domingo, 4 de octubre de 2009

Hasta siempre, Mercedes Sosa


Gracias a la vida. Mercedes Sosa no ha muerto. Gracias a Mercedes desde Cádiz, donde la vimos cantar, en el teatro Pemán, en el verano de la memoria infinita, no llores por Mercedes, Argentina. La vimos, la escuchamos, la presentimos tantas veces que ella parece hermana de la misma Luna, vista desde ambas orillas del Sol. La recordamos como si fuera mañana, Mercedes, grande y dulce, misteriosa y eterna, de voz redonda y mirada entrañable, dueña de sus silencios, ajena a montajes y fullerías, gracias a Mercedes.
Leído en Efe Eme: "Hoy domingo, 4 de octubre, tras permanecer 13 días en cuidados intensivos, Mercedes Sosa ha muerto en el Sanatorio de la Trinidad, en el barrio de Palermo de Buenos Aires, como consecuencia de un problema hepático que le afectaba los riñones y los pulmones, lo que le provocó una disfunción renal progresiva complicada con una afección cardiopulmonar.
Mercedes Sosa fue la gran folclorista argentina, una de las voces esenciales del canto popular latinoamericano. Fabián Matus, su hijo, dijo que no había tenido ningún dolor ni sufrimiento. “Son instantes de oración, esto tiene que ver más con una situación de vida. Ella ha vivido a pleno sus 74 años, hizo prácticamente todo lo que quiso. Mercedes siempre ha sido un símbolo de libertad. Ahora, nosotros, la familia, pedimos solamente ser nosotros los que estemos a su lado”.
Haydee Mercedes Sosa, conocida popularmente como “La negra Sosa”, nació el 9 de julio de 1935 en San Miguel de Tucumán, Argentina. En 1935, con quince años, se dio a conocer al ganar el concurso musical de una radio local.
Sosa –junto a su primer marido, Manuel Óscar Matus, y Armando Tejada Gómez– fue pieza clave en el surgimiento del Movimiento del Nuevo Cancionero en Argentina. En 1962 publica su primer álbum, “La voz de la zafra”, que al igual que el siguiente pasa inadvertido. Pero en 1965 Jorge Cafrune la invitó a subir a cantar al escenario del Festival de Cosquín, lo que le proporcionó enorme popularidad. Dos años después, realizó una gira por Europa y Estados Unidos.
Ya en los setenta, y convertida en un referente de la canción folclórica argentina, produce dos álbumes conceptuales junto al compositor Ariel Ramírez: “Cantata Sudamericana” y “Mujeres Argentinas”. Permanece en Argentina, tras el golpe militar de 1976, a pesar de que sus discos son prohibidos. Pero en 1979, es detenida en medio de un concierto, al igual qeu los más de trescientos espectadores. entonces abandona el país, tras pasar algún tiempo en París, se instala en Madrid.
Tras la caída del gobierno militar, en 1982, regresa a Argentina para ofrecer una serie de conciertos en Teatro Ópera de Buenos Aires, convertidos en actos multitudinarios de rechazo de la dictadura. Desde entonces, el reconocimiento a su obra creció, tanto dentro como fuera de Argentina, llegando a convertirse en una suerte de icono respetado y admirado por público y creadores de todo tipo; Sosa llegó a grabar un álbum junto a Charly García pues no despreció el rock y fueron muchos los músicos del género que colaboraron con ella. Este mismo año publicó los álbumes “Cantora 1” y “Cantora 2”, en los que reunía sus más populares canciones interpretadas junto a músicos como Joan Manuel Serrat, Diego Torres, Shakira, Joaquín Sabina, Gustavo Santaolalla, La Sole o Julieta Venegas. En España este dos discos fueron resumidos en un solo volumen, publicado hace un par de semanas.
A Mercedes Sosa se la recuerda en todo el mundo de habla hispana por su adaptación de ‘Gracias a la vida’, la gran canción escrita por la chilena Violeta Parra, nacida, curiosamente, un 4 de octubre". Gracias a la vida que se quitó la vida. Otro 4 de octubre murió Janis Joplin. Sobredosis de obituarios, hay gente como Mercedes, y como Violeta, y como Janis, y como Alfonsina, que no necesitan esquelas. Para siempre, sus voces, sus libertades, sus luchas internas, su gente. Y sus canciones. Para no olvidar.
Dejo el artículo de Soledad Gallego Díaz para El País, La Voz de América Latina, y unas palabras urgentes de Serrat: "Ha hecho llorar a muchos hombres".

4 comentarios:

Eduardo Albala dijo...

Vaya un año que llevamos.Mario, ahora Mercedes Sosa. La recuerdo en Rota, allá por el año 83. Me tocó, afortunadamente, acompañarla durante las horas previas de un concierto que dió en la Plaza del Castillo. De nuestro paseo siempre recuerdo como le impresionaron los vuelos de las golondrinas, cientos de golondrinas que llenaban aquella tarde-noche el cielo de la plaza. Recuerdo que me decía lo agusto que se sentía cuando bajaba desde Madrid, en donde tenía entonces su casa, a nuestra tierra "aqui todo es más sencillo".Es un resuerdo breve y bonito el que tengo de ella, a la que tanto hemos querido.
Gracias a la vida. Nadie le cantó tan bonito a Alfonsina.Tu eres la voz de America.
Gracias siempre, Negra.

Charo Barrios dijo...

Sabía que escribirías sobre ella.
Fue la voz que me acompañó durante muchos años, pidiendo libertad, cantando la soledad y recordando pueblos incomprendidos. Hasta siempre Mercedes.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Han caído muchos este año, me acuerdo ahora de Antonio Vega. Qué bonito lo de las golondrinas, y las palabras de Mercedes sobre la sencillez de la tierra, nadie como ella supo elevar a la categoría de arte el folklore popular, he escuchado que le rinden tributo en el congreso argentino, allá respetan más a los artistas ... es cierto, Charo, nos acompañó su voz durante años, sonaba su voz y callaba tol mundo, con esa profundidad de mirada que reflejaba en sus canciones, y en sus actos ... salud !!

FREDDY PATRICIO dijo...

A MERCEDES SOSA

Hasta màs vernos, Negra,
hasta màs vernos.

¿Quien llama
consumiendo de uno en uno
los latidos colados en el tiempo?

Como cosas que se dicen
al azar
cualquier momento,
todos llaman
dejando al mismo tiempo
de llamarse.

Quisiera fabricar
un corazón inoxidable
que no entienda
la tristeza de la muerte,
ni se consuma
suspirando de hambre.

Cuando el tiempo
se transforma
en cuatro arrugas,
la soledad se adormece
y se convierte
en brumas de aeroplanos
sin escalas.

Hasta más vernos, Negra,
hasta más vernos.

Me voy con mis poemas
nebulosos
a recorrer las tardes
entre sueños.

No me despiertes que,
después de tu partida,
yo también quiero irme
a escuchar tu hermosa voz
en las alturas.

Hasta más vernos, Negra,
¡hasta más vernos...!


Freddy Ballesteros Vásquez,
Quito, Ecuador.

freddyballesterosvasquez@gmail.com
Tel. 00593-9-9-730005