sábado, 22 de noviembre de 2008

El dichoso día del Écija

Con la yema de los dedos. Falta medio siglo para que se acabe el mundo con el Submarino a flote, y el Cádiz, habituado a vivir en los extremos y sobre el alambre, ya toca la liguilla, el ascenso e incluso la Liga de Champiñones. "En cuanto perdamos dos partidos habrá gente criticando y apuntando que los jugadores se están dejando ir", subraya Ramón Blanco, nuestro señor de los milagros, ganador de dos promociones en Primera y que llevó al Submarino a sendas fases de clasificación a Segunda. En la primera de ellas, diez años atrás, precisamente, atribuyeron al equipo que dirigía cierta dejadez en los últimos compases del campeonato, esto es, que "se dejaron de ir" en el choque postrero frente al Écija, próximo rival cadista, y luego tocaron los filiales del Barcelona y del Madrid y usted ya sabe lo que pasó. Pasan cosas raras en el fútbol, la gente ve fantasmas, los fantasmas saludan por la calle, todos los caminos conducen a la gloria o a la miseria y mandan narices los tópicos típicos de la pelota envenenada. Un niño con mucha guasa pregunta en voz alta: "Papá, ¿qué hay que estudiar para ser futbolista?".
El dichoso día del Écija. Aún se habla del partido del 98, que cerraba la Liga y daba paso a la liguilla de ascenso. Los ecijanos se jugaban la salvación y la lograron, cero a uno en el marcador. Vidas paralelas. La situación ha cambiado mucho debido al nuevo sistema de clasificación. Pero pudieran darse algunas coincidencias, y quizá ciertas sospechas igualmente infundadas. Blanco, que niega categóricamente que el equipo no lo diese todo en el célebre partido de marras, lo explica: "Si hace diez años nos tocaron los filiales más peligrosos, esta temporada vamos camino de enfrentarnos a otros, acaso el Castilla o el Villarreal B. Junto a Real Unión y Cádiz, estos equipos van camino de asegurarse pronto el primer puesto". Pero claro, este año habrá dos oportunidades, mientras que la maldita liguilla para salir del pozo parecía una trampa. "No me gustaba nada, si perdías al comienzo te quedabas sin opciones en los últimos partidos y se daban casos raros. Hace diez años, en cambio, conseguimos el objetivo tres jornadas antes del final, así que, como entrenador, tuve que pensar en tarjetas, lesiones, estado físico de los jugadores y demás factores que nos llevaron al primer partido de la liguilla en condiciones no demasiado buenas. Perdimos, ahí perdimos las opciones, pero hay que recordar que en los filiales blanco y azulgrana jugaban, entre otros, Cambiasso, Mista, Balbuena, Valcárcel, Xavi, Pujol, Arnau, Mario Rosas ..." Exacto, Mario Rosas, aquel media punta que no dio la medida en el Cádiz y que hoy triunfa en Castellón, que es donde triunfan los gaditanos que acuden a la tierra prometida para buscarse la vida. "Es curioso, tercia Blanco, pero aquella vez no perdimos ante el Barcelona B, que acabó subiendo; empatamos allí y ganamos en Carranza, pero no pudo ser".
La leyenda negra, que va de boca en boca aspirando en vano a ser ciencia cierta pero dando por saco a los anales de la historia, dicta que, además de "dejarse de ir contra el Écija", el Cádiz salió también relajado ante el Castilla. "Falso. Los madridistas pusieron incluso un defensa más a la media hora de juego, y conviene no olvidar el penalti que se inventó Ceballos Silva, y que anotó Rivera. Todavía se habla en falso, todavía se escuchan comentarios sobre esa temporada, el dicho día del Écija".
El dichoso día del Écija, Blanco salió con los titulares. "Puse a Zafra, a Monsalvete y a casi todos los fijos, pues ya se quejaban por ahí de que iba a alinear a los suplentes con extrañas intenciones. Fue un error. Los jugadores no habituales se hubieran partido la cara y habríamos evitado suspicacias, pero son cosas del fútbol, que no es una ciencia. Esos mismos jugadores habían ganado a Mar Menor y Manchego semanas antes. El Écija vino dando bocados. No es cierto que jugásemos con la clasificación". El Cádiz terminó tercero en la Liga, detrás de Málaga y Recreativo de Huelva, que ascendieron. "Ese dñia dábamos por seguro qie el Huelva ganaría el último partido y también perdió, así que no es justo que se ponga en entredicho el trabajo del equipo, que simplemente se cruzó con grandes rivales". También militaban en el grupo cuarto clubes como Almería, Granada, Córdoba y Murcia. Ahí es nada. El Cádiz comenzó la Liga como un tiro, ganó seis de siete, y como este año, se vio superior a la mayoría de las plantillas en liza. Pero no tuvo suerte al final.
Este año, tocando el cielo con la yema ecijana de los dedos y el suelo con la pura realidad y el pasado reciente, "mantenemos la euforia pero corremos el riesgo de irnos hacia el otro extremo. Si perdemos dos partidos seguidos vendrán los comentarios en el mismo sentido. Hace bien Gracia en pedir a su gente que no se relaje", señala Blanco, no sin antes apuntar la "gran calidad de los filiales del Madrid y Villarreal, cuyos resultados asustan". "Hay que seguir concentrados y con los pies en el suelo", sugiere el técnico, hoy imbuido de pleno en labores periodísticas a través del Submarino de Onda Cádiz. Diez años después, en la brecha se mantiene Raúl López, que ha conocido todos los vaivenes amarillos y seguro que no se fía un pelo.
Da coraje observar la clasificación de Segunda, quizá en el torneo más igualado de los últimos años, y no por el puesto de ascenso del Xerez (abstenerse fanáticos), sino por la oportunidad perdida por mor de los sucesos de la anterior temporada. Ahí están los ex entrenadores cadistas, numerosos jugadores que pasaron por esta tierra, la fortuna esquiva y el trabajo mal hecho. La directiva sí que se "dejó de ir" en los últimos años. Lección de humildad para todos. Los más extremistas comparan ahora al Cádiz con el sobrado Barcelona, obviando quizá que el empuje culé de los primeros tiempos contiene todos los influjos de Lorenzo Buenaventura, otro que cogió el camino. Y ponen el grito en el cielo, Cádiz versus el mundo. Si Sarkozy le cedió una sillita a Zapatero en la cumbre del G-20, que celebró el entierro de la moneda, nadie se explica por qué los siesos de la Federación no hicieron el G-27 en Segunda. Homeporfavó ... Por cierto, cuidadito con recurrir a la justicia ordinaria, que la justicia es muy ordinaria y salen tiros por la culata. Yemas El Ecijano, ojo con la rima.

Noviembre 08, Deportes, Diario de Cádiz

2 comentarios:

Max dijo...

El otro día, el martes de la semana pasada, M. Ángel Rondán afirmó en la edición nacional del diario AS que a toda la provincia le conviene que tanto Xerez como Cádiz estén en las categoría más altas posibles. Concretamente deseó para el año que viene 1ª y 2ª respectivamente. Se refería a aspectos sociales, políticos, económicos, etc.

Respecto a la cura de humildad, yo perdona que te diga, la veo en parte. Si bien hay muchos aficionados que si tienen una visión más contrastada, más objetiva, que si reconocen abiertamente los excesos del cadismo que les ha llevado a 2ªB y reconocen que esta división es un paseo y un "mamarracho" (salvo 3 equipos y medio). Existen bastantes aficionados que parece que se agarran al complot judeo-masónico en contra del Cádiz y que afirman que la categoría es dificil pero que este Cádiz es de ensueño. En fín, lo de siempre.

Después de todo tampoco estamos tan mal: si el estudio Merco dice que Jerez y Cádiz son las ciudades 46 y 62 de España, respectivamente. Que tengamos equipos entre los 40 principales, tampoco esta tan mal.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

No te falta razón, Max. No nos podemos quejar, ni tampoco sacar pecho. Y pones el dedo en la llaga de la humildad, el hermanamiento entre vecinos e intereses. La cura de humildad es relativa, claro, cosas del fanatismo papanata, que además da la vida por el fútbol y se dedica a sufrir en lugar de disfrutar. Y de complot contra el Cádiz, nada de nada, espero que este año no hagamos el carajote con las letras de Carnaval contra Jerez, insultos que se volvieron en contra el año pasado, cual boomerangs. A ver si volvemos prontito a Segunda, que es un buen lugar bajo el sol. Los demagogos de turno claman por subir a Primera del tirón, conocerán un atajo o algo ... Un abrazooo