viernes, 2 de enero de 2009

Feliz medio año del club

Balance y predicciones entre dos aguas. Las hemerotecas echan humo. Las consultas de los videntes gaditanos sienten la crisis de Segunda B. ¿Lo ve cómo no pué sé? "El Cádiz será campeón el año que viene". Aro, aro. "El Cádiz disputará la fase de ascenso contra el Villarreal B". Aro, aro. "El Cádiz celebrará el Centenario en Segunda". ¿A ó B? No pregunte por saber, que el tiempo lo dirá. Largo se lo fía este año el Submarino Amarillo. A estas alturas, a la gente le sobra medio campeonato, craso error, y ya sólo piensa en mayo, de ahí que no se quite el sayo ni a tiros de sol. Gol al porvenir. Demasiado tiempo. A este paso, Muñoz declarará el medio año del club, tras su clamoroso éxito de la media jornada prenavideña, cero a cero patatero contra los aceituneros altivos. En evidente acto de contricción, y como el puntito costó caro, Muñoz se saca de la manga un regalito de Reyes para los niños gaditanos, que como tengan el mismo polvorón que el niño del anuncio, el del azul y amarillo, andamos aviaos. Andiamo, andiamo, resumen del año en que vivimos peligrosamente, sube y baja submarinesco, de cómo aprender de los pifiazos y de cómo buscar problemas nuevos. Nada nuevo bajo el gol.
Baldasano ya no está, su sombra parece alargada, pero nadie osa ya atribuir las culpas de todo a don Arturo, que no vendió a Lucas Lobos ni se "dejó de ir" hasta límites insospechados, hasta Alicante, tó palante, donde el Cádiz mordió el polvo, el turrón del duro y cruel reality show del año de la crisis económica y de la Eurocopa de don Luis Aragonés. La última derrota de la selección de Luis fue en Cádiz, ¿se acuerda?, cero a uno contra Rumanía, gol de Marica. Luis, como Baldasano, ya no está, pero su sucesor fue asesor del Submarino, mejor no mentar la bicha, y no vea usted cómo asesoró al Submarino, glup, glup. Vidas paralelas, caminos yustapuestos. Ya puestos, se hizo de noche y Lorenzo Buenaventura tuvo que emigrar a las costas catalanas, donde ha puesto a correr a los culés, que se las pelan, y van camino, como el Cádiz de las profundidades, de marcar registros históricos. Con Lorenzo siempre sale el sol, ¿no es cierto? Y con Chico Linares, el más amarillo del siglo pasado, récord en amarillo, tres cuartos de lo mismo, y viceversa. Pasó del Submarino televisivo al Submarino de Carranza, a la sombra del hombre con más Gracia del planeta Euscádiz.
Como dijo el otro día el Rey Mago Medina en el Submarino de Teleteo, del medio año del club, mejor ni hablar. De las ínfulas de Liga de Champiñones, agrandado Submarino sin el parné ni el proyecto valiente de la nave levantina, al pozo maldito. Tantas pesadillas no merecen recompensa de la memoria. Tampoco la cortedad de miras alcanza cotas tan elevadas. Hoy, mismamente, Muñoz asegura que pondrá la carne en el asador, acaso con caprichito andaluz, por si hay que fichar a algún Almendrowsky en el mercado de invierno. A buenas horas, mangas verdes. Los años de plastilina del Submarino van y vienen como los peces que beben y beben y vuelven a cogérsela mortal. Tras los milagros encadenados, la condena, el sube y baja vertiginoso. Doble descenso del 92 al 94, la purga, el doble ascenso de principios de centuria, el doble descenso de las actuales entretelas. ¿Quién da más? Y la gente, que no aprende, ya se ve en Segunda, y en Primera. Holanda ya se ve. Cuidado con el Villarreal B. Pero antes, ojo con el Guadalajara y el Roquetas, cuesta de enero en casita, rebajas encubiertas, los derbis provinciales contra Portuense y San Fernando en pleno concurso del Falla, y los meses previos al demasiado anunciado ascenso. Cuidado. No vaya usted a poner otro medio día del club, don Antonio, que está la cosa muy achuchá.
Como dijo el otro día el Rey Mago Medina en Teleteo, el representante de Acuña es un monstruo. Y los fabricantes de camisetas de hoy en día, unos fulleros y desconsiderados. ¿Por qué no cosen el escudo en el corazón? ¿Por qué no traen almanaques las cajas de mantecados? Para no sentir los colores ni el tiempo, respectivamente.
Las hemerotecas echan chispas. Resumen de un año de locos. El penalti de Paz, la guerra de cifras, los sueldos multimillonarios de algún tuercebotas, la religión del tirititrán. ¿Para qué sintetizar un año que la afición lleva grabado en la frente como un signo de interrogación? Los abonos del Pozo, a treinta euros menos que los de Segunda. Pese a ello, doce mil socios. ¿Quién recibe más? Declaren ya el medio quinquenio del club, vaya lustro paradójico y rompedor: de la miseria a la gloria, del cielo al infierno. De ahí el alias amarillo: Submarino con más veras.
La bola mágica canta lo evidente. La bola chovinista anhela jugar versus el Xerez el año que viene por estas mismas fechas. La bola derrotista apuesta por el trece, el Cádiz se ha plantado en la victoria número trece y no hay manera, oiga. Toca madera, toca ladrillo, levanta graderíos, derriba la Tribuna, no hay webs de tirar la Tribuna, ¿a que no? La Tribuna de Carranza se lleva más de medio presupuesto municipal. Club privado, vicios públicos. Supersticiones, causalidades, luces y sombras del medio año del club. Once ascensos lleva el Submarino, un recuerdo a Milosevic, el único que logró dos gestas con dirección a Primera. Tan cerca, tan lejos de los recuerdos en amarillo. El futuro ya es pasado. Hasta mayo, que no te quiten el sayo. Tendría guasa que por esas fechas, en mayo, la crónica de la vidilla anunciada se escriba entre dos submarinos amarillos, el A del Cádiz y el B del Villarreal. Hasta entonces, humildad y paciencia.

La foto es de Julio González
Enero 09, Deportes, Diario de Cádiz

2 comentarios:

Max dijo...

Si el Cádiz cumple 100 años, yo me pregunto ¿Qué paso en 1944? Pero vamos que no es el único. Así mirando me he encontrado con esta página que me parece muy interesante: http://foros.diariosdefutbol.com/topic.php?id=552

Si las personas se quitan años, los clubs se los ponen. ¿No es mejor jugar 12 años en primera de 65 que de 100?

Hasta en esto son diferentes el Cádiz y el Xerez. Este último parece extremadamente escrupuloso en adoptar la última fecha de fundación, 1947. Como curiosidad, decir que el Xerez Fútbol Club (llamado en Jerez, Xerez Efe Ce para diferenciarlo cláramente del Deportivo, fundado oficialmente en 1911, aunque jugaba desde al menos 1907), tenía en el 45, parte de la misma directiva, parte de la misma plantilla, el mismo estadio, los mismos colores y los mismos aficionados. Además el Deportivo fue filial durante varios años del Club de Fútbol.

Simplemente eso, me resulta curioso. También resulta curioso, cuando uno se pone a rascar un poquito la historia, las sorpresas que se lleva.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Muchísimas gracias, Max, tomo nota con gran interés sobre el contenido interesantísimo que me citas ... qué bueno eso de rascar en la historia, como en el rasca de la once pero con premio asegurado. Lo dicho, se agradece la idea, que retomaré con mucho gusto, salud !!