viernes, 3 de julio de 2009

Salvemos el Directo, manifestación de músicos en El Puerto de Santa María

La plataforma Salvemos el Directo sale hoy a la calle para reivindicar la música en vivo y exigir que las leyes se adapten a las personas, en este caso músicos, aficionados y hosteleros, que sufren el silencio en sus carnes. A las 18 horas se han citado todos en el parque Calderón, y luego marcharán al Ayuntamiento, ese lentísimo Ayuntamiento, para que se oiga su voz. Ni que decir tiene que habrá música en directo, en la calle, en el parque, hasta cuatro horas de música cara a cara.
Adjunto artículo escrito por Alejandro Barragán en el Diario de Cádiz, lo dice todo, se llama Música de Segunda.
"ESTA noche, concierto en un bar del centro. Discúlpeme, pero no se puede. Bueno, pues pasado mañana, en otro pub. Lo siento, tampoco se puede. Es que no hay licencia. Aaah. Qué cosas. Pues el fin de semana que viene, un acústico en el pub de Fulanito. Jajaja, tampoco se puede, ¿no te enteras? Entonces, ¿Isabel Pantoja? Ella no tiene pintas de porreta, ni ella, ni su público. Ya. ¿Esa es la razón? Bueno, para aplicar esta ley (sí, del PSOE) se usa la teoría de que los vecinos se molestan y no descansan, y se exigen unas normas de seguridad que no se pueden cumplir. Pero, ¿la actuación de un mago, de un humorista… también requiere cumplir esa misma normativa? Exacto, estas leyes son así de igualitarias ¿Y las zambombas necesitan esas licencias? Claro, pero son colegas y se les pasa la mano. Además, los que en ellas participan tampoco tienen crestas ni tatuajes. ¿Crees que todo es por las pintas? ¿Por qué iba a ser, si no? Las trabas que se les pusieron a los organizadores del festival rapero Urban Festival de hace unos años fueron excesivas. Es que incumplían la normativa. Ya, como tantos otros. Pero estos sí que tienen pinta de fumar canutos y hacer el gamberro (no menos que los que van al Carranza, pero el fútbol es sagrado). Raperos, rockeros, jazzistas, rastas…. Todos tienen aspecto de cargarse el mobiliario urbano allá donde vayan. Pero a la hora de la verdad, los vecinos no se molestan tanto (con que uno llame a la Policía, parece que todo el barrio está indignado). Ciertamente, existe una cultura de segunda clase, nada que ver con Melocos o la Orquesta Filarmónica de Minsk, que no debe ser fomentada, a criterio político del poderoso y a criterio ejecutivo-personal de los gendarmes. La Constitución, ese librito que tanto alaban los políticos, dice en algún sitio que se ha de promover siempre el desarrollo de la cultura. Pero no especifica qué tipo de cultura. Por eso, recomiendo a los frikis y hippies de 'Salvemos el Directo' que se dediquen al folklore popular".
Excepto su referencia a los Melocos, que son igual de músicos, y su guitarrista Gonzalo es mi primo, jeje, comparto todo lo que apunta Alejandro, bien clarito.

2 comentarios:

Eterna aprendiz dijo...

Tampoco comparto la referencia que hace a los Melocos, ni a ningún otro músico que ha incluído en el mismo sentido comparativo.
Que manía con salpicar siempre a otros para defender algo, en vez de sumar más gente y músicos -por eso camino lo que hace es restar y reducir, en fin, lo de siempre, ...los tópicos y estereotipos son difíciles de apartar a la hora de la objetividad que requiere un tema así para el público en general.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

pues no te falta razón, Eterna, aunque pienso que ha citado algunos ejemplos para ilustrar los agravios comparativos, pero, por supuesto, todos los músicos merecen el respeto, incluso los de la filarmónica de chiquitistán, que tocan el "no puedo, no puedo", no puedo tocar en directo. Lo de los Melocos me chocó porque son jóvenes de El Puerto. En fin, me quedo con el sentido del texto, saludos de fin de semana !!!