martes, 18 de agosto de 2009

Detenido en New Jersey un vagabundo llamado Bob Dylan

La noticia corre por los mentideros dylanescos. En Efe Eme la resumen de este modo:
"Sus seguidores lo saben, pues forma parte de la leyenda: Bob Dylan, en las ciudades por las que pasa, suele salir a caminar, generalmente "camuflado" para que no le reconozcan. Pero hace unas semanas el disfraz fue tan lejos –botas para la lluvia, pantalón de chándal, chubasquero cubriéndole la cabeza, barba–, que cuando paseaba por el Long Branch, en Nueva Jersey, un vecino se asustó al ver, bajo una intensa lluvia, a un viejo y desaliñado vagabundo con un comportamiento extravagante y errático. Así que alertó a la policía y acudió la agente de 22 años Kristie Buble, quien detuvo al vagabundo aunque éste se identificó como Bob Dylan, pero ella, una chica joven, no reconoció en ese señor al cantautor que recordaba por las fotos, así que no le creyó cuando le dijo quién era y que andaba buscando una casa en venta. Dylan explicó que estaba de gira con Willie Nelson y John Mellencap y que los autobuses en los que viajaban estaban aparcados frente al océano. Entre la incredulidad y la sospecha de que hubiera algo de cierto, acudió el sargento de la agente, miró al detenido que estaba en el coche policial y dijo que no, que ese tipo no era Bob Dylan. pero fueron al hotel en el que se alojaba, y frente al cual estaban estacionados los autobuses de los que había hablado y, sí, allí identificaron al detenido como Bob Dylan. Quien según la agente, en todo momento fue muy amable y decía comprender que tuvieran que identificarlo".
Increíble pero cierto. Como dice el texto, a Dylan le gusta ir de incógnito, aunque a veces lo haga de manera estrambótica, observen la foto de 2002, cuando retornó al festival de Newport con esas hechuras. Bob suele pasear por las ciudades donde recala, hay anécdotas muy jugosas. En Montevideo, el año pasado, salió en bicicleta disfrazado de mujer. En España hay casos surrealistas: el gran Joaquín Sabina, seguidor acérrimo del trovador, se encontró con éste en un semáforo de Madrid, hace veinte años, y no tuvo narices de saludarlo, se quedó estupefacto. Este plumilla, por citar otros ejemplos, se topó con Dylan en dos ocasiones: en Madrid 95, en la puerta del concierto, Dylan bajó de un coche y rodeó el recinto ataviado con una sudadera de color gris, lo tuve a un metro. En Mérida 93, bajaba el menda por una cuesta con dirección al teatro romano cuando de improvisó frenó un autobús enorme, de esos que tienen literas, moqueta y minibar, y descendió un tal Bob Dylan, enjuto, pequeñísimo, con vaqueros descoloridos y camiseta naranja, creo recordar, y un gorrito del que asomaba su pelambrera de estropajo. El tío realizó el mismo recorrido que este plumilla, sin que ambos mediásemos palabra alguna, no tuve cohone, hasta llegar a la puerta de los artistas, donde pude comprobar que la gente de seguridad no se creía que tenía ante sí al Artista, hola, buenas noches, soy Bob Dylan. Aro, aro, y yo soy Robert Redford ...

5 comentarios:

jose rasero b. dijo...

Qué bueno Enrique. Un saludo!!

Actores dijo...

Hola, verás, somos un grupo de teatro de jóvenes de la provincia de Cádiz de 8 a 16 años aproximadamente, aunque aceptamos gente de todas las edades. Si conoces a alguien interesado en unirse, por favor ponte en contacto con nosotros en nuestro blog:
www.teatreamos.blogspot.com

O a través de nuestro correo electrónico:
teatreamos@gmail.com

Muchas Gracias.

P.D. Si es periodista de: El Puerto de Santa María
tal vez podría anunciar nuestro grupo de teatro para reunir a más gente. Gracias.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

saludos, Jose !!! con Dylan no ganamos para sustos, jeje. Ya ha terminado la gira de verano y anuncia la de otoño ...
otro saludito a los jóvenes actores y mucha suerte, os haré una visita .... salud

Eterna aprendiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enrique Alcina Echeverría dijo...

saludos, Eterna, y sin camuflaje, jeje ... por ampliar un poco, hay ciertos artistas que gustan de mezclarse con el público antes del concierto, entran en el recinto por la puerta principal, de "incógnito", con la sana intención de transformarse en "nadie" durante un momento y quizá para poner los pies en el suelo, que las alturas son muy chungas a veces. Salud !!