viernes, 20 de febrero de 2009

Viva la vejez, muera el conformismo ilustrado (Carnaval y Rocanrol)

"¡Viva la vejez!", exclama alguien desde la oscuridad. Mermelada de lentejas en las horas postreras. Sevilla tiene un color especial. Dicen que en las negociaciones sobre la morterá y la vanidá del Carnaval, los paganinis siempre intentan recortar las alas del artisteo gaditano amenazando veladamente con un concurso hispalense. Este año varios de los autores más reconocidos de comparsas avisan a los navegantes. Vive la vejez para contarlo. Vaya plan el de la juventud. Cerraron más factorías. Carpe diem. Entre bromas y veras luques, la secta del Carnaval se dispone a entregarse del tirón a los dioses del vámonos que nos vamos. La comparsa se lame las heridas de guerra, los Carapapas se despiden del concurso levantando pasiones, redundando en los ombligos de la fiesta, con la dignidad intacta. Los hermanos Márquez Mateo echan de menos la chirigota. La gente también suspira por los Mákina y por otros ausentes de esta noche. Cuelo caro. Los coristas de Valdés, éstos sí que se colaron en la final, precisamente mentaron el ombligo carnavalesco, el chovinismo exacerbado, y la muerte anunciada del Carnaval. "Cádiz se pone la venda, el gaditano se cree que todo cae del cielo", ya dejó pasar varios trenes, sólo falta que "nuestros nietos nos reprochen la muerte del Carnaval". Pordió. ¿Habrá vida más allá del 2012? ¿Llegaremos? ¿Habrán hecho algo los políticos". Según la comparsa de Rivero, "los proyectos se estancan por culpa de las disputas políticas, nadie se aclara y se acerca el Doce", que viene, que viene, y a este paso, un paso cansino, lento y torpón, Cádiz se convertirá en "la cuna más vieja del conformismo ilustrado". La que ni hace ni deja hacer. "Esto sólo lo remedian los gaditanos", rubrican antes de que el jurado les aplicase el reglamentario expediente de regulación, lo mismo que prejubilaron a los del Love, lo que traducido no resulta que la chirigota se encuentre más pallá que pacá, pidiendo pista, sino todo lo contrario. Viva la vejez. Se estilan mucho ahora las letras sobre muertos que tan buenos fueron en vida. Muerto derechitos al cielo, donde se juntan con los muertos más célebres: Paco Alba, el Tío de la Tiza, Peñita ... Existe la creencia de que en el cielo existe un Carnaval divino. Esquelas sonoras, pasodobles lacrimógenos. Y en vida, ni flores ni coronas, más bien el olvido, la envidia y la fullería. Ya lo decía la ministra, en chirigotas pesó mucho la igualdad. Y acaso otros condicionantes, lindo eufemismo. Sevilla tiene un color especial.
Antes del acabóse, los Gitanos Califato Independiente ofrecieron unas copitas de auténtico Pedro Romero, que lo mismo escribe un pasodoble paradójico y significativo donde la euforia de la Eurocopa da paso a la cruda realidad ("Andalucía se va al carajo"), que se desvive por La Viña, "un cachito del cielo de Cai", traza un recorrido sentimental por el corazón de la fiesta, barrio caletero de rancios sabores, mitos, leyendas y un ruinazo evidente. Los callejones, la Cruz Verde, el Gavilán. "Los viñeros nunca mueren". Ni los rockeros, ni las rimas traviesas, ni los jurados que se decantan por el espectáculo visual, las formas antes que el fondo, ni la caña al fascista que causa sensación en forma de pasodoble de los Tijeritas, ni los tesoros que esconde Cádiz en los rincones de su antigüedad, viva la vejez, vivaporús.
Cádiz ya dejó, para asombro del mundo, letras y músicas de categoría para la historia que, probablemente, casi nadie leerá ni escuchará, la historia de los espejos cóncavos del deseo. Tangos, pasodobles, cuplés y popurrís de grupos que no pasaron a la final más cortita. Y piezas de orfebrería musical que esta noche saludarán al mundo mundial desde un lugar muy cerquita de Sevilla. Los conformistas ilustrados se entretienen contando las horas para el apocalipsis. Ya queda menos, venden entradas pa la catástrofe mayor. Los políticos, que este año se la han llevado mortal de necesidad, en vez de hacer mutis por el foro, por vergüenza ajena aunque sea, recibirán esta noche cuplés y palmaditas en la espalda y desgranarán su repertorio de hechos no consumados y proyectos en el aire. Y Cádiz dejará de dar el cante cuando se asome doña Cuaresma. Después del Doce vendrá el Doce más Uno. ¡Socorro!

Febrero 09, Carnaval, Diario de Cádiz
La foto es de José Braza

8 comentarios:

Max dijo...

A mi lo del 12 me da bastante miedo. Tengo la sensación de que se están poniendo demasiados huevos en esa cesta. De que Cádiz quiere justificar la realización de infraestructuras atrasadas por el bicentenario. Cuando desde mi punto de vista, no tiene que ver una cosa con la otra.

Y mis temores se acrecentan cuando analizo la naturaleza de la fiesta. Es un aniversario. Un cumpleaños. No es una Expo, ni unas olimpiadas, ni un mundial. O sea, la celebración del centenario no requiere de excesivas infraestructuras que queden para el crecimiento futuro de la comarca.

Una ciudad debe crecer por si, no por una celebración (al margen de que exporádicamente se utilice este atajo, como han hecho Sevilla, Zaragoza o Sevilla).

El doce esta aquí... pero el trece también... el trece... que viene el treceeee.... uuuuhhh......

Feliz Don Carnal

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Ahí lleva razón, llevamos tanta desventaja que nos va a pillar el toro (el futuro), y si no nos gusta, le echamos la culpa a otro y hasta dentro de quinientos años, por lo menos. El Doce será una fiesta y un mamoneo pa aparcar, y además se demostrará que con un puente tenemos bastante, jeje, premio pa quien le ha puesto otro carril, veinte años pa tener la idea. En fin, creo que mucha gente piensa como tú, pero yo lo de crecer no lo veo bien, como no llego a uno setenta pa mí que Cádiz está bien así, chiquitita y hermosa, con las cicno letras tenemos bastante ... más calidad de vida y menos urbanismo, ismo, ismo ,ismo .... salud !!

Eterna aprendiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Max dijo...

"premio pa quien le ha puesto otro carril, veinte años pa tener la idea"

XDDDDDDDD

Que razón. Fíjese, Don Enrique, que si el Carranza se hubiera hecho en condiciones en su día (dos carriles en cada sentido) el nuevo puente no sería tan necesario.

Y que del nuevo puente, se habla desde que yo tengo uso de razón, y según he leido desde, al menos, carnavales del año 75, o sea, desde unos escasos años después de la construcción del primero. Y entonces hubiera sido más necesario que ahora. Es decir, con Cádiz es su apogeo de población y con todas las competencias de una capital de provincia bien amarradas. Pero hoy en día, cada día que pasa (cada día) es menos necesario que el día anterior. Cada día la población merma en al menos 3 personas. Por contrario, la población de las otras ciudades sigue creciendo a un buen ritmo, lo que hace que cada vez tengan más competencias propias (lo que veo estupendo, por otra parte, una persona que tenga que examinarse, p.e. del permiso de conducir en Algeciras no va a tener que desplazarse 200 kms, o acudir al juzgado, etc. y esto sin contar a la iniciativa privada que establece sus centros de producción/decisión cláramente fuera).

Pos nada, lo dicho, que cuando lo inauguren hará menos falta que ahora y que según creo representará el culmen de las comunicaciones de Cadi-Cadi. Y pensar que hubo un periódico que defendió la creación de un tunel desde el centro de Cádiz hasta el centro del Puerto... en fin... los efímeros Manhattan en el aire que muchos se montan en su cabeza...

Enrique Alcina Echeverría dijo...

Los que se comieron los atascos de Carnaval nos va a echar de Cádiz por decir estas cosas del nuevo puente, jeje ... pero estos días de Carnaval han confirmado los malos augurios: no estamos preparados pa recibir a tanta gente. Sí estamos preparados, claro, no estamos organizados, tó los años lo mismo en buses, trenes y barcos, el caos. Así se promociona el transporte público, a ver si escribo una croniquita pa buscarme la ruina total ;)

Eterna aprendiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Max dijo...

XXXXDDDDDDDDD

Una cosa es el puente y otra los trenes. Respecto al puente siguo pensando lo mismo, of course. Me recuerda algo a lo que observé por la tele este verano con las olimpiadas de China. Donde se observaban autovías de 4 carriles en cada sentido y que supongo, ahora estarán vacias.

No es normal tanta gente en tan poco espacio y tan poco tiempo. No hay cuerpo que lo aguante. Algo parecido pasa con el GP España en Jerez, etc.

Respecto a los trenes: hay muy poca frecuencia (y encima muchos no llegan hasta el final del trayecto) ya sea Carnaval, Feria, Semana Santa, Verano o Laboral.

Enrique Alcina Echeverría dijo...

con tantas gestiones carnavaleras no te respondí, Eterna, al mensaje anterior, y eso que no te faltaba razón, hay demasiadas presiones en el concurso, mucho politiqueo ...

es verdad, Max, los trenes funcionan de aquella manera, Cádiz no tiene "suerte" con los asuntos ferroviarios, desde el "primer metro de Andalucía" que fracasó tras el soterramiento, hasta el desdoblamiento de estaciones y esos horarios y recorridos que mencionas, sufrí estos días los trenes de lejanías, uf ;)