domingo, 17 de agosto de 2008

Tiras de humor:avistamiento de cetáceos


Espuma blanca en la cresta de la ola. Explosión controlada de emociones al por mayor. La danza de las ballenas jorobadas. Si en el Estrecho de Gibraltar se avistan cetáceos la mar de chulos, expertos en pirateo fiscal, entre Perú y Costa Rica la fiesta adopta tonos eróticos. ¡Tachán! Flirteo, mosqueo, cortejo sexual, un pasote de cachalotes y orcas en Puerto López, en el ecuador del mundo con mayonesa. Seis mil ballenas de la fresquita Antártica apagan el aire acondicionado y se largan de vacaciones al Pacífico, viajes Animals, se va a liar gorda en alta mar, ajuste los prismáticos, apriete los dientes, apure su cubata de hielo picao y observe con atención el ritual. En Chile, la Bachelet ha logrado consenso para proteger a ballenas y castigar su caza. En el Sur del Sur de Europa, la empresa Por Tu Mare lo que Pesa un Delfín en Adobo, Agarra por Abajo que nos Vamos pal Caribe, ofrece excursiones, toda la mañana viendo esdrújulas brincando y tragando agua a tutiplén. Pero, cuidado, se mira pero no se toca, no vaya a creer que estamos en el Aguapá, las ballenas pasan del agua tapá, rebosan felicidad y vida mineral, y cuando se cansan de tanto morsegón, cogen el camino, alquilan una lancha con ruedas y pa Romerijo del tirón. Avistamiento de ballenas poniéndose tibias de camarones, picorocos, catamaranes, chipirones, mejillones al Vapor de El Puerto y langostinos de pata negra. Stop. No valen las ballenas humanas, que comen de tó, hasta niños al ajillo. Socorro, el Guadalete se ha secado. Tenían sed las muchachas. Glup.

Agosto 08, Verano (Diario de Cádiz)

2 comentarios:

santi dijo...

Enrique, me has recordado aquel verano que pasé en Galicia en la aldea. Mi tía me despertaba todos los días con la canción esa de Roberto Carlos: "yo quisiera ser amigode los animales..." o algo así. Marcado para toda la vida.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Otro marcao pa toa la vida, Santi, a mí me pasó lo mismo, me tiré un verano entero escuchando a Roberto Carlos, por lo menos. El gato triste y azul, el millón de amigos, la distancia, grandes temas camino de la playa de Cortadura y a la vuelta. Pa mí Roberto Carlos es un grande, y además nos enseñó a amar a los animales, es cierto. La canción era ecologista, rebelde, aunque pintasen a Roberto Carlos como a un cantante edulcorado . Salud !! Eso sí, tus mañanas en la aldea gallega también debieron ser punteras, ehin? Un día escribiremos sobre las canciones que nos marcaron de chico, vale?