sábado, 20 de septiembre de 2008

Cabeza de ratón, cola de león

Tres de tres. Vamos a por el Conquense de José Luis Perales. Un velero llamado libertad. Cabeza de ratón, cola de león. Como dijeron el otro día en Teleteo, tó emocionados tras la parada militar aérea, Cádiz ya es capital del cielo. Pasó la cortina de humo, se fueron de rositas los malandrines de aquí y los "mangatarios" de acullá. Llevarán el tema al Congreso de los Diputados, con la que está cayendo. Aquí cada uno oculta sus vergüenzas como puede, hay que tenerlo muy en Cuenca, ya lo advirtió Vilches. Lo mismo en nueve meses la situación embarazosa se torna en fiesta infantil y saca la cabeza el niñato de Segunda, A o B, por Hache o por B, aunque sea de penalti. ¡No, de penalti no! El otro día preguntaron a Enrique sobre las razones de la caída en picado del Submarino y el hombre se mostró sintético y castizo: "Se juntaron las cosas". ¿Qué ocurrió en el vestuario, buen hombre? Muy simple, divide y perderás. Demasiadas diferencias, demasiado paripé, aprendiendo de los errores que es gerundio. Oh, Cádiz, un equipo con muchos recursos. Y poca vista en los despachos y las teles. Este año, como muchas décadas atrás, hay que esperar al Estudio Estadio del Lunes o al As Color de los martes para ver al Cádiz, no tiene suerte Teleteo, gran exclusiva mundial. Pronto podría haber más noticias, prende la tele, trinca el control remoto, dirige a tus jugadores, como en la play station pero pirata total. Ya queda menos pa que el Cádiz esté de nuevo donde merece, en Primera. Dicen que subirá sin pasar por Segunda, sus cohone ahí. ¿Cogerá un atajo? Convendría no tomar el atajo de la prepotencia, al final el camino se hace largo y tortuoso. Y te dan hasta cosquis.
Ya no se sabe quién es la nuestra, Canal Sur u Onda Cádiz, dos maneras de entender la vida alegre y divertida, y de arrojar el dinero de todos por la borda, o de lucirse, se están luciendo, pisha, Canal Sur no echa cuentas a la Segunda B. La temporada pasada comenzó a retransmitir encuentros del Pozo en la jornada vigésimo segunda, un poquito tarde, ¿non?, y perdonó la vida al personal que no participa del ppv, pagar para vencer, ni de los chanchullos de la Sexta. Así que Teleteo, ni corta ni perezosa, se encuentra negociando un posible trasvase para hacerse con los derechos de televisión del Submarino. A este paso termina dando la final del Falla, atento a la jugada. Cuentan que Teleteo estaría dispuesta a ofrecer los choques del Cádiz hasta por internet, jugando por la banda ancha, agenciáte un adsl en condiciones no te vayas a quedar colgao en lo mejor del querer. La gente se había mal acostumbrado, un estadio de Primera, una afición de Primera, un equipo con muchos recursos. La cura de humildad no ha hecho sino comenzar ¿Mushasho, por dónde eshan al Cádiz?
El publiquito de hoy se ha habituado a asistir a su propia existencia por la tele, no concibe una tarde sin rayos catódicos, no se cree que años atrás sólo retransmitían un partido de Primera, luego dos, ahora todos, hasta la Segunda B de otros grupos, con las castas de Canal Sur. "Hay que saber leer los partidos", apunta Pejiguero, como si el fútbol fuese enciclopédico. "Contra" menos cultura, más lectura de partidos. El Cádiz parece un libro abierto, tó transparente, y la gente va todas las tardes a las bibliotecas públicas, a leer partidos. "Ayer me leí enterito el Antequera-Puertollano". Premio.
Afilan las plumas los poetas populares. Ya tenemos pregonero, el gran Javier Ruibal, pero queda mucha tela por cortar, rimas y leyendas populares, se admiten apuestas sobre el color de las coplas del año que viene, cien euros a quien rime en condiciones a Toedtli, el ariete con cara de vieja, quien necesita unas pocas de sesiones del wiji pa perder un poco de peso específico. Eso sí, ya lleva el doble de goles que Gastón Casas, venido a menos con la crisis inmobiliaria. ¿Qué crisis? Un equipo con muchos recursos trae a un tipo con "más menos" Gracia que qué y de pronto el equipo halla su estado de gracia sin pamplina alguna. ¿Alguien entiende si acaso de la misa la mitad? Ya van por ahí largando fiestas los listos de turno, los mismos que el año pasado confiaron ciegamente en el innombrable, y luego en el impresentable, y luego en los imponderables. Hable, no se calle. Cabeza de ratón, cola de león, he ahí el dilema. Un velero llamado libertad. ¿Y cómo es él? ¿A qué dedica el tiempo libre que le deja su condición de prejubilado del sector churretoso? ¿En qué lugar se enamoro de ti? Como en los anuncios del Cádiz, Parte de mi Vida, los dichosos anuncios con "más menos" gracia que qué, el Cádiz es un ladrón que me lo ha robado todo, canta Perales turulato perdido, no está colgao JLP, mezclando letras de baladas y pasodobles, tres por cuatro, tres de tres, vamos a por otro perrito piloto.

Septiembre 08, Submarino Amarillo, Diario de Cádiz

2 comentarios:

Max dijo...

Con el Cádiz FC es una de las cosas en las que se nota el tamaño de la ciudad. Se confunde ciudad con equipo y el número de abonados y asistentes es un motivo de orgullo, de apoyo a la ciudad. Cuando en realidad debería ser un simple número de personas a las que le gusta el fútbol. De hecho, el apoyo al club es manifiestamente político, teniendo en cuenta, que en los últimos 15 años el Cádiz sólo ha estado 5 en liga profesional. O se espabilan o se los lleva la corriente, tanto al club como a la ciudad.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Bienvenido Max. Gracias por el interesante comentario. Como dices, el Cádiz no deja de ser un club privado, aunque sus colores sean de la ciudad y de parte de la provincia. Oye, esos datos de los últimos quince años dan en el clavo, ehin?, y prueban que el Cádiz no es de Primera, y la ciudad mucho menos. Si acéptasemos las evidencias y nos pusiéramos en la tarea con los pies en el suelo, otro gallo cantaría. Pero nos creemos el ombligo del mundo, la capital del aire, pioneros de la nada, sin reconocer los errores. Así nos va. Da un poco de pena presenciar cíclicos cambios de humor, las mismas historias sociolaborales de hace veinte años, las mismas patrañas de políticos de ambos signos, los mismos gestos de la gente. En mi opinión, sabemos lo que tenemos pero no sabemos lo que queremos. Fútbol, Carnaval, Semana Santa, el ocio del pueblo. Vale, pero ¿y todo lo demás? En el limbo. Un saludoooo