martes, 3 de marzo de 2009

Cajonazo a la rivalidad

Vera Luque, cadista y chirigotero, pregona el Carnaval jerezano ofreciendo un "abrazo deportivo" entre ambas aficiones, justo cuando los rivales lideran la tabla de los contrastes

"¿Alguien duda de que Jerez puede tener un buen Carnaval? ¿Alguien duda de que Jerez y Cádiz pueden tener buenas relaciones?" Preguntas en el aire. Las dejó caer José Antonio Vera Luque, un mákina, a quien habría que tributar un homenaje al surrealismo por comerse el marrón de la temporada: cajonazo en el Teatro Falla y pregonero del Carnaval de Jerez, con el Xerez embalado hacia Primera. El Carnaval de Cádiz no tiene rival, ya se sabe, pero el principal enemigo provincial ha trastocado hasta las coplas de un año para otro. "Este año no cantan sobre el Xerez, nos tienen miedo, y tampoco hemos escuchado letras sobre el descenso a Seunda B". En los foros de internet hay cachondeíto, ni Vera Luque se ha librado. El pregonero acudió al acto como marinero de agua dulce, agradecido, tendiendo la mano y hasta ofreciendo un "abrazo deportivo" al rival jerezano. De ahí a mostrar el deseo de todos los gaditanos de que el vecino ascienda medió un paso, el subconsciente del submarino pesa mucho, también las coplas han reflejado estos días los contrastes que vive la raza cadista, en permanente peligro de extinción pero continua ascensión en lo que el mismo Vera Luque viene a llamar "triángulo mágico del chovinismo gaditano", esa enfermedad común, medio carnavalera, medio capillita, medio futbolera, que comienza a hastiar al personal. Vera Luque tuvo palabras, durante el pregón, para los "capillitas talibanes", y para el vino, y para Lola Flores, y para el Jerez Industrial que vio jugar al gran Pepe Mejías. Con guasa, sentido común, humildad y paciencia, el autor de la chirigota Los Mákina, casi nunca bien ponderado por jurados enteraos, se mostró conciliador, libre como el espíritu de Cádiz y sólo desafiante ante el olvido. Los cajonazos no se olvidan, el calendario dinámico del Carnaval sigue regido por leyes cuaresmales, un tornado de colores, serpentinas hasta en los bolsillos, devuelve a Cádiz a la realidad, y la realidad dicta que el Xerez marcha el primero camino de Primera, por primera vez en su historia, y que el Cádiz también encabeza la tabla, la del grupo cuarto, y que los "seguros" rivales del horizonte lejano de la fase decisiva de ascenso, el Villarreal B y el Castilla, ya no figuran en lo alto de sus campeonatos. ¿En qué quedamos? El Cádiz aspira a todo, incluso a sufrir un año completo de envidia cochina, quizá por ello las comparsas han pasado de largo, mejor no mentar la bicha. El Submarino podría integrarse en el grupito de los vecinos del Segundo A, grandes pero segundones de sus respectivas rivalidades, cuyo estandarte sería el Atlético de Madrid, siempre a la sombra del monstruo merengue, comiéndose las uñas cada domingo, mordiéndose la lengua cada lunes, soñando despierto. Puro contraste.
Igual que en el Carnaval infinito que reinventa la luz cada mes de febrero, los hechos pugnan con los parecidos, las certezas con las estadísticas y la moral con los números. Precisamente, un cadista de los buenos, el jerezano Raúl López, que ha tocado todos los palos en el Cádiz y tirado del carromato en todas las categorías y estados de ánimo posibles, superará a Chico Linares como futbolista con más entorchados amarillos. De Jerez.
Al enemigo, agua, coplas y "age" gaditano. El cadismo de Vera Luque queda fuera de toda duda, el autor gaditano no ha abandonado al equipo amarillo ni en sus remotos años del Pozo ahora reeditados, llegó a escribir y cantar sobre la fidelidad al amarillo antes incluso de que volvieran por sus fueros las leyendas submarinas milagrosas. Ahora, tras el doloroso cajonazo del Falla, una muesca más en su carrera, ejerce de embajador del cadismo y del independentismo coplero. Ese abrazo deportivo con Jerez recordaría los tiempos de entendimiento mutuo, ya se sabe que el auténtico rival del Cádiz fue el San Fernando, y que el Xerez llegó hasta a ceder su estadio en diversas ocasiones, por no hablar de jugadores y cariños de ida y vuelta. Hoy alimentan un odio ficticio, algunos políticos en lugar de aliviar el sofoco arrojan más madera, pero en verdad esa rivalidad pertenece al enigmático mundo del balón, donde todo es posible, hasta perder con dignidad. Como Vera Luque.

Marzo 09, Deportes, Diario de Cádiz

4 comentarios:

Max dijo...

Este tema, yo personalmente lo veo de la siguiente forma, voy a ir poco a poco:

- En 1810 se divide el Reino de Sevilla en 3 territorios y por tanto, tienen un cierto/alto (elija el que más le guste) grado de artifialidad.
- El Caso de la provincia de Sevilla no hay problemas.
- En Huelva se duda bastante donde situar la capital. Se elige Huelva y por tanto se otorga a esa población (y no otra) de un futuro más próspero que las otras candidatas.
- En Cádiz pinchamos en hueso. Hay varias poblaciones muy desarrolladas: Cádiz, San Fernando, Jerez, Algeciras, etc. Se elige a Cádiz (tal vez por que la Constitución se firma allí, devido a un brote de peste que asola San Fernando). Los Franceses tenían previsto elegir a Jerez.
- Como las provincias deben más o menos cuadradas y más o menos iguales el Campo de Gibraltar se une a Cádiz, aunque en mi opinión, no ha habido una conexión buena entre estos dos territorios hasta la Jerez-Los Barrios en 2001-02.
- Bien, hasta aquí todo claro, ahora llega lo polémico: Jerez tenía un cierto peso que se ve relegado con esta decisión. Y al ser la ciudad más desarrollada no-capital de provincia sigue su evolución hasta la actualidad. Este progreso no se ve cortado por la incapacidad de crecimiento de la capital.

Hasta, más o menos, mediados-finales del Siglo XX, prácticamente no ha habido problemas. Pero cuando las exigencias del mundo moderno han obligado a sacar/crear/crecer fuera de Cádiz. Ya han comenzado a haber problemas.

O sea, por eso no había problemas en que el Cádiz jugara en Jerez. Allí no tenían una fuerte identidad de liderazgo entonces. No había muchos habitantes y tampoco grandes equipos de fútbol. Es cuando el liderazgo de la provincia se ha visto en peligro cuando se han producido los problemas.

En mi opinión, nuestra generación esta en una situación puente. La rivalidad Jerez-Cádiz, creo que quedará algo diluida. Pero si será necesario una reorganización de las instituciones provinciales.

Es decir, el mismo proceso que ha experimentado Jerez (la superación en habitantes de la capital) la realizará en una decena de años (o menos) Algeciras, San Fernando y El Puerto de Santa María. Aún cuando pueda parecer una cuestión menor no lo es. No lo es, en absoluto. Y el ejemplo es Jerez. Una mayor población conlleva mayor crecimiento, mayores inversiones, mayores centros de negocios, mayores exitos deportivos, etc.

Por ello, creo que la organización de la provincia deberá de reorganizarse. P.e. La Universidad de Cádiz se verá obligada a especializar DE VERDAD sus campus en grupos de carreras, etc. Cada día que estos cambios no se hagan el conjunto de la provincia tendrá una menor calidad de vida. Por seguir con el ejemplo, se perderán alumnos de las ciudades mayores en favor de Sevilla y Málaga.

Respecto a las dos cuestiones fundamentales que se plantean en la entrada: ¿Tendrá Jerez Carnaval? Yo creo que si, cuando haya incrementado su población lo suficiente/absorvido población de la bahía suficiente. Si nosotros lo veremos, ya eso es otra cosa. ¿Podemos convivir en Paz? Afirmativo también. Simplemente se les debe ir dotando a las nuevas grandes poblaciones de infrestructuras suficientes a su tamaño por parte de las instituciones públicas. Y que sus habitantes no sientan menoscabados sus derechos respecto a ciudades de similar tamaño.

No se si ya lo he dicho aquí. Pero lo importante de la vida son las personas. No las ciudades. Las ciudades son un mero conjunto de objetos que estan al servicio de las personas. Por eso pienso que a más personas, más servicios. Ya se llame la población Nueva York o Villarobledos de Abajo.

Breuil dijo...

Me ha encantao el análisis anterior. :)
Por motivos laborales vivo en el Campo de Gibraltar, y al llegar (hace ya 12 años) me enteré de la "manía" que le tenían los algecireños a los gaditanos. Me sorprendí, no lo niego; pero al poco tiempo lo vi claro... A pesar de ser una zona en continua expansión y de continuo crecimiento económico, era la zona más abandonada por parte de la Admon. NO ha tenido infraestructuras mínimas hasta hace 6 años. La idea del campogibraltareño es de abandono, de ahí la búsqueda del "enemigo" al cual culparle de esa desigualdad.
Y no es que pronto yo sintiera el síndrome de estocolmo, pero era incómodo vivir aquí y tener que desplazarme a Cádiz para cualquier cosa sin importancia, por ejemplo, renovar el carnet de identidad o el de conducir.
Por otra parte, el gaditano (y yo lo soy) cuando sale de Cádiz, trata de "catetos" a los que no son de la capital, otorgando al hecho de ser "capitalino" un aúra de prestigio y cultura que en la realidad... no tiene. Somos muchos los gaditanos que vivimos en el Campo de Gibraltar y nos gusta vivir aquí, posiblemente, porque al estar la población más diluída (gaditanos, malagueños, sevillanos, algecireños, gallegos, etc...) somos menos "catetos" de lo que se nos supone.
Un abrazo.

Max dijo...

Efectivamente, Breuil. Pero lo de la tirria de los algecireños no es absoluta... o sea, yo he visto gente con camisetas amarillas, alli también (y con las del Xerez y con las del Algeciras). Es un fifty-fifty. Lo que si es cierto es que los Linenses son más cadistas que ná... por tal que Algeciras no tenga más competencias.

Fíjate, por ejemplo, que la bahía de Algeciras tiene unas posibilidades de crecimiento increibles. Uno de los mayores puertos de Europa, conexiónes con Málaga, y vía Jerez, con la Bahía de Cádiz y Sevilla, además de con África. Y ni siquiera tienen un cercanías que conecte las localidades.

Y respecto a lo que hay gaditanos que llaman "catetos", a los que no son capitalinos. A mi me sorprende increiblemente. Pero de verdad. Es que no tiene por donde sostenerse. Es como la absurdez que se escucha estos meses en Cádiz: "el Xerez no puede subir a primera por que es un pueblo y los pueblos no pueden jugar en primera, no tiene sentido". Valiente gilipollez más grande. Entonces, Villareal que juega la Champions, ¿que es? Manda cojones...

Para empezar. El pensar que una ciudad por el hecho de no ser capital provincial se le debe llamar "pueblo" es una completa locura. Además, ¿quién decide si la capital debe ser provincial? ¿por qué no autonómica o nacional? ¿o comarcal? Son entonces Vigo y Gijón pueblos. Jerez por supuesto, claro. El Estado de Nueva York, al contrario de lo que muchos piensan tiene capital en Albany. Albany no alcanza los 100.000 habitantes. Nueva York es la mayor concentración humana del universo, sólo en lo que ellos llaman "the city" (de ahí que en muchas películas se traduzca "the city" por Nueva York) tiene más de 8 millones de almas, y en el área metropolitana casi 19 millones. ¿Alguien se imagina a un ciudadano de Albany diciendo: Jajaja, neoyorkinos sois unos catetos vosotros sois un poco más grandes pero nosotros somos LA CAPITAL? Pues eso pasa en Cádiz.

Y para terminar. El ser cateto es indiferente de donde se nace. Se lleva dentro. Es menospreciar lo foráneo, es desconocer lo que hay fuera. Y de eso hay, al menos igual, al norte y al sur de Cortadura.

Me despido con una anecdota que me presencié hace poco, y que debe tomarse como sólo eso, una anecdota, sin malicia, pero que me hizo mucha gracia:

En una frutería en Jerez:

Un hombre llega a la cola: - ¿Quién es el último?

Un joven: - El Sevilla Atlético.

Un mayor: - ¿Que dices, niño? El último es el Cádiz, que por no estar no esta ni en la liga (léase la categoría).

Y yo me partía de risa...

Por cierto, una última reflexión: Si Cádiz tuviera posibilidades de mayor crecimiento, o si en 1810 se hubiera decidido otra capital, la provincia, según mi opinión, tendría una estructura similar a la de Málaga, y no tendríamos estos problemas.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Qué buen debate, Max, interesantes palabras las tuyas y las de Beuil, un saluditoooo, como estoy recién llegao y todavía desnortao ando justito de reflejos, pero a bote pronto aplaudo esas sentimientos gaditanos de todo Cádiz, la provincia, donde tenemos amigos por todas partes, y sólo rivales en el fútbol. Como dice Breuil, el campo de Gibraltar es otra cosa, me encanta Castellar, Jimena, Tarifa ... qué razón tienes, hay más catetos en las capitales que en los pueblos, basta con estudiar determinadas actitudes. El chovinismo gaditano chirría ya. Un abrazoooo a los dos !!