maneja con maestría, se desarrolla con pasmosa naturalidad, entre bafles, maderas, cuadros, platos, ordenadores y montañas de cintas y discos. La tarde se presenta tan abstracta como las metáforas mágicas que ofrece el entorno. "Ya tenemos uno", canta Mario. Así hasta el infinito. Mario filtra, sanea, comprime, corta o sugiere. Atrás quedan los tiempos analógicos, cuando los jóvenes Cai se encerraban en estudios madrileños junto a los García Pelayo o se dejaban sonorizar por un tal Antonio Reguera, genio y figura. "Esto es Cai ... pero con treinta años más", matizan Fopi y El Niño a los sones de un tema dedicado a África, ritual de cuerdas de colores, percusiones en su punto, letra de postín y canto a la madre tierra. Fraseos de guitarra sublimes, diálogos de teclas y guitas, pespuntes de categoría, varias capas de sonido. Mario mira a la pantalla para comprenderlo todo. "Escuchando con la vista". Misticismo en las Hijas de Atlas, que aparecen rutilantes en plena charla de estrellas y conexión interplanetaria. El Niño entiende de astronomía, el Fopi replica con guasa: "La gastronomía, un rollazo gaditano", deletrea. Conecta el hombre con el universo, gracias al firmamento. Disco de diez para el Diez.
Primero la mecen, luego la llevan a la carrera. Fopi traza símiles cofrades y rockeros a la par que el silencio analiza cada tema. Recuerdos del mercado del Piojito, que esta vez suenan a Caleta, senderos de gloria, la rosa de los vientos, Cai canta al nuevo día que aún no ha llegado, sombras de los castillitos del misterio gaditano, aires caribeños, bulerías al galope, electrocardiograma vibrante. Los músicos repiten una y otra vez gestos y palabras. Mario calla y aprieta el play de los pasos perdidos, un soplo, tres notas en el sofá. ¡Tres notas musicales en el Youtube! A Mario no se le ocurre otra cosa que rememorar los fastos del cuarteto del 92, el Peña, el Masa y la risa contagiosa, grandes golpes, humor con denominación de origen para estirar los sentidos.
Antes de bañar el disco con unas cervecitas merecidas, Mario entona la teoría de la segunda canción. "¿Cuál es la canción redonda del disco, la que da sentido al disco, el pelotazo por así decirlo?" Fopi y El Niño coinciden del tirón. Dicho y hecho. Mario, desde su experiencia por todos los palos y rincones de la música de la Piel de Toro, enfatiza que el tema elegido, el single de tiempos pretéritos, debe ir en segundo lugar. Regla no escrita que proviene de los elepés, cuando la primera canción del vinilo sucumbía a la erosión del tiempo y los últimos tramos sufrían las apreturas de los surcos. Guajira de una tarde mirando a la música interior. Fopi cierra la puerta: "¿Quién dijo miedo?"
Diciembre 09, Cultura, Diario de Cádiz