lunes, 21 de julio de 2008

Linda música del diablo

Cádiz, Texas. El diablo se recogió temprano, pero contentito. Banda sonora del Levante girando a Poniente al ritmo del blues salvaje y fronterizo, rocanrol de apellido hispano, almas vendidas al mejor postor, menos mal que aún quedan malas costumbres. El lema "Abierto hasta el amanecer", tomado de la peli de Tarantino que lazó al estrellato a Tito & Tarántula se quedó, a la vera del Carmen iluminado, en "Abierto hasta las dos y pico", por orden de la autoridad, que no permitió más dispendios, malas puñalás les den a los triunfitos de ese lentísimo ayuntamiento. La gloriosa noche, no obstante, dejó claro que los gaditanos saben tocar rock sureño con propiedad (Kool), que Jimi Hendrix se reencarnó en los López de Dallas y que entre Nuevo México y Austin crece la flor del mal y las cucarachas fuman cosas raras. Gran fiesta negra para blancos en el Baluarte de la Candelaria. Cartel de lujo. Poco público. Monumento a Peinado, ya. Oh, Cádiz, capital del verano, la mejor playa del mundo mundial, gratis total, nulo apoyo a la música de verdad.
Salma Hayek no vino, pero Tito y sus Tarántulas invitaron a subir a la escena a unas cuantas muchachas, para emular la danza de la serpiente que la actriz mejicana bordaba al ritmo del combo tejano, y casi se produce la gaditanísima invasión, "after dark" de andar por casa. Un chaval se encaramó con su madre, camiseta en el cogote y éxtasis global, y se apoderó del momento, al carajo el erotismo, esto es Cádiz y aquí hay que bailar la espídica "La Bamba" de Richi Valens, que cerró una noche que supo a poco. Unos 80 minutos llevaban arriba los Tarántula y justo cuando comenzaban a calentarse, y a calentar el cotarro, con la música a otra parte. Siempre nos quedará el myspace.
Sólo faltó Bardem con su bombona de gas asesina para ilustrar el paisaje que el inquietante y atractivo rock de Tito y Tarántula ofrecieron al heterogéneo público, de cero coma siete a setenta años de edad. El juicio final, psicobilly, boogie, surf, tenebrismo, ritmo infernal, punk sureño, desiertos a media luz, garitos de mala muerte con redes de seguridad, tequila y bruscos giros del destino y del viento. En su primera fecha española, los tejanos de Austin, la tierra de Janis Joplin, y el mejicano de Ciudad Juárez emigrado a El Paso (el histriónico y sensacional Tito Larriva), se quedaron cortos por mor de las exigencias de horario. Pero encantaron al público con sus ritmos de patibulario, su sonido arrollador, un punto malvado y espectral, calidad superlativa en hechuras musicales y oferta excitante que concluyó con el Niño de la Selva gaditano haciendo el ganso en el escenario, no sin antes entonar lo de la cucaracha que no puede caminar porque no tiene marijuana pa fumar.
Alternaron temas nuevos, como el celebrado "Machete", con piezas legendarias de su discografía, relacionadas con bandas sonoras de películas, y estuvieron inmensos, aunque el concierto resultase interruptus. Cuentan que los Tarántula, cuando pillan el seguido, llegan a montar un festín en las tablas. En Cádiz amagaron, pero no llegaron a dar por falta de tiempo.
Quien sí propinó un croché en condiciones en el mentón del maldito tiempo fue Lance López, el joven telonero de los ZZTop, uno de los pocos rockeros de la tierra que puede vanagloriarse de que su padre hiciera la mili en Alemania junto a Elvis Presley. Eso marca tanto como el primer disco de Jimi Hendrix, que causó tal conmoción en el chaval que desde entonces no pierde el compás. Sensacional concierto del guitarrista tejano, que puso boca arriba el Baluarte con un trío básico de blues rock y todas las claves de la historia del género, con especial guiños a Hendrix, sn respiro. Robert Johnson levantó la cabeza un rato para aplaudir. los fenicios también preguntaron por ese escándalo tan lindo, los despistados que acudieron a la llamada de un blues aparentemente tranquilote y familiar se encontraron con un tipo tocando la guitarra con los dientes, con ecos de Spanish Magic Castle o Red House, con blues de toda la vida a quien un gracioso de junto puso letra de Pata Negra: "¡¡Un niño le preguntaba a su mamá, ay mamaíta dime si las aceitunas tienen patas!!". Clavaíto, pero cambie gitano por chicano. La gente irrumpió en sentidos "olés" a artista, que también se bandeó a gusto por el funky y el soul de su tierra, barras y estrellas con musiquita de fondo, bajo machacón y un melenudo entrando en el recinto con una coche de capota. Noche de pelos largos y calvas incipientes, alegres divorciados, matrimonios bien avenidos, jóvenes ávidos de ampliar su cultura musical, rockeros duros, Cádiz pintado de negro, muchos quinquenios en lo alto y el diablo a la vuelta de la esquina. En la encrucijada del blues, el rock y los ritmos sincopados.
Los gaditanos Kool abrieron fuego con una notable actuación plena de rock sureño, matices y temas de buena factura, un milagro de la tierra del lolailo. Con la magnífica cantante Verónica Díaz al frente, el grupo desgranó algunas de sus piezas propias, hermanadas con Led Zeppelin, el rock clásico sin etiquetas, y los mismísimos Black Crowes. La gente premió a Kool con su consideración. Luego el tiempo se precipitó, llegaron los blues de la frontera y el dablo se marchó a regañadientes, con ganas de más. Espectacular noche de rock.

Julio 08, Verano (Diario de Cádiz)

4 comentarios:

Juan dijo...

Me quedé con ganas del más pendejo, esa amargura que te entra cuando te practican un coitus interruptus aunque sea con previo aviso municipal. A ver si a alguien se le cae el reloj de la Iglesia del Carmen encima y pueda parar el tiempo para la próxima vez. Ojalá se hubiesen abierto las puertas del Infierno (me refiero al desaparecido y legendario Pub del "Bigote") y hubiésemos continuado allí hasta el amanecer como mandan los cánones. Y para que no nos quejemos de vicio, nos compensan con Caetano Veloso en San Sebastián, y no precisamente en Donosti.
Salud y rocanrol.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Saludos, Juan. Nos quedamos con ganas de más Tarántula, es cierto, pero Lance López se salió, ehin? ... dicen que los del Tito llegaron una mijita tarde, pero chapar el Baluarte a las dos y pico fue criminal ... bueno, veremos qué tal el Caetano Veloso en el campo de la Real de Sociedad, un abrazooo

Ignacio Lobo dijo...

Gran festival de blues...una alegría ver a Kool...una gran elección para introducir el asunto... A mi personalmente, lo que más me gustó de la noche fue Lance López, que me recordó muchísimo a Leslie West... misma voz salvaje y el mismo poderío con la guitarra.


viva el rocanró!

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Lo mismo digo, Ignacio, me gustaron los Kool, tiene mérito hacer rock sureño en el sur del sur, y con propiedad ... y me encantó el Lance López, glorioso !!
Y ahora, Cai y Ruibal en El Bosque y Caetano Veloso en Cádiz, no se puede parar !!