martes, 1 de julio de 2008

El robo del siglo


Pobres nuevos ricos hundidos en la presunta miseria. Crisis, ¿qué crisis? Si hace dos años los mequetrefes que nos han metido en este lío ganaban un 36% más que el ejercicio anterior, y así sucesivamente, por trincar un doce por ciento en tiempo de vacas flacas tampoco pasa ná, ¿ehin? Posnó, lo pagaremos caro. Que se coman sus coches crudos, los "porejitos". Que bajen los millonarios sueldos de los ejecutivos, que los dioses de la humildad hagan una curita en condiciones al personal turulato, que se bajen de la moto los aduladores y afeitadores de bombillas. Mentiras podridas. ¿Las inmobiliarias? ¿Nadie se preguntó cómo era posible contar doscientas agencias en una ciudad chiquitita? ¿Las hipotecas? Nadie pensó en el alquiler como rebeldía con causa. Y ahora nos damos de chocazos. Bueno, no tanto; ahora no tiramos el agua, ni los euros, ni la dignidad por el abrevadero. Qué gracioso el consejero medioambiental que aparece en la tele ahora, dice que hay que ahorrar agua, luz, prepotencia. Tendrán que enseñar de nuevo a la gente, que lleva años huyendo hacia adelante totalmente enganchada a gimnasios, peluquerías, delicatesen, viajes a lo largo y ancho del mundo, carrito lleno en el carrefú, la gran orgía del consumismo. Con su mismo pan se lo coman los milagreros del bimbo y los peces.
Con ustedes, el robo del siglo. Pasen por taquilla, ya venden los mejores palcos para asistir a la catástrofe mayor. Dentro de unos años, los mismos del consumismo retornarán al 36% de amnesia colectiva. Y los trabajadores seguirán abonando su cuota de felicidad, ya hablan de sueldos congelados, los mismos sueldos findus y de flexibilidad laboral, lo que traducido resulta "tus muertos por si acaso".
Ricos más ricos, nuevos ricos, nuevos pobres, ladrones de Bagdad y de Mentida, a un huevo el barril de alquitrán, más distancias, menos vergüenza y la puta globalización mostrando sus garras. Grrrrr ...

4 comentarios:

IgnacioLobo dijo...

que el mundo fue y será una porquería ya lo sé...
Siempre acabamos acudiendo a Discépolo, pero es que tenía más razón que un santo...

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Cambalache, siempre vigente. Gardel forever !!

L.G dijo...

El mundo no es una porqueria..el ser humano es el que deteriora todo cuanto se pongan a su alcance.
saludos!

Enrique Alcina Echeverría dijo...

La verdad de un gato, jeje, saludos !!!
ya veo en tu blog que te gusta Neruda, a mí también ;)))