jueves, 4 de junio de 2009

Huelga en el Diario

Hoy son noticia, muy a su pesar, mis compañeros del Diario de Cádiz. Han ido a la huelga. Ahí va el comunicado público. Mañana aparecerá un periódico de circunstancias, por primera vez desde 1867, seguramente apoyado en temas de archivo y colaboraciones como las del menda lerenda. Los trabajadores, tras el fracaso de las negociaciones y diversas medidas de presión como la huelga de firmas, hablan hoy de esta guisa:

"Gaditano, hoy 4 de junio de 2009, Diario de Cádiz está en HUELGA. Sus trabajadores se han visto abocados a protagonizar la primera huelga en sus 142 años de vida porque la empresa, con sede en Sevilla desde hace varios años, ha despedido esta semana a nueve trabajadores, algunos de ellos con más de 35 años de antigüedad en el Diario.
La empresa asegura que la publicidad está cayendo como consecuencia de la crisis, pero reconoce al mismo tiempo sin pudor ni escrúpulos unos beneficios de 1,8 millones de euros en el ejercicio de 2008. Pese a ello, ejecuta los nueve despidos incluso después de que el comité de empresa le entregara un listado de medidas alternativas de ahorro que evitarían la sangría laboral.
Consideramos que esta tropelía, que continuará con más despidos, tiene que ser conocida por los gaditanos, que cada día se informan a través de nuestras páginas de los conflictos laborales de muchas empresas gaditanas. Ahora nos ha tocado a nosotros. Pero nosotros no somos noticia.
El amplio seguimiento de la huelga de hoy hará que el periódico que mañana puede llegar a los quioscos, si lo hace, no estará hecho por la mayoría de los trabajadores del Diario.
Agradecemos a nuestros lectores su apoyo cotidiano. Queremos que los gaditanos sepan que seguiremos luchando por ofrecer un producto de calidad, por seguir informando, ahora con nueve compañeros menos, de lo que cada día pasa en Cádiz y la Provincia.
Queremos que nuestros lectores sigan confiando en nosotros, en nuestro producto, pero que sepan también cómo se las gastan quienes ahora desde Sevilla dirigen la empresa. A ellos no les ha temblado el pulso a la hora de destruir nueve familias gaditanas".

Triste y desarmado, aunque con el ánimo decidido a resistir y permanecer en la brecha, el 1 de julio este plumilla, que hoy rompe su costumbre de hablar de sí mismo y de sus circunstancias, al menos en primera persona, cumplirá 25 años en el periodismo, un cuarto de siglo en el Diario, entre la calle Ceballos, El Puerto, el Trocadero y el Fénix, aunque desde octubre de 2005 en calidad de autónomo, independiente, colaborador casi diario pero siempre con el Diario en el corazón. Sepan que los trabajadores del Diario, gente muy especial, aman a su empresa, impregnados del bendito veneno de este oficio, sobre todas las cosas. Nadie podrá acusar a la plantilla del Diario, que en los últimos años ha dado su vida adaptándose a continuos cambios, de no querer a "la empresa familiar" como algo propio, más suyo imposible, a ver quién arranca de la memoria un jalón de dignidad.

12 comentarios:

Eduardo Albaladejo dijo...

Mi más absoluto rechazo a las medidas tomadas por los "gestores" del Diario en contra de los trabajadores. Mi más absoluta solidaridad con los despedidos y los que están en capilla. Si el Grupo no es rentable, que se dejen de chalés en el Buzo y en Sotogrande, que bajen sueldos y primas a los Yupis de medio pelo que medran en su equipo y que saquen del calcetin todos los millones que durante los años buenos no repartieron entre los que realmente hicieron el dinero,los trabajadores, algunos de los cuales dejaron el pellejo en el camino, machacados por las responsabilidades y el ritmo inhumano de nuestra profesión.Si no sirven para dirigir o gestionar una empresa con más de un siglo de viabilidad, que se dediquen al cultivo de la coliflor.

Le Mosquito dijo...

Mi solidaridad testimonial para con los despedidos, y mi queja solidaria contra quienes despiden porque sí y porque también.
Lo que le faltaba a Cádiz... más paro.


Saludos de un gaditano que nació donde le vino en gana, y que tuvo el privilegio de trabajar en El Falla, mayormente, echándose unas siestas de aupa en el paraíso.

Anónimo dijo...

Mi apoyo siempre.

Paco Barroso.

Eterna aprendiz dijo...

¿Qué se puede esperar de quien/es deja/n en la calle a su propia familia, a la misma que lo puso donde está y de paso (por si las moscas) arrasa con cualquier trabajador allegado a los salientes? Muy fuerte, Enrique, con ese rompimiento, muchos nos rompimos un poco, y por si no fuera poco, ahora esto. Sigo apoyando a todos ellos, a los anteriores, a los nuevos y a los que irán tras ellos...

Enrique Alcina Echeverría dijo...

gracias a todos, un abrazoooo

Jorge Garrido dijo...

Los que hemos pasado por eso sabemos lo duro que es, pero no os preocupeis, se han llevado 30 años intentando hacernos creer que el mundo se reduce a darles a "diario" nuestra tinta y nuestra sangre, pero no es cierto. ¡¡Hay vida después del Diario!!. Os lo aseguro.
A darles caña, que bastante nos sangran como para que se crean que somos de usar y tirar.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

y que también haya vida dentro del Diario, compañero!!!, que luchamos para mantener el tipo, nos jugamos las lentejas de tanta gente ... un abrazo, salud !!

Mario Barrios dijo...

Amén.

Miguel Díaz dijo...

me suena tela,
tela marinera,
tela del telón
que nunca bajó

ánimo en el empeño
y saluítos garrapateros,
tan solidarios
como solitarios

Enrique Alcina Echeverría dijo...

saludos garrapateros, Miguel, este fin de semana es el vuestro, tela marinera ... te suena, verdad? un abrazoooooo

Charo Barrios dijo...

Caramba, no había encontrado ninguna información sobre esta huelga. Para mí el DIARIO DE CADIZ es el símbolo de toda una vida, en casa, en Cádiz, algo imprescindible en el conocer de la ciudad.
Mi solidaridad y mi cariño con los despedidos.
¡espero que todo esto se arregle pronto!
¡vivan los periodistas!

Enrique Alcina Echeverría dijo...

bien dicho, Charo, el Diario es como el pan de cada día, y para muchos niños gaditanos, la herramienta sentimental para aprender a leer y escribir, yo también leí mis primeras palabritas al aire con el Diario desplegado en el suelo, pero el Diario formato sábana, claro, jeje, ... a ver si mejoran las cosas, parece que amainó la tormenta y se abrió el diálogo, salud !!!