domingo, 30 de noviembre de 2008

El Bob Dylan español

Hay gente pa tó. Esta noticia no tiene desperdicio. Apareció el otro día en El Periódico de Extremadura, viento en popa a toda vela. "Hace dos años un norteamericano publicó un libro sobre la visión del pecado de Bob Dylan, que fascinó al profesor de la Universidad de Pensilvania, Wesley Weaver, y pensó uno.
Partiendo de la idea, para él, de que el cantante y compositor es"un revolucionario y un rebelde", se puso a buscar a su semejante en España. "¿Quién es un revolucionario y un rebelde español?, pues Espronceda", se dijo. De ahí que dedicara su tesis doctoral a la visión romántica del pecado en el escritor. Para este norteamericano, Espronceda tuvo una etapa en la que se dedicó a criticar los pecados y malas costumbres de los demás, cuando él era el primero en cometerlos. "Una prueba de ello se ve en el libro Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar, en el que acaba criticándose a sí mismo y a su obra ".
Weaver consideró ayer que el poeta español reunió en su vida los siete pecados capitales, pero que se centraban todos en la soberbia. "Los padecía todos, los siete, pero sobre todo era un soberbio", comentó.
Él supo del poeta gracias a sus profesores de instituto y universidad que le obligaron a leer sus obras. Desde el primer momento se mostró encantado con su trabajo y esto le ha llevado a estar en Almendralejo para pronunciar una conferencia sobre la visión romántica del pecado en Espronceda".
Fantástico, ¿ehin? En un hipotético juego de diferencias, Espronceda murió a los 34 años de difteria y Dylan sigue forever young. El poeta romático por excelencia fue desterrado durante cinco años a un convento de Guadalajara, fíjate tú, y Bob, si acaso, se piró a Nueva York pa buscarse la vida, exilio voluntario. Espronceda se dedicó también a la política y al periodismo, Dylan no se lleva con ambos oficios. Eso sí, los temas centrales de la poesía de Espronceda -la libertad, el amor, la muerte, el placer, la duda, la protesta social-- coinciden en parte con las ideas de Bob, que habría alucinado con las Canciones del poeta español, desde la Canción del Pirata hasta El Mendigo, pasando por El Reo de la Muerte o A Jarifa en una orgía. Lay lady lay, Judas Priest, Not Dark Yet, Tambourine Man, Hollis Brown, Hard Rain ... Personajes oscuros y malditos, sucesos vinculados a la injusticia social, claroscuros de un mundo inhóspito, lírica del tiempo detenido. La retórica del diablo mundo.

2 comentarios:

santi dijo...

Hombre, no sé yo si la soberbia que le atribuyen a Espronceda es aplicable a Bob Dylan; por lo que me ha llegado, y a pesar de sus maneras con la prensa, no parece que sea un soberbio. saludos.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Hola, Santi!! Yo tampoco tildaría a Dylan de soberbio, si acaso un poco "rarito" en el amplio sentido del término. Su relación con la prensa siempre fue tirante porque al principio de su carrera la prensa dijo muchas tonterías sobre él ... quizá ahora también ... así que el tipo pasa, pero en persona, y no delante de los focos, debe ser un tipo muy especial, como todos los genios. Por lo que he leído, puede llegar a ser afectuoso y alegre en sus mejores momentos. Un géminis extraordinario, todos conocemos a géminis artistas y debe ser parecido. Al menos eso quiero imaginar. Oye, de Espronceda siempre nos contaron cosas tremendas, y como pasará con Dylan, quedará su obra para siempre. Pero pienso lo mismo, Dylan puede encarnar mil personajes, pero el de soberbio no me cuadra, un abrazoooo