domingo, 21 de septiembre de 2008

El penúltimo vals

Magia e imperfección. Esta película se estrenó en Cádiz hace treinta años, en un ciclo de rock organizado en la Casa de la Juventud, y fueron cuatro gatos a verla. Iba más gente a los discoforums. Iban a escuchar discos. El último vals, ver para creer, ver para escuchar. Hoy como ayer, pura leyenda del cine musical, la cinta ofrece un monumental concierto, la despedida de The Band, en el Día de Acción de Gracias de 1976. Primera incursión de Martin Scorsese en el mundo del rock. El director colocó siete cámaras en torno al escenario del Winterland, San Francisco, y firmó un documental soberbio, crudo, directo, sobrio y algo melancólico. Levon Helm y Robbie Robertson, los líderes del grupo, ya no se hablaban. Los artistas invitados se pusieron hasta la colcha, desde Neil Young, que inicia dos veces "Helpless" con estalactitas en la napia, hasta el enorme Van Morrison, que pega patadas al aire. Eric Clapton, que pasaba por momentos bajos, causa escalofríos con su guitarra, Emmylou Harris se muestra sencillamente como la reina del country, La Banda suena compacta e inspirada en la escena, y sus músicos favoritos, a modo de compendio enciclopédico, dejan a la gente sin respiro. El concierto sigue vivo. Tres décadas después, Bob Dylan mantiene su esencia. Esos días del 76 salía de un breve retiro, con careto de pocos amigos, para realizar una sensacional demostración de arte accidental, en la peli se ve, se siente a los músicos, se palpa el caos ordenado de The Band, a quienes les basta con mirar de reojo a Dylan para conocer los siguientes pasos. Dylan, cómo no, puso objecciones a Scorsese. A última hora se negó a que filmasen su pase. Alarma general en el Winterland. Dylan iba a estrenar su fallida película de arte y ensayo, "Renaldo y Clara" y le entró el siroco. Hubo que suplicarle en los camerinos. "Bueno, vale, pero sólo un poco". Dylan colocó a dos matones junto a las cámaras, marcó estrechamente a Scorsese para limitar la grabación. No aparece su entrada, ni la primera pieza. Eso sí, "Forever young" y la postrera "I shall be released", cantada al unísono por todos los participantes, no tienen precio. Scorsese no se ha superado desde entonces. Y mira que lo ha intentado, otra vez con Dylan y los Stones, pero The Band, que no tuvo suerte a lo largo de su carrera, era una banda de cine. Y esta película, que se tradujo en disco triple, la banda sonora del rocanrol por antonomasia. Siempre joven.

Septiembre 08, Cultura, Diario de Cádiz

11 comentarios:

santi dijo...

Pues después de leer lo que has escrito,tengo que admitir que me gustaría verla. ¿Está a la venta?

Ignacio Lobo dijo...

Clásico ineludible del rock'n'roll... da gusto verlo una y otra vez.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Hola Santi, no es plan de hacer publicidad pero está a la venta, jeje, pero también te la puedo pasar cuando quieras, o verla juntos, o lo que sea. Como dice el gran Ignacio Lobo aquñi abajo, da gusto verla una y otra vez, un abrazoooo

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Y además de verdad, Ignacio, un conciertazo para descubrir mil detalles en cada visionado. Personalmente me cautivó el disco antes, así que la pel fue un descubrimiento muy especial, eso de ponerle cara y gestos a estos maravillosos artistas fue tremendo, así como los secretos de cada canción cuando leo cosas acerca de la peli. Conciertazo, imagino que igual que el tuyo o los de rock andaluz, que me perdí por culpa de los antibióticos, me tienen destrozaíto por mor de un gripazo mal curao, o no curao. Un abrazo fuerteee, nos hablamos antes de que te vayas, ehin?

santi dijo...

Se la pido a los reyes magos. un abrazo.

Jimmy Pelos dijo...

Enrique ¿no fuiste al final al concierto de rock andaluz? Fue brutal, todos los grupos tuvieron momentos mágicos. Cai sigue engrasando la máquina, cada vez mejor.Alameda estuvieron increibles, Pepe Roca está en su mejor momento, y cuando invitó a Rodway a cantar con él "Tu Frialdad"...fue impresionante.Otro momento que me volvió loco fue cuando Manuel Molina cantó con los Smash...menuda noche, yo todavía estoy patidifuso.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Qué envidia, Fernando, ya ves, cosas del gripazo, pero me alegro de que lo pasaras en grande ... oye, los Samsh tocaron una versiçon de Dylan o lo he soñado en vez de leído? Ya me contarás, un abrazoooo

Jimmy Pelos dijo...

Sí, enrique, tocaron "All along the watch tower" a ritmo de bulerías

Enrique Alcina Echeverría dijo...

ohhh, a ver si alguien lo grabó todo, lo quiero escuchar todooo ... por cierto, Gualberto conoció personalmente a Dylan, nada menos que en Woodstock, a finales de los sesenta. Dylan pasaba sus apacibles años de retiro, tras su presunto accidente, y Gualberto disfrutaba del momento hippy. Una tarde, Gualberto tocó el timbre, para pedir unos bongos o algo así, y abrió Dylan. Ahí quedó la leyenda. Kiko Veneno también estuvo por allí en aquella época, ya se sabe que Kiko es otro gran admirador de papá Dylan, y que toca unos arrebatadores y rumberos blues de Memphis. En fin, un abrazoooo

Breuil dijo...

Cada vez que os leo, me siento muuuyyy inculta en esto del mundo musical. Pero vamos, que todo tiene arreglo. Bueno, casi todo.
Saludos desde el sur.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Salud, Breuil, cada quien y cada cual tenemos una cultura musical determinada, y predeterminada, pero nadie es inculto, ehin? Unos conocemos unas cosas y desconocemos otras muchas ... pero bueno, nos gusta escribir sobre lo que nos gusta. Y también leer sobre cosas desconocidas. Qué rollazo he soltao, jeje ... un saludo